Diario Vasco

El Ayuntamiento estudiará extender el chip a todos los contenedores de basura

Tarjetas con chip del Ayuntamiento para abrir el contenedor de orgánico.
Tarjetas con chip del Ayuntamiento para abrir el contenedor de orgánico. / USOZ
  • El objetivo es estimular el reciclaje con bonificaciones para reducir los costes del servicio

  • La Comisión de Residuos creada a iniciativa del PP baraja todas las posibles soluciones al déficit, entre ellas pagar menos dinero a San Markos

El Ayuntamiento elaborará un estudio para la extensión del chip de los contenedores de orgánico al resto de fracciones. El objetivo de esta medida no es otro que poder medir la cantidad de residuos que deposita cada familia y así aplicar las bonificaciones pertinentes en la tasa de basura como incentivo al reciclaje.

El sistema de apertura con chip solo existe en la actualidad en los contenedores marrones y permite calcular el dinero a devolver a quienes lo usan de manera regular. Este verano se ha iniciado el proceso de reintegro. El estudio incluirá la posibilidad de instalar este mecanismo también en la fracción resto, es decir, los containers verdes.

Es una de las principales conclusiones a las que ha llegado la Comisión de Residuos constituida en enero a iniciativa del PP con la misión de analizar la situación del servicio y con el reto de reducir el déficit que acumula. El concejal popular Txema Murguiondo recuerda que la tasa que abonan los ciudadanos por la gestión de los residuos «se ha triplicado desde 2005», mientras que para el próximo curso se anuncia otra subida de un 8%.

«No puede ser que cada vez separemos mejor la basura y, en cambio, cada vez paguemos más y más por el mismo servicio», critica Murguiondo, quien apuesta por «optimizar medios -cada ayuntamiento miembro de la Mancomunidad de San Markos tiene un departamento propio y se multiplican funciones- y replicar otros modelos como el de Aguas del Añarbe o el de la Mancomunidad de Txingudi, en el que los medios son comunes y compartidos».

La Comisión de Residuos, que ampliará su vida otros nueve meses porque «hay mucho que tratar, hablar y analizar sobre este tema», también plantea fórmulas para mejorar la recogida: más contenedores, mejor distribuidos, más bonificaciones, calendarios ajustados a cada barrio...

«No es lo mismo Aiete que Altza, por lo que el sistema de recogida no puede ser igual para ambas zonas», argumenta Murguiondo, al tiempo que anuncia que el Ayuntamiento negocia un nuevo acuerdo con Emaús para una eficiente retirada de voluminosos.

Desde el PP defienden que la fórmula del consumo del agua para calcular la tasa de basura «no es fiable y debe desaparecer». Asimismo destacan la importancia de «concienciar a la población de que el residuo es dinero», para lo que antes desde las instituciones habría que obtener «muchos más ingresos» por la venta de las fracciones a las empresas de tratamiento y reciclado. «Los ingresos por aceite son cero euros, mientras que por los envases de toda Gipuzkoa nos dan solo 1,8 millones al año», asegura Murguiondo.

La Comisión de Residuos no se cierra a ningún escenario con tal de rebajar el déficit estructural del servicio. En las seis sesiones celebradas hasta la fecha se ha planteado estudiar el funcionamiento en otros municipios que lastran el comportamiento de San Markos y actuar en consecuencia. San Sebastián paga 5,78 veces más dinero a la mancomunidad que en 2006, cifra que el consistorio pretende reducir en virtud de su mayor eficiencia.

Las previsiones para 2017 obligan a avanzar en esta reflexión. Los costes serán de 21,3 millones, mientras que los ingresos no llegarán a 14 millones. «Lo que no se puede hacer es incrementar el coste del servicio alegremente y seguir repercutiendo en el ciudadano subidas en la tasa año tras año sin tan siquiera plantear un estudio que aborde un ajuste del sistema», critica Murguiondo.