Diario Vasco

Los donostiarras pagarán en 2017 cinco veces más por las basuras que en 2007

Recibos de la basura girados por el Ayuntamiento desde 1990.
Recibos de la basura girados por el Ayuntamiento desde 1990. / J. M.
  • La popular Albistur critica que sean los ciudadanos los que «paguen el pato por una cuestión política que no se ha querido atajar a tiempo»

  • Una familia donostiarra media pagará 305 euros en 2017, cinco veces más que hace diez años

Responden al perfil de una familia donostiarra media, formada por tres personas -antes cuatro- y que vive en el barrio de Gros. Se han tomado la molestias de recopilar los recibos de la basura que el Ayuntamiento les ha girado desde 1990 y al compararlos han descubierto que ahora pagan dieciocho veces más que entonces, una progresión imparable que en 2017 se disparará otro 8%.

La Comisión de Residuos creada a iniciativa del PP tiene todos los datos sobre la mesa y busca soluciones al déficit que acumula el servicio. «Algo hay que hacer porque la ciudad está sobresaltada con la subida de la tasa de basuras», advierte la portavoz popular, Miren Albistur, quien critica que sean los donostiarras los que «pagan al final el pato» por lo que considera «una cuestión política que no se ha querido atajar a tiempo».

La familia tipo de Gros abonaba 17,16 euros a comienzos de los noventa, según figura en el extracto de la época. Esta cifra se fue incrementando en pequeños porcentajes, de manera que hasta 2001 no se notó el primer gran salto, del 25,5%. Y eso que para entonces el servicio ya costaba 37,70 euros, es decir, más del doble que al inicio de la comparativa.

Tras varios ascensos consecutivos de entre un 3% y un 7%, la tasa experimentó en 2007 un nuevo estirón de un 20,5%. En 2008 y 2009 se aprobaron subidas de un 28,7% y un 19,4%, respectivamente, con lo que la factura creció hasta los 109,03 euros, un 600% más que en 1990.

En 2010, el consistorio decidió implantar el sistema de pago fraccionado y se empiezan a emitir recibos trimestrales. «Parece que se asustaron con el montante total que resultaba y optaron por dividirlo en cuatro partes», señala Albistur, al tiempo que recuerda que el siguiente escalón en la gráfica coincide con la implantación de la fórmula para calcular la tasa en función del consumo de agua de la vivienda.

Desde 2013, a los buzones llegan cuatro recibos -uno por trimestre- que incluyen el coste del saneamiento y la recogida de la basura. En ellos figuran por un lado los conceptos A y B, que son el enganche al servicio (A) y el consumo del agua (B). Para calcular la basura -el concepto C, bajo el epígrafe Saneamiento y Basuras- se establece una cuota fija más la suma de A y B, cantidad a la que se le aplica el IVA y da como resultado el importe del trimestre. Esta familia pagó aquel año 329,28 por ambos conceptos, siendo el desglose de la basura -con su parte correspondiente de saneamiento- de 244,42 euros.

En 2016, ya con el nuevo gobierno, la tasa subió un 5% y para el próximo ejercicio se ha aprobado un incremento de otro 8%, todo ello con el objetivo de reducir el déficit, que sigue descontrolado. La estimación es que los hogares tipo como este paguen 305,40 euros solo de basura, lo que representa un 1.800% más que hace 28 años y un 500% más que en 2006.

«Es desproporcionado»

«Desde 2011, con la implantación del quinto contenedor, el ciudadano no ha percibido un cambio por parte del Ayuntamiento en cómo se recoge la basura, ni en la forma, ni en las frecuencias. Sin embargo, el precio se ha disparado. Es más caro, dicen, porque el sistema que tenemos es más caro, más moderno y con mejores camiones, pero el coste es desproporcionado», denuncia la portavoz del PP, quien lamenta que a pesar del aumento de la tasa los problemas del servicio no han hecho sino agravarse.

Por ello, reclama voluntad a los responsables municipales para explotar vías como las bonificaciones a quienes reciclen material orgánico. «Cada vez separamos más la basura, pero no vemos los resultados. Se hizo una modificación de la ordenanza fiscal para compensar a aquellos que utilizaran el contenedor marrón. El problema es que solo son 10 euros -menos de lo que subirá la tasa en 2017- y beneficia a muy poca gente», concluye.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate