Diario Vasco

El Fortuna estrena entrenador

Los jugadores del equipo senior del Fortuna, con su nuevo entrenador el sábado pasado tras debutar en la Liga.
Los jugadores del equipo senior del Fortuna, con su nuevo entrenador el sábado pasado tras debutar en la Liga.
  • Miguel Angel Redondo llega del Hernani y aspira a fortalecer el primer equipo y promover la cantera «para subsistir»

El waterpolo fue su deporte desde niño, es catalán y allí se juega mucho. Perteneció al Calella, pero hace quince años se vino a Gipuzkoa. Entrenó al Hernani y acaba de recalar en el Fortuna. Es Miguel Angel Redondo, el nuevo entrenador del equipo donostiarra que tratará de mejorar la buena temporada pasada del primer equipo de waterpolo del club, que el pasado año llegó a jugar el playoff por el título, al ser cuarto en la liga.

Con Miguel Angel hemos estado para conocer cómo fue su llegada: «He estado en contacto muchos años con Txema Marimón o Koldo Gallego, porque hemos juntado jugadores de categorías inferiores para sacar un equipo. Hicimos un equipo mixto entre Hernani y Tximistarri y precisamente muchos de los jugadores que voy a tener ahora en el equipo senior ya los conocía de su paso por categorías inferiores, jugaban conmigo en el equipo juvenil. El año pasado lo repetimos y en base a esa relación y visto que en Hernani me encontraba ya un poco asfixiado, cada vez con menos espacio. Tenía pensado dejarlo y en casa así lo había comentado, pero me propusieron esta opción y como es algo que me gusta tanto y tengo la suerte de tener una mujer que me entiende, he aceptado este reto para seguir en el waterpolo».

Llega al Fortuna y ¿con qué se encuentra?: «Me he encontrado con equipo senior fuerte, tanto socialmente , porque están cohesionados como grupo y físicamente fuertes, con automatismos interiorizados para trabajar tranquilamente y con mucha capacidad de mejora y es en lo que quiero aportar, en mejorarles». El año pasado, cuartos: «Si, por eso nuestro objetivo es quedar más arriba que en la anterior temporada, así que tendrá que ser de primeros a terceros. Luchar hasta el final, pero, además, mi objetivo personal es conseguir que esos jugadores que tenemos ahora en el equipo senior, que ya los conozco desde que eran pequeños, nos ayuden a sacar jugadores de futuro como cuando ellos empezaron y ahora ya están curtidos. Creo que es el único camino, trabajar también con chavales que quieren dedicarse a este deporte y lo cojan con ganas para que tengamos una cantera necesaria y subsistir, ya no para ellos, sino para sus hijos que vendrán detrás».

Donostia tiene tres clubes de waterpolo, el WP Donostia, Easo y Fortuna, quizás excesivo para una ciudad con esa población y para un deporte poco practicado aquí, muy diferente a lo que vivió Miguel Angel en su Catalunya natal: «Es verdad, porque allí jugar al waterpolo es lo más normal y cuando llegué aquí había poca cosa. Pero no sé si hay tantos niños para tantos equipos en Donosti, pero el fútbol o el basket o incluso la natación absorben mucho... Esos chavales que terminan la natación que casi se la han puesto por obligación podrían seguir hacia el waterpolo». Fortuna tiene un equipo senior A y otro B, un juvenil y un cadete, que es mixto, porque también forma parte de él Katixa Arbosa, una chica a la que este deporte le convence y quizás pueda ser la que abra camino para disponer dentro de un tiempo un equipo femenino, como sería deseo de los componentes del club.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate