Diario Vasco

El Ayuntamiento prima el respeto a la obra, frente al espacio público

Con un frente de batalla abierto (ya reconducido) en los últimos meses con las familias de los creadores del Peine del Viento por la solución técnica prevista para alejar a los visitantes del acantilado, el gobierno municipal no quiere abrir un segundo pleito con el asunto de la accesibilidad. El concejal de Urbanismo, Enrique Ramos, señaló, no obstante, que el Departamento de Obras y Proyectos no ha ignorado el asunto y ante las peticiones de Elkartu «ha estudiado una posible solución técnica» para el pavimento. «Lo hemos analizado y sería técnicamente sencillo alisar una franja de 1,2 metros de anchura», explica. Sin embargo, entiende que el Peine del Viento «es un conjunto escultórico-artístico, una zona con una especificidad clarísima, no un paseo como cualquier otro de la ciudad» y, por tanto, para el gobierno municipal prima la consideración de «la opinión de las familias Chillida y Peña Ganchegui» sobre la de la accesibilidad. «No nos oponemos a abrir un diálogo, pero todo se debe realizar en consenso con las familias de los creadores», explicó. Ramos añadió que la accesibilidad en los conjuntos artísticos está limitada en todo el mundo. «A la torre de Pisa no puede subir cualquier persona, ni a un castillo de la Toscana o de Escocia».