Diario Vasco

'MiramArt', un paseo subacuático por el túnel del Antiguo

  • La obra del artista Víctor Goikoetxea se estrenará a finales de junio y quedará como legado para la ciudad

El túnel de Miramar, que cruza bajo el Palacio de Miramar y conecta el paseo de La Concha con Ondarreta, se convertirá en 'MiramArt' gracias a la donación de la obra del artista Víctor Goikoetxea, integrada en un proyecto arquitectónico de Xabier Barrutieta, a cargo de un grupo de mecenas compuesto por Angulas Aginaga (empresa de alimentación), Aelvasa (distribución de material eléctrico), Igarle (soluciones tecnológicas) y LurGen (empresa especializada en pavimento tecnológico).

El alcalde de San Sebastián, Eneko Goia; el teniente de alcalde, Ernesto Gasco; el director general de Donostia 2016, Pablo Berástegui; el artista Víctor Goikoetxea, el arquitecto Xabier Berrueta y los representantes de Angulas Aginaga (Jesús Alaba), Aelvasa (Juan Cruz Aldasoro), LurGen (Iñaki Gil) e Igarle (Fran Manzano), han presentado este miércoles en el Ayuntamiento el proyecto, que dejará un legado artístico para la ciudad.

El proyecto unirá arte, arquitectura, tecnología y energías renovables y transformará el túnel peatonal de Miramar, por el que a diario transitan miles de personas, en una "experiencia única en la que quien lo cruce podrá experimentar la sensación de sumergirse en la unión subacuática entre la tierra y el mar". Para ello, el artista Víctor Goikoetxea pintará la bóveda del túnel, de 29 metros, con "diferentes materiales, espesores, brillos y rugosidades, que evocarán dicha unión y convertirán el túnel de Miramar en un lugar muy especial para el disfrute de todos los donostiarras".

La obra se completará con iluminación de última generación que dará movimiento a la misma, ampliando la sensación submarina. Asimismo, quienes transiten por el túnel generarán energía con sus pasos gracias a unas baldosas tecnológicas. Y además, una capa 'smart' "redondeará" la obra con un tótem a la entrada del túnel que ofrecerá información acerca de la intervención y otros datos de interés de la ciudad, además del número de personas que transiten el túnel y la posibilidad de opinar sobre el proyecto.

La actuación tendrá un coste de 127.000 euros, de los cuales el Ayuntamiento de San Sebastián aportará 20.000 para la obra civil y la integración arquitectónica. El resto será sufragado por los mecenas, cuyo objetivo es dar su apoyo a Donostia 2016 con un proyecto que "conjuga arte e innovación".