Diario Vasco

La boulevarización de Loiola no comenzará hasta la construcción del parking

La boulevarización de Loiola no comenzará hasta la construcción del parking
  • El gobierno municipal presenta a los vecinos el proyecto definitivo, con un aparcamiento de 100 plazas que tardará 14 meses en ser una realidad

Las obras en la Travesía de Loiola no arrancarán hasta que concluya la construcción del parking subterráneo de 100 plazas previsto en el proyecto definitivo, que ayer fue presentado a los vecinos del barrio. Los trámites para hacer el parking -de 100 plazas en derecho de superficie- ya están en marcha y los trabajos durarán 14 meses, por lo que el inicio de la boulevarización en superficie no sería efectiva hasta finales del próximo año.

El objetivo de la operación es transformar en vía urbana el tramo de 600 metros entre el puente de los Cuarteles y la rotonda de riberas de Loiola. Como ya adelantó DV el 15 de julio, se reducirá el número de carriles de circulación, quedando uno en cada sentido separados por una mediana de seguridad, sin aparcamientos ni apartaderos para autobuses. De este modo, se reducirá la densidad del tráfico, pero sobre todo su velocidad.

Esto permitirá aumentar el espacio disponible para el peatón, con nuevas y amplias zonas verdes. A todo ello se une la nueva estación de Euskotren y los metros cuadrados liberados bajo el viaducto. Junto a ella se ha diseñado una nueva plaza abierta que servirá para albergar todo tipo de actividades al aire libre. Para priorizar el tránsito peatonal, la calzada se transformará en vial de coexistencia dotado de pasos con resalto a lo largo de un tramo de 50 metros, incluido el espacio bajo la estación. Junto al puente de los cuarteles se creará una nueva rotonda para la distribución de los tráficos. Se ampliará el espacio de acera entre el vial y el río, iniciándose a partir de este punto el enlace peatonal con el nuevo desarrollo de Txomin Enea. En el futuro se instalará un ascensor al Alto de los Robles.