Diario Vasco

Jornadas, muestras, ferias, recepciones, bodas, conciertos...

El Palacio de Miramar y sus jardines son escenario de infinidad de eventos que tratan de aprovechar su excepcional ubicación sobre la bahía. Es el caso de las bodas, que los concejales no pueden oficiar en el Palacio, pero que los contrayentes terminan incorporando a sus álbumes de fotos. Las diferentes dependencias de esta construcción se utilizan para jornadas y congresos, para exposiciones o ferias. El lehendakari inicia el curso político en este paraje cada mes de agosto donde cita a su consejo de gobierno para la primera reunión tras las vacaciones. Los estudiantes tienen los cursos de verano con las mejores vistas de mundo y el Musika Parkean también tiene la opción de montar allí su escenario (y clamar al cielo para que no truene en la fecha elegida).