Diario Vasco

De paseo por la Bahía de La Concha

  • A media mañana un ejemplar de tiburón marrajo se ha dejado ver por las inmediaciones del Pico del Loro

Un tiburón de pequeño tamaño ha sido avistado este sábado en el interior de la bahía de La Concha.

Numerosos viandantes que, paseaban esta mañana por el Paseo de la Concha han podido contemplar con total claridad la silueta del escualo que aprovechando la pleamar se ha acercado a escasísima distancia de la costa, nadando por la zona del pico del Loro que separa las playas urbanas de La Concha y Ondarreta, cuya temporada de baños concluyó ya a finales del mes pasado.

El departamento vasco de Seguridad ha explicado que sobre las 11.15 horas varias personas han alertado a la Ertzaintza de la presencia de este tiburón de pequeñas dimensiones.

Al lugar se han acercado varios surfistas y piragüistas, así como una dotación de buzos de la Ertzaintza que se encontraban en la cercana playa de la Zurriola dando asistencia a los participantes de una prueba de kayak, aunque para entonces el pez ya no se encontraba en la zona.

Advertido de la presencia del escualo, también ha acudido a la bahía un miembro de Ambar, que tampoco ha podido constatar la presencia del tiburón ya que, como ha explicado Enrique Franco, vicepresidente de esta asociación, un tiburón es un pez y, a diferencia de los cetáceos, no tiene que salir a la superficie a respirar, por lo que resulta mucho más difícil avistarlos.

Franco ha señalado que, al perecer, este ejemplar ya fue visto ayer en aguas donostiarras, si bien ha asegurado que no se trata de un fenómeno "nada extraño" si se tiene en cuenta que en el País Vasco "todos los años se pescan más de mil toneladas de tiburones", que es "un dato poco conocido" por el público.

Franco ha comentado que la presencia de este tiburón en La Concha tampoco "debe alarmar a la gente, porque no va a atacar nunca a las personas. El experto ha especulado con la posibilidad de que este depredador haya penetrado en aguas de la bahía "persiguiendo algún banco de peces", o para consumir "restos de algún animal que esté sumergido", algo que entra "dentro de una relativa normalidad".

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate