Diario Vasco

«El ruido del tráfico es terrible»

Los accesos a la ciudad, como el de Carlos I, y el tráfico interior son dos de los principales focos de ruido en Amara.
Los accesos a la ciudad, como el de Carlos I, y el tráfico interior son dos de los principales focos de ruido en Amara. / LUSA
  • Vecinos de Amara y Riberas reclaman al Ayuntamiento medidas contra la contaminación acústica

  • El Ayuntamiento incluye ambos barrios y Morlans en la Zona de Protección Acústica Especial y baraja posibles soluciones para mitigar el problema

«El ruido del tráfico es terrible». Es la queja recurrente de los vecinos de la calle Hermanos Otamendi de Riberas de Loiola cuyas viviendas se orientan hacia la Variante. Soportan una contaminación acústica por encima de los niveles recomendados -algunas ventanas están a apenas 80 metros de la GI-20- y reclaman al Ayuntamiento que tome medidas para paliar esta situación. Lo mismo ocurre en el paseo de Riberas de Loiola y, más al suroeste, en la avenida de Carlos I o el paseo de Errondo, entre otros viales, donde el volumen de vehículos genera incesantes molestias a los residentes.

Para tratar de poner remedio a este problema, el gobierno municipal ha declarado Amara Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE), incluyendo Riberas de Loiola y Morlans. El área delimita al este con el cauce del río Urumea, al norte con el puente de Mundaiz, al sur con Zorroaga y al oeste con el paseo de Errondo.

Según el mapa del ruido elaborado en 2012 y en el que se basa esta decisión, Amara está afectado acústicamente por focos de tráfico ferroviario (dos líneas de ETS y una de Adif) y viario, siendo la Variante y las calles de entrada a la ciudad (Carlos I, paseo de Bizkaia y Riberas de Loiola), además del paseo de Izostegi (vial Amara-Aiete), los principales puntos negros.

El tráfico afecta directamente a miles de vecinos, que han de sumar las incomodidades que los coches generan en calles de conexión con el Centro como avenida de Madrid y Sancho el Sabio y en calzadas que soportan movimientos internos como los paseos de Errondo y Zorroaga. Según el estudio, son 3.505 los amaratarras que viven en zonas de afección acústica.

Para proteger la zona de Riberas de Loiola, se plantea la instalación de una pantalla para reducir los niveles de ruido en las fachadas que dan a la Variante, proyecto que deberá recibir el visto bueno de la Diputación, titular de la carretera y responsable de las obras a ejecutar. Esta pantalla tendría una altura máxima de 4 metros, con una longitud de 565 metros y una superficie aproximada de 1.938 metros cuadrados.

Con el objetivo de amortiguar los sonidos que emiten los trenes -y mientras no desaparezcan los tramos de vías que rodean este ámbito-, el Ayuntamiento solicitará tanto a ETS como a Adif que «tengan en cuenta las quejas recibidas y mantengan en buen estado sus vías y el material móvil que discurre por ellas», así como la introducción de las «medidas necesarias para cumplir los objetivos de calidad acústica» establecidos por el Gobierno Vasco para el transporte de mercancías.

Desde el prisma de la movilidad, hay previstas actuaciones de calmado de tráfico que consistirán en la reducción de la velocidad de circulación de gran parte de las calles no principales de Amara. Con esta medida se pretende reducir un decibelio los niveles de ruido en las fachadas orientadas a estas vías. A este respecto, tanto los vecinos de Carlos I como los del paseo de Riberas de Loiola llevan tiempo solicitando la instalación de radares para impedir que se pise el acelerador.

Regulación semafórica

El informe del Ayuntamiento recoge otras acciones a estudio, entre las que destaca «dar fluidez al tráfico nocturno» con la creación de 'olas verdes' gracias a la regulación semafórica. Al encontrarse los semáforos abiertos a su paso, los conductores no tienen que frenar y arrancar cada pocos metros, con la consiguiente disminución de ruido de motores.

Los técnicos estiman que con esta solución se reducirá la población afectada por el tráfico en un 3% respecto al escenario previsto tras los cambios de velocidad de circulación, mientras que en comparación con el escenario actual, el porcentaje de vecinos beneficiados bajaría casi a la mitad.

Otras iniciativas más generales que recomienda el estudio se refieren a la adquisición de vehículos eléctricos por parte del Ayuntamiento o el lanzamiento de campañas de concienciación sobre el uso del transporte público.

Desde el consistorio recuerdan que durante la elaboración del mapa del ruido ya fueron ejecutadas «algunas medidas correctoras», como la reducción de la velocidad de circulación en Isabel II, la redistribución del tráfico -modificando las salidas de la ciudad- o la implantación de nuevos bidegorris. El gobierno municipal también señala que se continuará mejorando el entorno de Carlos I, una de las vías más afectadas por el ruido. El Ayuntamiento mantiene su apuesta por cerrar este enlace con el fin de reducir las molestias en esta avenida, pero la competencia para suprimirlo corresponde al departamento de Movilidad de la Diputación, que debe estudiar si la medida es adecuada. En breves fechas se reunirá la comisión que integran ambas instituciones para tratar acerca de las conexiones de la Variante con distintos barrios de la ciudad, incluido Carlos I.

La apertura de la nueva estación de autobuses de Atotxa también ha tenido incidencia en la situación acústica de Amara, tal y como se refleja en el estudio. Se ha reducido el tráfico de autobuses en las calles que dan acceso a Pío XII, pero ha aumentado en el paseo de Bizkaia, por donde circula una media de 238 autobuses al día. Estos cambios han podido provocar un incremento de hasta 2 decibelios en los niveles de ruido que se alcanzan en las edificaciones cercanas.

Para llegar a la declaración de Zona de Protección Acústica Especial ha sido necesario realizar un plan zonal acústico, documento básico para la aplicación de medidas mitigadoras del problema. A la vista de los resultados obtenidos en el estudio, la prioridad será reducir los niveles de ruido generados por las calles interiores, seguido por la Variante y las estructuras ferroviarias.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate