Remo

Urdaibai, grande en pequeños detalles

Urdaibai celebra su triunfo en Ondarroa.
Urdaibai celebra su triunfo en Ondarroa. / LUIS ÁNGEL GÓ MEZ

La Bou Bizkaia logra su tercera victoria consecutiva en la Liga al superar a Hondarribia en otra gran txanpa final. Orio pudo meterse en la pelea entre los dos gallos, pero se trabó en la última ciaboga durante diez segundos y fue tercera

OSKAR ORTIZ DE GUINEASAN SEBASTIÁN.

Urdaibai, Hondarribia y Orio el sábado en Ondarroa; y Urdaibai, Hondarribia y Orio también ayer en Ondarroa. Pocos matices pueden diferenciar las crónicas de ambas regatas, que han consolidado a los bermeotarras un poco más al frente de la Liga Eusko Label, ahora con cinco puntos sobre los hondarribiarras.

Por primera vez este verano, una misma trainera ganó las dos regatas del fin de semana. Las dos victorias consecutivas de la Ama Guadalupekoa en Pasaia el domingo 23 de julio y en Getxo el sábado 29, han dado paso a una tacada de cinco triunfos de la Bou Bizkaia: tres en la Liga -Zierbena, Hondarribia y Ondarroa- y las dos jornadas del Campeonato de España el anterior fin de semana. Sin embargo, tanto a bordo de Hondarribia como de Urdaibai hablaron ayer de los «pequeños detalles» que inclinan las victorias hacia un bando u otro. O hacia un tercero, que ayer no fue Orio.

Los aguiluchos se autoeliminaron con un enganchón fatal en la última ciaboga, similar al que sufrieron en el Campeonato de Euskadi en la segunda maniobra. Si entonces salvaron el bronce, ayer retuvieron el tercer puesto a pesar de los diez segundos que entregaron junto a la boya: entraron a tres segundos y salieron a trece. Fue el pequeño detalle que acercó a Urdaibai a estrenarse en el palmarés de la regata de Ondarroa por primera vez.

Urdaibai distancia en cinco puntos a Hondarribia a falta de seis regatas y Zierbena bate a San Juan

Al trabarse, los oriotarras dejaron vía libre para que Urdaibai fuera a babor para colarse en su calle tres y cortar el cordón umbilical que durante casi toda la regata le unió a Hondarribia. Durante más de dos largos, ambos botes parecieron siameses, clavados en el mismo segundo. Con Orio solo dos, tres o cuatro tostas por detrás. No hubo grandes olas que depararan el toma y daca que siempre levanta más pasiones, pero si quiere enseñar lo que son las regatas de traineras a esos amigos turistas de vacaciones por estos lares, póngales el vídeo de la regata de ayer. Cualquier otro de este verano tampoco sería mal ejemplo.

Desde la salida

Urdaibai bogó con cinco cambios respecto al equipo que ganó el sábado -entraron Unai Bilbao, Xabier Zulaika, David Alfaya, Andoni García y el patrón, Vicente Carpintero-. Orio y Ondarroa también rotaron a cinco, Kaiku a cuatro, Zierbena, San Juan y San Pedro a tres, Hondarribia a dos...

A 35-36 paladas, los hombres de Joseba Fernández llegaron a la primera baliza con casi dos segundos sobre Hondarribia y Orio, renta que dilapidaron con una ciaboga algo abierta. Aunque no hubo grandes diferencias entre calles, la uno no era la más deseada. Por ahí habían naufragado antes Astillero y Tirán, y Ioseba Amunarriz trató de evitarla en el segundo largo. Se pegó a la calle dos, pero Carpintero defendió su feudo con el juez atento. El GPS situaba a Orio uno o dos segundos después. Así acabaron el largo y continuaron en el tercero. Hasta que la San Nikolas encayó.

San Pedro acaba séptima al ganar la primera tanda y Ares, octava, aventaja ya en doce puntos a Astillero

Tras la última ciaboga, Hondarribia subió sus revoluciones. Urdaibai aguardó su ataque. Tras casi tres minutos de brega, cayó un segundo a favor de los vizcaínos, que buscaron la calle liberada por Orio. A falta de doscientos metros, cayó la segunda gota al cántaro azul con ambos botes por encima de las 40 paladas. Los de Mikel Orbañanos acabaron casi en la calle cero en otra regata que se les fue al final. Por detrás, Orio se mantuvo a los mismos trece segundos que cedía cuando se libró de la boya. Entregó su candidatura a la bandera, pero no la cuchara en un meritorio último largo que hizo olvidar el bajón del sábado.

San Juan, cerca de Zierbena

La segunda tanda volvió a ser para Zierbena, que cada semana echa más cal y menos arena. Los galipos repitieron su bonito pulso con San Juan del sábado, que, de nuevo, finalizó en el tercer largo. Dados los vatios de la tripulación vizcaína, no es casualidad que de nuevo solo Urdaibai fuera más rápido en esa tercera recta en la que cedió San Juan.

Peor aún lo pasó Ondarroa. Los de Jon Iriondo quisieron agradar tanto a sus vecinos, que fueron víctimas de sus propias ansias. Llegaron a encabezar la tanda en el primer largo, para sucumbir en el tercero.

Más sufrió Tirán, y la tripulación de Juan Mari Etxabe sacó rédito a la discreta actuación de los gallegos. Se descolgaron en el primer largo para descabalgar ya tras la segunda ciaboga. Ambos equipos llegaron al sábado igualados en la sexta posición, que ahora es de color rosa con seis puntos de margen.

La primera tanda rearmó la confianza de San Pedro, alimentó la ilusión de Ares por seguir un año más en la Liga Eusko Label y abrió un poco más las puertas del abismo para Astillero, único exponente de Cantabria. La Libia bogó mejor que el sábado y se hizo con la primera tanda, lo que tuvo como recompensa un séptimo puesto para el que va a haber algo más de tortas el próximo día 31 en la bahía de La Concha.

Los preparados por Mikel Arostegi tuvieron paciencia cuando Ares llevó la iniciativa hasta con dos segundos de ventaja en el tercer largo. Pero su regata a fuego lento la reavivaron en el último largo para batir a Ares. Los gallegos dejaron escapar un punto que parecía importante, pero luego se encontraron con dos más al superar los registros de Ondarroa y Tirán, lo que entierra un poco más a Astillero.

Los de Vasile Matei no aprovecharon el doble regalo de Ares el sábado, y ayer se mostraron como un equipo hundido. Se quedaron de salida y no tuvieron capacidad de respuesta. Ante las cámaras de ETB-1, su delegada Sara Cobo afirmó que «puede que este sea el último fin de semana de pelea. Necesitamos un milagro para salvarnos». Bastante menos requiere Hondarribia para poder con Urdaibai. Apenas un «pequeño detalle» en forma de suerte.

Más

Fotos

Vídeos