Desestiman la indemnización de 13,7 millones solicitada por la Sade por el Bellas Artes

Edificio Bellas Artes
Edificio Bellas Artes. / Usoz

La sentencia de un juzgado donostiarra se produce tras rechazarse hace unos días la reclamación patrimonial de Reparadoras

Aingeru Munguía
AINGERU MUNGUÍA

El edificio Bellas Artes vuelve a la actualidad. Un juzgado donostiarra ha desestimado la pretensión de la Sade de ser indemnizada (13,7 millones de euros) por el Ayuntamiento por las restricciones constructivas impuestas al edificio Bellas Artes. Es la segunda batalla que gana el consistorial en unos días tras rechazarse la reclamación del Instituto Maria Reparadora (36,9 millones de euros) por imponer un uso terciario a la parcela frente al residencial del entorno.

El fallo del Juzgado Contencioso Administrativo número 1 de la capital gipuzcoana desestima el recurso interpuesto por la propietaria del edificio Bellas Artes (Sade) y concluye que «las determinaciones del Plan General de Ordenación Urbana de 2010 y el Plan Especial de Protección del Patrimonio Urbanístico Construido (Peppuc) no lesionan el derecho de propiedad» ya que «no solo no restringen edificabilidad y usos patrimonializados, sino que incrementan edificabilidad y usos». Tampoco aprecia que restrinjan los derechos edificatorios atribuidos a la propiedad por el PGOU de 1995 «sino que los consolidan y/o incrementan ligeramente».

El alcalde califica de «muy buena noticia» la decisión judicial

El alcalde de la ciudad, Eneko Goia, ha trasladado a los medios de comunicación el contenido de la sentencia, contra la que cabe recurso, durante la rueda de prensa en la que ha dado cuenta de las decisiones adoptadas por la junta de gobierno local. Goia ha calificado de «muy buena noticia» la decisión judicial, y ha recalcado que el Ayuntamiento «siempre ha tenido la disposición a hablar» ya que su «mayor preocupación» es que el edificio, en estado de ruina, «no siga en las condiciones en las que está» y «de una manera u otra se le pueda dar un uso una, una salida y una rehabilitación». La sentencia -ha añadido- considera que la actuación del Ayuntamiento «ha beneficiado en el tiempo» al edificio en el sentido de que «puede ser destinado a usos terciarios y tiene derecho de levante».

Goia ha explicado que el procedimiento sobre la reconstrucción de la cúpula en el que se estudia si «el grado de protección que tiene el edificio obliga a la propiedad a reponer» ese elemento es «diferente» y no hay por el momento sentencia. En caso de que el juzgado diga que sí y la propiedad se negara «el consistorio subsidiariamente lo podría» llevar a cabo «repercutiendo el coste a la propiedad», pero en caso contrario «sería una temeridad».

El teniente de alcalde y portavoz de los socialistas donostiarras, Ernesto Gasco, también ha mostrado su «satisfacción» por la sentencia que «viene a defender el derecho de la administración pública a la hora de determinar y planificar cómo debe ser la ciudad». Ha asegurado que «los socialistas donostiarras estuvieron en la defensa de lo público, en la línea correcta» negándose a un «pacto extrajudicial con la empresa que hubiese supuesto perjuicios económicos a las arcas municipales al reconocer vía pacto que la reclamación podía tener razón».

La Sade, dice la sentencia, «destinó voluntariamente» el solar a cinematógrafo en 1914. El PGOU de 1995 «cataloga el edificio, consolida su volumetría, posibilita la adición de dos plantas y califica la parcela como de usos terciarios». El PGOU de 2010 «mantiene esas determinaciones catalogando la actual volumetría, posibilitando la adición de dos plantas y calificando la parcela como de uso terciario». «No hay, por ende, restricción a la edificabilidad ni al uso, luego no hay lesión ni daño. Es más, incluso, se incrementa la edificabilidad».

La sentencia no efectúa imposición de costas y puede ser recurrida en apelación en el plazo de 15 días.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos