Diario Vasco

Condenado a 2 años y medio por intento de agresión sexual y robar a una mujer

  • Los hechos sucedieron sobre las 14.30 horas del 10 de agosto de 2015, cuando el acusado abordó a la mujer mientras caminaba por una vía entre la zona de Sagüés y Pasai San Pedro

Un ciudadano ghanés ha sido condenado a dos años y medio de prisión por intentar agredir sexualmente y robar a una ciudadana canadiense que practicaba senderismo entre San Sebastián y Pasaia .

Según la sentencia del caso, los hechos sucedieron sobre las 14.30 horas del 10 de agosto de 2015, cuando el acusado abordó a la mujer mientras caminaba por una vía entre la zona de Sagüés y Pasai San Pedro y comenzó a formularle una serie de preguntas que la víctima "no atendió en ningún momento". La víctima siguió caminando y, unos 500 metros más adelante, el procesado "arremetió de forma violenta" contra ella, "agarrándole de las correas de la mochila" que portaba "hasta que logró arrebatársela", tras lo que volcó su contenido en el suelo y se apoderó de su teléfono móvil y de una moneda de diez céntimos canadienses.

La agredida pidió entonces al hombre que le devolviera el móvil y éste le respondió que se lo reintegraría a cambio de "mantener determinadas relaciones sexuales". "Ante la negativa" de la perjudicada, prosigue la sentencia, el encausado la agarró de los brazos y la arrastró hacia "una zona oculta entre helechos, con la intención de consumar su propósito".

No obstante, la chica "opuso una fuerte resistencia", por lo que finalmente el inculpado la dejó marchar. El hombre fue detenido posteriormente en las inmediaciones del monte Ulia de San Sebastián en poder del teléfono móvil sustraído a la ciudadana canadiense.

Durante el juicio por estos hechos, el acusado se conformó con la pena que solicitó para él la Fiscalía, por lo que ahora ha sido condenado a penas que suman dos años y medio de reclusión como responsable de un delito sexual en grado de tentativa y de un delito de robo con violencia con la agravante de reincidencia y la atenuante de reparación del daño causado ya que, tras su detención consignó en la cuenta del juzgado los 193 euros en los que estaba valorado el móvil sustraído.