Diario Vasco

Goia advierte de que la compra de Podavines para hacer VPO sería una operación «ruinosa»

Antigua sede de la Tesorería General de la Seguridad Social en Podavines que saldrá a subasta.
Antigua sede de la Tesorería General de la Seguridad Social en Podavines que saldrá a subasta. / MICHELENA
  • El alcalde descarta adquirir por 9,9 millones un edificio que Etxegintza valora en 1,6 millones si se destina a vivienda pública

El Ayuntamiento no comprará el edificio de Podavines. Así lo adelantó el alcalde, Eneko Goia, durante la Comisión de Desarrollo y Planificación del Territorio, sesión en la que advirtió de que adquirir el inmueble, propiedad del Estado, sería una operación «ruinosa» para las arcas municipales.

Hay que recordar que la Tesorería General de la Seguridad Social, titular de este bloque de oficinas ya en desuso en el barrio de Amara, ha convocado para el 8 de noviembre una subasta pública y ha ofrecido al consistorio donostiarra una opción de compra preferente por 9,9 millones, cifra que un informe de Etxegintza considera excesiva para el fin al que se destinaría el edificio.

El PP planteó la posibilidad de aceptar la propuesta de la Administración central y reconvertir esos 9.500 metros cuadrados junto a la avenida de Carlos I en pisos protegidos, idea secundada por los demás grupos de la oposición.

Ante este escenario, el gobierno municipal encargó un estudio al patronato de la vivienda y las conclusiones provisionales no invitan a acometer la inversión. «Antes de lanzarnos a comprar esta ganga -dijo Goia con ironía- para satisfacer las necesidades de vivienda de los donostiarras , ya señalé que por prudencia primero correspondía realizar una valoración del edificio para saber en qué nos estábamos metiendo». La labor de Etxegintza está todavía «sin culminar», pero el regidor jeltzale adelantó que si se destinara a vivienda tasada tendría un valor de 4,9 millones de euros, es decir, la mitad de lo que pide el Estado. Y si la apuesta fuera por VPO en régimen general, la valoración bajaría a 1,6 millones de euros, siempre en base a un proyecto de 76 pisos -19 por planta- de una, dos y tres habitaciones. «En cualquier caso, sería un negocio ruinoso para este Ayuntamiento adquirir un edificio a precio de vivienda libre para hacer tasada o de protección oficial», aseguró en la comisión plenaria.

«No es ningún chollo»

El consistorio tiene hasta el 7 de noviembre de plazo para presentarse a la subasta y antes de esa fecha el estudio estará terminado para poder tomar una decisión «con todas las garantías», anunció Goia, quien no ocultó su malestar con la Administración del Estado.

«Entiendo que lo que se nos está ofreciendo no es ningún chollo para el Ayuntamiento, como ya intuíamos. Y no es la primera vez que el Estado nos sorprende con una de estas generosas ofertas a la ciudad. Ciertamente, si tiene inquietud y ganas de contribuir a la promoción de vivienda pública en Donostia, estaría bien que hiciera una propuesta con una valoración más ajustada a ese fin. Lo demás es querer hacer caja a costa de este Ayuntamiento, cosa que yo como alcalde no estoy dispuesto a admitir», subrayó.

Desde que la Tesorería General de la Seguridad Social se trasladó en febrero a Riberas de Loiola, el bloque de Podavines ha quedado vacía. Con una calificación urbanística del suelo de residencial, el edificio en cuestión tiene 43 años de antigüedad y dispone de planta baja más otras cuatro sobre rasante, además de tres plantas de sótano. Su superficie total sobre rasante es de 9.534 metros cuadrados (superficie útil construida de 8.351 metros cuadrados, según los datos registrales y catastrales) y 1.560 metros cuadrados bajo rasante.

La decisión final de adquirirlo o no será del Ayuntamiento, no de Etxegintza, y Goia ya dejó entrever que «si el informe definitivo del patronato de la vivienda corrobora estas cifras, difícilmente este consistorio podrá acometer la operación».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate