Diario Vasco

Lavado de cara para Sancho el Sabio

Aspecto que tendrá la acera de los portales impares de Sancho El Sabio una vez ejecutado el proyecto de remodelación urbanística.
Aspecto que tendrá la acera de los portales impares de Sancho El Sabio una vez ejecutado el proyecto de remodelación urbanística.
  • El Ayuntamiento eliminará las jardineras y generará una acera diáfana de 11 metros de anchura

  • La reordenación de los impares busca tránsitos claros, revitalización comercial, eliminación de obstáculos y solución para las filtraciones

Llega la hora del lavado de cara para Sancho el Sabio. El Ayuntamiento llevará a cabo una reordenación urbanística de la acera de los impares que eliminará las grandes jardineras que limitan los tránsitos y ocultan los comercios. El proyecto permitirá generar una amplia acera de 11 metros de anchura y trasladará la zona verde a la franja existente entre las dos filas de árboles, lo que ayudará a separar el tráfico del ámbito más propiamente peatonal. La operación costará 1,6 millones de euros.

El gobierno municipal acometerá esta reforma, impulsada por el comercio de la zona, en busca de la revitalización del que antaño fuera un importante eje comercial, peatonal y viario, hoy venido a menos, sobre todo con el traslado de la estación de autobuses a Atotxa. La Junta de Gobierno del Ayuntamiento acordó ayer solicitar al Gobierno Vasco una subvención de 75.381 euros para ejecutar el proyecto el año que viene.

La intervención parte de un anteproyecto redactado por Izaskun Larzabal, que analiza las diferencias entre las dos aceras de esta avenida: una, la de los números pares, sin jardineras, con tránsito fluido y con mayor vitalidad comercial; y otra, la de los números impares, con tránsitos segmentados y dificultad de visión de los escaparates por los parterres con arbustos, comercios vacíos y problemas de humedades en los garajes ubicados bajo la acera. El proyecto de ejecución lo firma el despacho de arquitectura Ezketa S.L.P. con una solución que busca renovar la acera, eliminar interrupciones, hacer más agradables y fluidos los tránsitos, y potenciar las posibilidades comerciales y hosteleras de la calle.

El proyecto suprime las 32 jardineras existentes en las tres manzanas de Sancho el Sabio y crea una amplia acera continua de 11 metros de anchura. Entre esta zona y la calzada se generará una zona verde de 5,5 metros de anchura, delimitada por las dos hileras de castaños de indias, que tendrá pasos para el acceso a las marquesinas, a los aparcabicis y a las isletas de contenedores.

Doble efecto

La supresión de las jardineras provocará un doble efecto: por un lado clarificará la acera y permitirá una mayor visibilidad y accesibilidad hacia comercios y establecimientos de hostelería; y, por el otro, permitirá solventar los problemas de filtraciones de agua que se producen en los garajes ubicados bajo la calle. la intervención dará lugar dos zonas de paso diferenciadas. «La primera de ellas sería una zona de paso 'rápida' que se ubicaría entre la franja de vegetación y las terrazas (se corresponde, más o menos, con la actual zona de paso central). La segunda sería una zona comercial abierta, con terrazas, y caracterizada por la amplitud de paso», según indica la memoria del proyecto.

Además, la operación permitirá ensanchar los pasos de peatones en toda la acera para que no haya interrupciones en el paseo entre Pío XII y el centro de la ciudad, y colocará un nuevo paso de cebra hacia el lado opuesto de la avenida (portales pares), a la altura del hotel Astoria 7, «para darle mayor entidad a la calle». La renovación llegará también al mobiliario urbano, ya que se aprovechará este proyecto para incorporar luminarias con la última tecnología y máxima eficiencia energética.

La franja verde buscará la separación de la zona peatonal del tráfico rodado, no la lejanía de los viandantes de los comercios como ocurría antes. «El tapiz vegetal tendrá alturas diferentes en cada zona, creando en algunos puntos montículos que ocultarán los coches y podrán ser utilizados como pantallas acústicas frente al tráfico», según la memoria del proyecto. «En algunos tramos será un bosque de árboles, en otros serán espacios de paso hacia las paradas de autobús». Los árboles y las marquesinas se mantendrán, y se reordenará la ubicación de los contenedores de residuos «situándolos todos agrupados y con vías de acceso» a los mismos.

El proyecto cuenta, además de con el impulso de los comerciantes de la zona, con el apoyo de la agrupación de asociaciones de comerciantes San Sebastian Shops que ha realizado aportaciones y sugerencias al mismo. Las obras tienen un plazo de ejecución de cinco meses y el presupuesto de los trabajos asciende a 1.625.108 euros.

El gobierno municipal solicitó ayer al Gobierno Vasco una subvención para este proyecto en el marco del programa de ayudas destinadas a incentivar las Estrategias Zonales de Cooperación, Dinamización y Competitividad Comercial Urbana-Hirigune. La subvención será de un máximo de 75.381 euros, por lo que no alcanzará ni el 5% del coste total.

El alcalde, Eneko Goia, explicó que la operación de reordenación de Sancho el Sabio busca «potenciar el comercio en una de las principales arterias de la ciudad, mejorando el tránsito de peatones, creando zonas diáfanas para el resto de las personas, sin la interrupción de elementos vegetales y decorativos, lo que mejorará ostensiblemente este espacio urbano, tanto para los peatones como para los comercios de la zona».