Diario Vasco

Al encuentro de Grankanto

Una de las estampas que van a poder observar quienes participen en esta travesía por el litoral de Jaizkibel.
Una de las estampas que van a poder observar quienes participen en esta travesía por el litoral de Jaizkibel.
  • Eguzki Natura 2000 propone para el domingo una marcha al litoral de Jaizkibel

  • La ola pétrea es uno de los parajes secretos más increíbles e incomparables de la zona

Este domingo, Eguzki Natura 2000 propone e invita a los ciudadanos a una marcha interpretativa para conocer la formación Grankanto, una de las más relevantes del litoral de Jaizkibel. La ola pétrea con mil filigranas en sus paredes, producto de la erosión de millones de años, es uno de los grandes atractivos de esta travesía.

«El litoral del monte Jaizkibel es un museo natural al aire libre, amenazado con su destrucción, si se llevara a efecto un proyecto demoledor, paralizado temporalmente, de una dársena exterior. Sí, está protegido, pero en su parte terrestre y no en la marina, que debería ser Reserva natural y total. Para tener conocimiento de causa es necesario conocer y valorar la obra maestra de los litorales europeos para conservar y proteger lo que debe ser un patrimonio de la humanidad», explica el presidente de honor del CVC y apasionado de la naturaleza Jesús Mari Alquézar.

Los grandes extractos rocosos del monte Jaizkibel se formaron en los fondos del mar y emergieron hace 40 millones de años. Es un escenario natural mágico, considerado como la joya de los litorales, que une Pasai Donibane con Hondarribia, en una travesía de 21 kms actualmente objeto de deseo de los amantes de la naturaleza.

«La travesía integral en una jornada es un reto, pero para intimar con las extravagantes, admirables y sorprendentes geoformas que han modelado el paisaje, es necesario dividir el escenario en excursiones parciales. En esta entrega proponemos una emocionante excursión, fácil, corta pero intensa, sin desperdicio, que no deja indiferente a nadie, para conocer Grankanto -valle de los dioses-, que Víctor Hugo en el libro 'Pirineos' (1843), consideraba un águila con sus garras y alas desplegadas», explica Alquézar.

Los interesados en formar parte de esta travesía interpretativa se darán cita a las 9.30 horas en la Cantina Jaizkibel, antes del kilómetro 5 del puerto para iniciar la marcha, una marcha en la que el montañero se encontrará frente a la inconfundible gran ola pétrea, que parece abalanzarse sobre el excursionista. Sin duda, éste es uno de los parajes secretos más increíbles e incomparables del litoral. «Para intimar con esta gigante geoforma lunática deberá aproximarse hasta el pie de la pared, a través de una clara senda. Grankanto, producto de la erosión de millones de años, es un accidente caprichoso, grande y severo que el sol colorea con tonos que van desde el amarillo al rojo pasando por el ocre, según las horas del día. Hay que recorrerlo de izquierda a derecha en su totalidad. Lo que guarda en su pared asombra y emociona. Es una obra maestra de la naturaleza. Una exposición de exquisitas y excepcionales geoformas producto de la arenización localizada en la roca», cuenta el montañero.

El sendero en balcón se acerca a la desembocadura del manantial y asciende fuerte en paralelo al espolón voluminoso de Sanjuanarri. Los valles y los acantilados volverán a sucederse para sorpresa del explorador si desea continuar descubriendo el litoral. Una oportunidad única de descubrir un lugar desconocido que atesora enorme belleza.