Diario Vasco

Los 100 años de Ciudad Jardín

Las lavanderas de Loiola escarban en busca de la primera piedra.
Las lavanderas de Loiola escarban en busca de la primera piedra. / A. EDO
  • Esta tarde se proyectarán 4 cortos que recrean la colocación de la primera piedra

  • Se verán dos filmes con vecinos vestidos de época, las tomas falsas y el documental de 1916

El pasado mes de junio tenía lugar en Loiola la grabación de un corto rememorando los casi cien años de la colocación de la primera piedra del proyecto de construcción de las casas de Ciudad Jardín. En él participaron decenas de loiolatarras vestidos con atuendos de la época simulando aquellos momentos.

La prensa de la época redactaba: «A la hora señalada llegó en automóvil la reina doña María Cristina, acompañada de la marquesa de Montezuma y de su secretario, el señor conde de Aguilar, siendo recibida por las autoridades y personalidades allí congregadas. Inmediatamente comenzó el acto. Con arreglo al ritual acostumbrado, el notario don Emilio Fernández Sánchez, otorgó el acta, que fue firmada por la reina y las autoridades, y una vez encerrada en una caja con monedas y los periódicos locales del día, fue colocada en un hueco abierto al efecto en la piedra».

Afortunadamente existe un minuto y medio de filmación original en la Filmoteca Vasca que documenta este momento. El remake dirigido por Aritz Moreno y su equipo es fiel a dicha grabación, con un aditivo de 'reivindicación loiolatarra' relacionado mayormente con la parálisis que sufrían las obras del topo en aquél momento, y que afortunadamente ya avanzan.

Loiola es un barrio activo, dinámico, y así lo demuestran los continuos eventos, ciclos y actos que se desarrollan durante todo el año. Ello sería imposible sin las fuerzas vivas del barrio, organismos, asociaciones, casa de cultura, etc. De todo ello surge la idea de dar continuación al corto del año pasado.

Precisamente el 23 de octubre se cumplen 100 años de la colocación de esa primera piedra, y qué mejor excusa para hacer un segundo corto, una segunda parte, con la reivindicación y el buen humor de por medio. La comparsa Tan-tai, la asociación de tiempo libre Sustrai y la casa de cultura de Loiola han unido sus fuerzas para llevar a cabo dicho trabajo. En él participan Coro Guerrico, Inma Ramos, Asun Domínguez, Timi Martín, Pili Jauregi y Mari Jose Rubio desempeñando el papel de lavanderas de la época, captado por las cámaras y realización de Ander Edo y Jon Sánchez.

El corto gira en torno a esa primera piedra enterrada en Ciudad Jardín, y un monumento a la Reina María Cristina diseñado por León Barrenetxea y José Díaz en 1919, y que fue proyectado en sus inicios para la Ciudad Jardín, pero fue finalmente ubicada en el paseo Árbol de Gernika, en la Plaza Centenario de Amara el 21 de agosto de 1919.

Este corto se proyectará hoy a partir de las 20:30 en la Casa de Cultura bajo el título «Algo se ha movido en Ciudad Jardín 100 años después». En la cita también se proyectará el corto del año pasado, así como las tomas falsas, y también el documento original de 1916.

Historia y solera

La Ciudad Jardín, tradicionalmente separada del resto de Loiola por las vías del topo y los taludes que las sostienen - aunque estas en breve serán sólo historia, pues las actuales obras harán posible la permeabilidad de las dos zonas- es un área única en la ciudad. Una zona romántica, sin igual, que se remonta a hace un siglo, cuando la reina María Cristina decidiera aportar condonaciones para la construcción de las 'casas baratas' para las familias humildes. En ellas vivieron durante años ilustres loiolatarras, como es el caso de la familia Manfred, quienes albergaron una reconocida relojería-joyería en su residencia en villa Elvira; la señorita Loli Casi, alcaldesa pedánea de Loiola, quien fundó una escuela mixta llamada San José de Calasanz en Villa Magda; o el colegio femenino Santo Ángel de la Guarda, atendido por Brígida Zoco y María Jesús Guereño. En Villa Elvira también vivió el polifacético Norberto Chiapuso, que era restaurador. En Ciudad Jardín también construyó su casa-estudio Villa Urtxo el pintor Pablo Uranga, y de Ciudad Jardín es el loiolatarra más longevo, Ceferino Pérez, que tiene 102 años.

En Ciudad Jardín se celebraban los torneos más importantes de fútbol sala del barrio y donde prende una de las hogueras de San Juan más significativas de la ciudad; donde entrenan los mini moteros del Club Deportivo Moto1 Baby, y donde la comunidad ecuatoriana disputa campeonatos de voleibol los fines de semana. Donde hubo un Gaztetxe y donde, de la mano de Olatu-Talka, se realizan murales, o donde se exponen fotos. Por tanto, Ciudad Jardín, es un barrio que no deja indiferente a nadie, con historia y solera.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate