Diario Vasco

La barandilla del paseo de los Curas se quita de encima ocho años de óxido y suciedad

Los pintores trabajan en la barandilla del mirador, ayer en el paseo de los Curas.
Los pintores trabajan en la barandilla del mirador, ayer en el paseo de los Curas. / J. C. L.
  • El socialista Díez informa de que las tareas de saneamiento, limpieza y pintado del hierro culminarán mañana

«¡Ya era hora!». Es la espontánea y reveladora reacción de una vecina de la Parte Vieja al pasar junto a los pintores que desde ayer y hasta mañana dan lustre a la barandilla del paseo de los Curas, una demanda que viene de lejos.

Hacía ocho años que no se dedicaban medios al mantenimiento de este elemento de hierro que ofrece seguridad a quienes recorren el balcón situado sobre el Muelle y desde el Ayuntamiento se han puesto manos a la obra para adecentarlo.

El concejal de Vías Públicas y Medio Ambiente, Miguel Ángel Díez, explica que los trabajos durarán tres días y consisten en el saneamiento, limpieza y pintado de la barandilla, que presenta diferentes estados de conservación en sus tramos.

La parte más afectada por los efectos del agua y el salitre es la situada en la cara norte del mirador, de frente a la isla de Santa Clara. Los tres obreros encargados de llevar a cabo la operación tienen que rascar y picar para eliminar el óxido acumulado en la baranda.

En el resto de zonas, más que oxidación lo que se ha detectado es suciedad. Las gotas de lluvia que se acumulan en el pasamanos y que se deslizan hasta el suelo por los barrotes dejan un rastro a su paso que ahora se trata de borrar.

Dos capas de pintura

Una vez el tramo está limpio y libre de óxido, se le aplica una capa de imprimación y dos de pintura blanca, proceso que ayer ya se había completado en la zona del paseo más alejada de la Parte Vieja. Entre hoy y mañana se terminará el mirador y los tramos balaustrados que conducen hacia la calle Mari, tarea que los operarios confían en realizar en menos tiempo que la primera.

En total, el departamento de Vías Públicas actuará sobre 204 metros de barandilla, proyecto para el que se ha reservado una partida 3.500 euros en los presupuestos municipales.

El paseo de los Curas, un punto de interés turístico por la historia del monte Urgull y las panorámicas de la bahía de La Concha que ofrece, presentará así su mejor imagen para las Regatas. De hecho, la decisión de acometer la operación en este momento no es baladí, sino que se ha espera al final de agosto y se ha tenido en cuenta la celebración de la bandera donostiarra.