Diario Vasco

Crónica de la destrucción de San Sebastián el 31 de agosto de 1813

gráfico

Mapa interactivo con los principales acontecimientos de la jornada. / F.J. Bienzobas

  • aniversario del 31 de agosto

  • Reconstrucción cronológica, gracias a los datos del historiador Javier Sada, de aquel fatídico 31 de agosto de 1813 en el que la batalla entre las tropas francesas y anglo-portuguesas provocó el incendio que arrasó San Sebastián

En el marco de la Guerra del Independencia española, tuvo lugar en el verano de 1813 un enfrentamiento entre las tropas francesas y las anglo-portuguesas en San Sebastián, dejando como resultado la destrucción de la capital guipuzcoana. Hecho que se conmemora cada 31 de agosto con varios actos que tienen como escenario la Parte Vieja de la ciudad.

En aquel entonces, transcurrían ya cinco años de la guerra provocada por la rebelión de los españoles contra la ocupación gala. Donostia y Pamplona eran las únicas plazas fuertes que resistían a manos de los franceses. El 21 de junio de 1813, las tropas napoleónicas fueron derrotadas en la Batalla de Vitoria y buscaron refugio en San Sebastián, próxima a la frontera entre España y Francia y ocupada por los franceses desde 1808.

El mes de julio comenzaron los asaltos de las tropas anglo-portuguesas, comandadas por el general Thomas Graham, a la muralla que protegía San Sebastián. Pero no fue hasta el 31 de agosto cuando consiguieron vencer a los soldados franceses y sitiar y arrasar la ciudad. Fue un largo y fatídico día para los donostiarras, que además de ver cómo se destruía su ciudad, tuvieron que sufrir los saqueos, violaciones y muertes de civiles inocentes.

Los sitiadores, tras hacerse con la ciudad, incendiaron la urbe y sólo dejaron en pie uno de los lados de la actual calle del 31 de Agosto, entonces llamada calle de la Trinidad, cuyas casas utilizaron para hospedarse mientras duró su ocupación. Las viviendas más cercanas al puerto, alejadas del centro de la batalla, no se vieron afectadas.

más
  • EscenariosRecorrido por los puntos clave del asalto a San Sebastián

  • Actos Un completo programa revive hoy la quema de San Sebastián

La jornada, además de cruenta, fue larga. El historiador Javier Sada nos invita a hacer un viaje al pasado para recordar este día que los donostiarras conmemoran pero cuyos acontecimientos no todos conocen. En las siguientes líneas se recrean de forma cronológica a algunos de los hechos más relevantes que tuvieron lugar aquel 31 de agosto. Además, algunos de ellos podrán seguirse como si se estuvieran produciendo en tiempo real a través de los perfiles de diariovasco.com en Twitter y en Facebook o navegando con el hashtag #SS31agosto en ambas redes sociales.

El preludio de un día negro

02.00 horas. Se comunica que el General Graham ha asumido personalmente el mando del asalto a San Sebastián contando con una partida de voluntarios.

04.00 horas. Los 750 voluntarios al mando de Graham han comenzado sus operaciones de acercamiento a la muralla, tras haber hecho explosionar varios hornillos o agujeros hechos en el arenal y rellenados de pólvora.

05.20 horas. Desde San Juan de Luz el ministro francés ha dado cuenta al emperador de que la guarnición de San Sebastián ha quedado reducida a 1.400 hombres, deteriorado el material de artillería y casi agotada su munición.

06.00 horas. Se sabe que Napoleón ha sido informado de que el capitán Doat, Ayudante de Campo del general Rey, que manda a las fuerzas francesas en San Sebastián, ha conseguido salir de la ciudad diciendo que se espera el asalto de un momento a otro.

08.15 horas. Todas las tropas inglesas se acercan en tropel hacia la brecha abierta en la muralla, resultándoles complicado el avanzar.

08.25 horas. La columna de asalto está formada por la Segunda Brigada de la 5º División, mandada por el general Robinsson, apoyada por distintos regimientos.

09.00 horas. El Ayuntamiento ha ordenado al pregonero que al son de la caja y voz anuncié a los vecinos que se mantengan en sus casas cerrando puertas y ventanas.

09.25 horas. Se sabe que a las fuerzas de Robinsson acompañan 150 voluntarios de la División Ligera mandados por el teniente coronel Hunt.

09.46 horas. Por distintos caminos se acercan a la muralla 400 hombres de la 1º División: 200 de la Brigada de Guardias, 100 del Batallón Ligero y 100 de la Legión Real Alemana.

10.00 horas. Junto a las citadas tropas del mayor Robertson se acercan a Santa Catalina 200 hombres de la 4º División del mayor Ross y la 1º División del general Hay.

10.20 horas. En la zona del Chofre se están reuniendo 500 hombres de la Brigada Portuguesa al mando del mayor general Hay.

10.31 horas. Cruza el río el Batallón de Cazadores de la Brigada del general Bradfort mandado por el mayor Hill, todos bajo el mando de Sir J. Leyth.

10.38 horas. Se ha ordenado a las tropas portuguesas vadear la desembocadura del Urumea para ayudar a los atacantes sorprendiendo por detrás a los franceses.

Comienza el asalto

11.00 horas. La columna de soldados conocida como “los desesperados” se abre paso hacia la muralla para facilitar la llegada de las tropas hasta la base de las defensas donostiarras.

11.20 horas. Todos los soldados que formaban la columna de “los desesperados” han sido muertos por los disparos producidos desde lo alto de la muralla.

11.35 horas. A pesar de la desorganización del ataque, las tropas aliadas que les seguían han conseguido alcanzar la parte alta de la muralla, sufriendo cientos de bajas.

11.45 horas. Los atacantes están recibiendo la ayuda de más de medio centenar de lanchas, tres cañoneras y dos bombarderas que pretenden desembarcar por detrás del Castillo, disparando sus cañones contra la Zurriola.

11.50 horas. Los aliados acaban de superar los cuatro metros de altura que tiene la muralla, llegando a ella a través de la montaña formada por los cadáveres de sus propios compañeros.

11.55 horas. Los miembros del Ayuntamiento junto a destacados vecinos están refugiándose en la Casa Consistorial donde esperan, algunos rezando, el resultado de la contienda.

12.00 horas. Desde dentro de la muralla se dispara intensamente contra los aliados haciéndoles retroceder tantas veces como parecen haber logrado pasar al interior de la ciudad.

12.11 horas. Algunos vecinos que presencian al asalto desde los tejados más cercanos comunican que creen son muchos, incluso cientos, los soldados ingleses que están muriendo en el asalto.

12.12 horas. Los mandos franceses que defienden Urgull todavía confían en recibir los refuerzos de víveres y munición que los últimos días han estado reuniéndose en Hendaya, motivo por el que seguirán resistiendo hasta el último momento.

La explosión del polvorín

12.40 horas. Se ha oído una fuerte explosión cerca de la muralla, apreciándose gran desconcierto tanto entre las tropas atacantes como en las defensoras.

12.50 horas. Algunos testigos explican que la explosión se ha debido a una mina colocada por los aliados cerca de la muralla.

12.55 horas. La explosión que acaba de escucharse junto a la brecha se debe a una granada caída en el polvorín anexo a la muralla.

13.00 horas. Nuevas informaciones cuentan que la explosión se ha producido por un error en el manejo de los explosivos por parte de los soldados que trataban de acumular cartuchos en el polvorín.

13.10 horas. La explosión en el polvorín está suponiendo la desbandada de los franceses que defendían la zona de la brecha.

13.20 horas. Vecinos de la brecha cuentan que la pérdida de control por parte de los franceses está suponiendo la entrada de los ingleses en el interior de la ciudad.

13.25 horas. Aprovechando la bajamar, medio millar de portugueses están acercándose a la Zurriola por la desembocadura del río desde la orilla del Chofre.

13.33 horas. Los ingleses han cruzado la brecha superando la montaña de cadáveres y están llegando hasta la Puerta de Tierra por donde permitirán la entrada de sus compatriotas.

13.40 horas. Los portugueses, con el cuerpo hundido hasta la mitad, han llegado a la Zurriola haciendo pinza contra los franceses que se repliegan hacia Urgull.

13.55 horas. Los portugueses están siendo sacrificados para desviar la atención de los defensores y permitir que los aliados entren en la calles, siendo muertos por las baterías del Príncipe, Mirador y San Telmo.

14.00 horas. Después de dos horas de lucha han cesado los disparos y los aliados están ocupando la ciudad mientras los franceses se refugian en el monte.

14.15 horas. Un soldado inglés habla de más de 2.500 muertos entre sus compañeros, calculándose en 500 las víctimas mortales francesas.

«La ciudad es nuestra»

14.22 horas. El general Sir Thomas Graham acaba de comunicar al general Wellington que, conforme a los órdenes recibidas la víspera, el asalto comenzó a las 11.00 horas de la mañana.

14.23 horas. Graham anuncia a su señoría que gracias a la heroica perseverancia de todas sus tropas la misión ha sido coronada por el éxito.

14.24 horas. Se amplía el informe indicando que la parte conquistada es la comprendida entre la brecha de la muralla y su parte más izquierda.

15.00 horas. Vecinos cercanos a la brecha informan del ímpetu con el que las tropas aliadas están repartiéndose por todas las calles sin atender las órdenes de sus mandos.

15.10 horas. Algunas voces indican que los miembros del Ayuntamiento, para su seguridad, han sido conducidos al Cuartel General.

15.15 horas. Apenas ha entrado en la plaza de la Constitución la primera columna inglesa, quienes estaban en el Ayuntamiento han bajado para ofrecer ayuda y abrazar al comandante inglés.

15.20 horas. El general Graham ha prometido vigilancia para el Consistorio y autorización para que los civiles salgan de la ciudad.

Desprotegidos ante el saqueo

15.35 horas. Viendo los vecinos como corren los franceses hacia el Castillo, se asoman a los balcones dando gritos de ánimo y agitando pañuelos para saludar a los aliados.

15.50 horas. Llegan noticias de que algunos ingleses, olvidándose de perseguir a los franceses, se vuelven disparando con sus armas a los vecinos que les saludan.

16.10 horas. Se aprecian algunos incendios sobre la parte de la ciudad que se encuentra convertida en escombros como consecuencias de los anteriores bombardeos.

16.35 horas. Algunos comerciantes aseguran estar siendo visitados violentamente por los soldados ingleses que buscan básicamente buscan aguardiente.

16.52 h. Las tropas están empezaron a derribar las puertas de las casas, tirando a un tiempo seis, ocho o más tiros a las cerraduras, subiendo a las habitaciones y mortificando a todo aquel que les entregue dinero.

17.01 h. Cada vez son más las denuncias de vecinos que dicen ser maltratados por las tropas aliadas y se cree que hay varios heridos y muertos.

17.10 h. El atrio de San Vicente está siendo utilizado para la atención de los heridos de ambos bandos, lo que origina el enfado de los ingleses.

17.25 h. Los ayes y alaridos se oyen por todas partes y los franceses han desistido de bajar de Urgull para defender a la población civil de los desmanes aliados.

17.33 h. Son varias las versiones de vecinos contando que los soldados están entrando en sus casas intimidando con la frase “dinero o te mato”.

17.38 h. Retirados los franceses al Castillo, está viéndose a los aliados prender fuego a las casas con algunos mixtos.

17.44 h. Si los primeros incendios de julio que comenzaron en la calle San Juan destruyendo casi cien casas se teme que el de ahora sea todavía más grave.

17.46 h. Algunas personas creen haberse salvado de la violencia al entregar sus bienes a quienes primero acuden a robárselos, pero a continuación llegan otros soldados que descargan su furia al no encontrar bienes.

17.50 h. La primera casa totalmente quemada está siendo la de Soto, en la calle Mayor, donde los aliados creen hay muchas minas escondidas.

18.02 h. Cualquier objeto de valor que portan los vecinos está siendo robado por los aliados, llegando a romper la parte baja de las orejas para arrancar pendientes.

18.25 h. El alcohol está haciendo efecto entre las tropas aliadas cuyo comportamiento con el vecindario está embruteciéndose por momentos.

18.43 h. Los soldados están maltratando con culatazos a los vecinos que son pinchados con las puntas de las bayonetas sin hacerles graves heridas por los soldados que se presentaban con aire más sereno y pacífico.

18.44 h. Los soldados más coléricos e inhumanos están saludando con balazos a los que les abren las puertas y los soldados portugueses disparan tiros a quema ropa a quienes tardan cortos momentos en responderles.

18.58 h. Cada vez son más intensos los fuegos producidos por las bombas en algunas viviendas, no habiendo nadie que se preste a sofocarlos.

19.03 h. A petición de los alcaldes se han destinado varios soldados portugueses para apagar el fuego, pero pronto han abandonado su trabajo por cansancio y falta de herramientas.

19.14 h. Algunos vecinos están librándose de los saqueadores escondiéndose en los comunes y en algunos escondrijos de las casas.

19.24 h. Desde el monte Urgull puede verse cómo son bastantes los vecinos que intentar huir a través de los tejados.

19.38 h. Los aliados traen en sus manos velas y palos blancos encendidos que no se apagaban ni pisándolos ni metiéndolos en el agua.

20.00 h. El sol comienza a ocultarse y resaltan más las llamas que se extienden por toda la población, viéndose muchos vecinos heridos, golpeados y estropeados

20.08 h. Algunas mujeres han sido violadas en sus propias casas y se las ve cubriendo sus pechos con andrajos de cocina, servilletas y pañuelos.

20.35 h. Se ha corrido la voz de que ha sido muerto Domingo Goicoechea, el anciano sacerdote que ofrecía misas por el triunfo aliado.

20.40 h. En una habitación un portugués ha obligado a presenciar el vergonzoso acto de gozar a todas las mujeres de la casa y de las familias refugiadas en ella.

21.00 h. Al ver que no tenía riquezas en su habitación, a José Miguel Magra le acaban de arroja por la ventana después de acuchillarle.

21.20 h. Al vecino chocolatero José Larrañaga le han asesinado cuando llevaba a su hijo en brazos y a Martín Altuna por defender la honra de su hija.

22.00 h. Las mujeres están siendo especialmente atacadas por los aliados, habiendo sido asesinadas el ama y la criada del reverendo Hériz y la criada de Lafont.

22.15 h. Desde que han caído las sombras de la noche va en aumento el desenfreno de los soldados que se transformaron en brutos feroces.

22.20 h. No se oyen más que gritos y exclamaciones dolorosas de personas acongojadas que sufren las mayores crueldades.

22.46 h. Está en llamas la Casa Consistorial y arden todos los registros, escrituras, archivos, papeles y libros de comercio de la Ciudad.

23.58 h. Siguen llegando nombres de vecinos muertos en esta trágica noche… figuran entre ellos el sastre Pedro de Cipitria y Bautista Lecuona del que se dice ha muerto del susto.

00.24 h. Carmen 'La Bermeana' figura en la lista de asesinados junto a la criada de la Posada de San Juan y la mujer del practicante Biquendi.

00.24 h. Definitivamente, está quedando claro que los aliados se han olvidado de sus eternos enemigos, los franceses, y se dedican saqueo a emborracharse y perseguir a la población civil.

00.35 h. Sobre lo que se está viviendo en estos momentos un soldado inglés escribirá que “por fortuna hay pocas mujeres, pero cuando pienso en la suerte que están viviendo siendo escalofríos de horror”.

00.56 h. Han sido saqueadas las iglesias de San Vicente y Santa María y profanadas sus imágenes y están sufriendo muchos daños los edificios de San Telmo y Santa Teresa.

01.28 h. Las tropas enardecidas han encontrado las últimas cuevas donde estaban depositados los vinos y a golpes lo han destrozado todo volviendo locas por efectos de la embriaguez.

01.56 h. En plena noche la oscuridad parece haber desaparecido porque iluminaban los espacios los incendiados edificios que están ardiendo uno tras otro.

02.00 h. Al ser las casas altas y las calles estrechas el fuego se está comunicando con extraordinaria rapidez sin que haya manos que lo sofoquen.

Crónica de la destrucción y saqueo de San Sebastián

02.10 h. El espectáculo está siendo espantoso y la rojiza luz de las casas que arden alumbran a los muertos, heridos y borrachos que gritan y se levantan a un tiempo.

02.20 h. El ama de la panadería, Francisca Bengoechea, y su criada están siendo azotadas para que descubran el dinero escondido.

02.38 h. Se dice que una muchacha ha sido pasada con dos balas por los pechos y que han madre a la madre de Martín de Abarizqueta.

02.47 h. Es incesante el ruido de las conversaciones, las risas y blasfemias de los borrachos, los gritos pidiendo gracia y los profundos gemidos de los heridos y moribundos.

02.58 h. A medida que pasa la noche solo se oye el ininterrumpido chisporroteo de las llamas que producen un concierto difícil de olvidar.

03.15 h. El sueño está coronando la embriaguez de la mayor parte del ejército y todo se siente presidido por un espantoso silencio.

El cronista Baldomero Anabitarte, en su relato de cuanto ocurrió aquella noche, escribe que: "no hubo persona que no fuese maltratada, herida o muerta, sin que nadie pudiera dar razón de cuántos y quiénes fueron los que experimentaron esta última suerte, porque se encontraban familias enteras muertas dentro de sus propias casas, otras en los tránsitos o puertas de casa, otras en las calles y las enfermas o imposibilitadas o heridas perecieron por falta de auxilio en los incendios de las casas".

Directo