Diario Vasco

Hacia un autobús sin pago en efectivo

gráfico

El pago con dinero en metálico retrasa el acceso de los viajeros al autobús. / LUIS MICHELENA

  • Dbus hará una prueba en dos líneas para abonar los viajes solo con tarjetas bancarias o con la Mugi

  • El abono del viaje con dinero en metálico retrasa el acceso de los viajeros al vehículo y aumenta los tiempos de los trayectos

Donostibus va a hacer una prueba piloto en dos líneas para suprimir el pago con dinero en efectivo en el autobús y sustituirlo mediante el uso de tarjetas bancarias. La experiencia se iniciará el próximo año y busca reducir el tiempo de acceso de los viajeros al vehículo y, por tanto, aumentar la velocidad comercial y reducir los tiempos de los trayectos.

La tecnología ya está disponible y ahora hay que contrastarla con el día a día. La revolución de los sistema de pago también llega al autobús. Las compañías de transporte más punteras, entre las que se encuentra Donostibus, ya disponen de vehículos que se 'arrodillan' hacia la acera para hacer más cómodo la subida y la bajada de los usuarios, unidades eléctricas que no contaminan, sistemas de información que avisan de los tiempos de llegada de los autobuses... pero los conductores aún deben tener cambios en la caja por si un viajero quiere pagar con un billete de 20 euros.

Las bonificaciones del sistema Mugi han llevado a que la inmensa mayoría de los usuarios del transporte urbano utilicen tarjetas de recarga sin contacto que permiten una entrada a los vehículos rápida y cómoda. Sin embargo, aún hay un 8,71% de los viajeros, que utilizan el bus de forma muy ocasional o son turistas, que pagan los viajes con dinero en efectivo. Esta práctica retrasa mucho la entrada de los pasajeros y ralentiza los tiempos de los trayectos, lo que al final redunda en la calidad del servicio.

En consonancia con una tendencia existente en toda Europa para eliminar el pago en efectivo, Dbus va a realizar una experiencia a principios de 2017 en dos líneas -probablemente la 35 Arriola-Antiguo-Aiete-Hospitales y la 45 Estación de Autobuses-Antiguo-Aiete- para ver si es factible extender la medida a todas las líneas.

La prueba consistirá en la colocación de lectores EMV, y el desarrollo del software necesario, para que un pasajero que no tenga tarjeta Mugi pueda abonar el viaje con una tarjeta bancaria de débito o de crédito solo acercando la misma al mencionado lector.

Otros sistemas de pago

Una vez evaluada la experiencia en estas dos primeras líneas «el sistema podría extenderse al resto de la flota y se analizará la conveniencia de abarcar otros soportes o sistemas de pago que empiezan a estar presentes en el mercado (códigos QR, aplicaciones, etc)», según explica un informe de la compañía que se debatirá en la reunión del consejo de administración de esta semana.

Londres eliminó por completo hace dos años la posibilidad de pagar con efectivo el billete de autobús. Los usuarios de la capital británica pueden hacerlo con la tarjeta Oyster, que se adquiere en diversos puntos de venta, o pueden abonar el viaje dentro del autobús mediante tarjetas bancarias de débito o crédito sin contacto. También Madrid puso en marcha en marzo de este año una experiencia piloto similar a la que ahora se plantea Dbus con la que se puede pagar un billete sin necesidad de llevar efectivo ni de haber adquirido anticipadamente el título de transporte.

En esta materia, los países que están más avanzados son los del norte de Europa. El parlamento de Dinamarca aprobó una normativa en vigor desde el 1 de enero de este año según la cual algunos comercios y negocios tienen la posibilidad de negarse a aceptar los pagos en efectivo. Y ya se ha marcado como objetivo que el año 2030 sea la fecha límite para aceptar los pagos en metálico.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate