Diario Vasco

A la espera de un nuevo hogar

Con la obra se mejorará la accesibilidad al local, que ahora tiene escaleras sin rampa.
Con la obra se mejorará la accesibilidad al local, que ahora tiene escaleras sin rampa.
  • Aitonen Etxea pide más agilidad en la adjudicación de las obras de remodelación

  • El local de la asociación de jubilados tendrá 160 metros cuadrados tras los trabajos de reforma

Los responsables y usuarios del centro de jubilados Aitonen Etxea de Intxaurrondo Zaharra no ven el momento de que se inicien los trabajos de ampliación y accesibilidad de su sede para ver cumplida así una de sus principales demandas. El mes pasado se tenía que haber concretado la empresa adjudicataria de las obras, pero ayer no se había realizado aún ese trámite, tal y como indicaron responsables municipales a la Junta Directiva de Aitonen Etxea. Desde la agrupación de mayores, reclaman con gran insistencia el cumplimiento de los plazos previstos, ya que el estado actual de los locales es muy precario.

La sede de Aitonen Etxea se sitúa en los números 54 y 56 de la calle Intxaurrondo, donde antiguamente se hallaban las escuelas municipales del barrio. Está formada por dos locales no contiguos de 70 m2 cada uno con más de 40 años de antigüedad. Al margen del estado y dimensiones del centro, la problemática principal radica en sus accesos. Tanto las entradas por la calle Intxaurrondo como por el parque Txaparrene presentan escaleras y, en este último caso, la acera es además bastante estrecha, lo que dificulta la accesibilidad a personas con movilidad reducida. «Todavía no sabemos qué empresa va a ejecutar las obras ni cuándo empezarán. Se espera iniciar los trabajos a finales de año, pero no nos fiamos al ver que no se están cumpliendo los plazos. Anteriormente, se nos comentó que comenzarían antes de verano y no ha sido así. Pedimos mayor compromiso y agilidad a los responsables municipales», explican Txetxu Fernández y Josean San Román, presidente y secretario de Aitonen Etxea.

El proyecto de obra supera los 400.000 euros e incluye la adquisición de dos nuevos locales y la remodelación de los espacios. La propuesta comprende la agrupación de dichos locales con uno de los existentes generando un área de 200 m2 distribuidos en una planta principal de 160 m2 y un sótano de 40 m2. La superficie mayor acogerá un aula educativa para cursillos, una sala polivalente, comedor y bar. Un ascensor pequeño dará acceso al habitáculo inferior que acogerá el despacho de juntas, la peluquería, el almacén y un cuarto para la limpieza.

Las entradas contarán con accesibilidad para personas con movilidad reducida. A la Junta Directiva, le hubiera gustado disponer de un local mayor, refiriéndose a la propuesta que plantearon al Ayuntamiento de ubicar el hogar de los jubilados en el cercano bar Txiki que se encuentra en desuso. «La remodelación nos permitirá ofertar nuevas y mayor número de actividades, así como un aumento de socios. Mucha gente ha dejado de venir o no se anima a hacerlo por los accesos. Al saber que la situación va a cambiar, muestran interés por apuntarse. Esperamos superar notablemente los 130 socios actuales», señalan los responsables de Aitonen Etxea. Con la nueva sede, ofertarán talles de informática, móviles, euskera, gimnasia, bingo, masajes o servicio de pedicura. Del mismo modo, planean aumentar las excursiones (visitas a museos, pueblos...). En ese sentido, se muestran abiertos a las sugerencias de los socios y simpatizantes.

Según las previsiones facilitadas, la duración de las obras podría abarcar entre 3 y 4 meses. Desde Aitonen Etxea, muestran su deseo de poder inaugurar las nuevas instalaciones en fechas cercanas a Semana Santa. Asimismo, indican que todavía no está definido el espacio provisional donde continuar desarrollando las actividades durante el periodo de mejoras. «Nos han comentado la posibilidad de utilizar algunas salas del C.C. Larrotxene, pero la accesibilidad no es tan buena y dependemos de los horarios que queden libres. Hemos propuesto la opción de utilizar temporalmente un local sin usos en la calle Intxaurrondo, pero no tenemos confirmación todavía», comentan.

Miembros de Aitonen Etxea han colaborado en la confección del libro de fotografías antiguas 'Intxaurrondo txuri beltzean', presentado el pasado 15 de septiembre en el C.C. Intxaurrondo. La primera edición, con 600 ejemplares, se ha agotado y se pondrá a la venta dentro de 15 días una segunda edición con 100 unidades. La publicación, que incluye imágenes en blanco y negro de la vida del barrio anteriores a 1980, cuesta 10 euros y se podrá adquirir en las librerías J. Clara, Gaztelu, Book, Solasean y estanco Gurutze. Ante el éxito que cosechó la presentación del libro, los responsables de la agrupación de historia local de Izbe han decidido repetir el evento en el C.C. Larrotxene, el próximo 2 de noviembre a las 19 horas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate