Diario Vasco

Un Donostitruk contra la pobreza

Café ecológico y distintas actividades, en el mercado de comercio justo de la calle Easo.
Café ecológico y distintas actividades, en el mercado de comercio justo de la calle Easo.
  • Según los organizadores, cada vez hay mayor conciencia ciudadana

  • El mercadillo del sábado en la plaza Easo apostó por una sociedad más justa

El chocolate, el café, el té y el azúcar de caña son algunos de los productos más populares en los mercados de comercio justo como el que tuvo lugar el sábado en la plaza Easo. Cientos de donostiarras y visitantes se acercaron a los puestos que durante toda la jornada exponían sus productos de alimentación y cosmética para su venta y degustación. Además, el encuentro, que se enmarcaba dentro del programa de actividades de la Semana contra la Pobreza, coincidió con el tradicional mercado de segunda mano, Donostitruk, que tiene lugar cada tercer sábado del mes.

Tal como apunta Maider Sagredo desde el consorcio de Comercio Justo de Donostia, «unir esta fiesta con Donostitruk y las actividades de la Semana contra la Pobreza ha reforzado el mensaje que queríamos trasladar porque se transmite desde un punto de vista más global».

Según explican sus promotores en Donostia, el comercio justo es «un sistema comercial solidario y alternativo al convencional, basado en el diálogo, la transparencia y el respeto, que busca una mayor equidad en el comercio internacional y local». En ese sentido, señalan que «se presta especial atención a criterios y derechos sociales, laborales y medioambientales» y que «contribuye al desarrollo global sostenible de los pueblos y a la lucha contra la pobreza y la desigualdad».

En definitiva, se rige por criterios como la igualdad entre hombres y mujeres, la dignidad laboral, el cuidado del medioambiente y la economía solidaria, entendiendo el desarrollo del trabajo como un medio para vivir y contribuir al bienestar de la comunidad, y no para lucrarse. El sábado se realizaron diversas actividades paralelas al mercado, como juegos cooperativos con InteRed, cuentacuentos con Kantu Kantoi, un taller de chapas con Adsis y la batukada con Sorgin Banda.

Asimismo, el Consorcio de Comercio Justo de Donostia y la Cooperativa de Generación y Consumo de Energía Renovable Goiener contaron con sendos puestos informativos para sensibilizar a los donostiarras sobre sus actuaciones.

En ese sentido, el objetivo de Goiener es remarcar la necesidad de impulsar la soberanía energética y por ello trabaja para que «la ciudadanía recupere el control sobre este tipo de bien básico y se conciencie sobre su importancia, promoviendo un consumo responsable y sostenible de la energía».

Por su parte, desde el Consorcio de Comercio Justo, formado por la fundación Adsis, Cáritas Gipuzkoa, Alboan, Emaús y Setem, explicaron los fundamentos de este comercio alternativo, así como dónde adquirir estos productos en la ciudad.

Según subraya Maider Sagredo, el comercio justo está cada vez más reconocido e integrado entre los donostiarras. «Hace unos años la gente no sabía muy bien lo que era y muchos de los que compraban estos productos, lo hacían como si hicieran un donativo. En cambio, ahora vemos que vienen con una actitud más abierta, conocen los productos, saben lo que quieren y vienen con ganas de probar otras variedades».

Asegura que en los últimos años se ha hecho una labor importante de concienciación. Y en ese contexto resalta el título otorgado el año pasado a San Sebastián como 'ciudad de comercio justo'. Esta acreditación se concede a los municipios que cumplen con una serie de requisitos. Entre ellos, que el consistorio fomente este tipo de productos en sus contrataciones, que se ofrezcan productos de comercio justo en comercios de la localidad y que empresas, asociaciones y centros educativos los consuman. Asimismo, además de contar con un grupo de trabajo local que fomente este comercio alternativo, se exige la organización de actividades de sensibilización.

Próximas actividades

Dentro del programa de actividades de esta semana, coincidiendo con la celebración del Día Internacional por la erradicación de la Pobreza, ayer tuvo lugar en los Cines Trueba un cine-forum sobre el documental 'El lugar de las fresas', de Maite Vitoria, que se centra en la vida de una campesina italiana, su marido y un inmigrante marroquí para «mostrar al público el valor más esencial y puro del ser humano a través del trabajo de la tierra».

Y para clausurar la Semana contra la Pobreza de este año, el jueves a las 18.30 horas se celebrará en el Kafe Botanika la charla-coloquio 'Consecuencias de tratados transnacionales en nuestras vidas, aprendizajes del sur', impartida por Denia Mejía y José Ramón Mariño.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate