Diario Vasco

Áncora denuncia que las obras en Polloe «banalizan» el cementerio

La reforma prevé sustituir el suelo de gravilla por hormigón o asfalto.
La reforma prevé sustituir el suelo de gravilla por hormigón o asfalto.
  • Recuerda que es un recinto protegido por el PEPPUC y exige la aprobación de un Plan Especial previo a cualquier obra de accesibilidad

El colectivo en defensa del patrimonio Áncora denuncia que las obras que se acometen en la actualidad en el cementerio de Polloe suponen «la artificialización y banalización del recinto funerario» y exige que se realice un Plan Especial que identifique los elementos a proteger de forma previa a cualquier reforma en el camposanto.

Desde hace dos semanas se llevan a cabo por parte del Departamento de Vías Públicas unas obras para sustituir la gravilla del suelo por hormigón y asfalto, según los casos, con el objetivo de mejorar la accesibilidad de las personas mayores en el recinto. La realización de estos trabajos (que tienen un presupuesto de 100.000 euros) se aprovecharán también para introducir nuevas canalizaciones de saneamiento.

La agrupación cívica Áncora ha registrado un escrito dirigido al concejal de Urbanismo, Enrique Ramos, en el que recuerda que el recinto está protegido como conjunto con el grado E en el Plan Especial de Protección del Patrimonio Urbanístico Construido (PEPPUC), en donde «se establece expresamente la necesidad de formular un Plan Especial para este ámbito, al objeto de identificar la relación de elementos concretos a preservar y determinar su respectivo régimen de protección». El colectivo entiende esta normativa «debe implementarse con carácter urgente y, por su puesto, de forma previa a cualquier actuación sobre el conjunto catalogado».

Áncora indica que la obra que se lleva a cabo afecta «al sector más antiguo y relevante» del cementerio. «Es indudable que la artificialización de los suelos mediante su hormigonado o la cubrición con materiales industriales alterará gravemente su configuración», añade. La agrupación explica que Polloe no solo posee «un interés de tipo arquitectónico o escultórico», sino que «incorpora de forma destacada un componente paisajístico y ambiental que constituye parte esencial de su naturaleza y valor cultural». «Los aspectos estéticos, emocionales y ambientales tienen una importancia capital en el patrimonio funerario», lo que exige «una actitud mucho más comprometida por parte de la administración municipal, que pasa por el desarrollo de una normativa de protección efectiva». A juicio de Áncora, «el hormigón y el conglomerado asfáltico son materiales extemporáneos y de naturaleza industrial, cuyo empleo supone la artificialización y banalización del recinto funerario». Polloe constituye, a juicio de esta agrupación, «uno de los mejores ejemplos de necrópolis perteneciente al movimiento romántico del siglo XIX en España», por lo que «parece evidente que un espacio de estas características exige una intervención mucho más meditada». «Nos tememos», concluye, «que la actual reforma para mejorar la accesibilidad se esté llevando a cabo desde el desconocimiento y la improvisación».