Remo

Un segundo que escuece en casa

El patrón de Urdaibai, el bermeotarra Eneko Bilbao, ondea su primera bandera en la ACT, lograda ayer en casa de Hondarribia, su gran rival en la Liga Eusko Label. / F. DE LA HERA

Urdaibai repite triunfo en Hondarribia al superar a la Ama Guadalupekoa en 1.64 segundos

OSKAR ORTIZ DE GUINEASAN SEBASTIÁN.

La cara de Ioseba Amunarriz sobre la popa de la Ama Guadalupekoa en las dos últimas paladas de su tripulación, mirando al cielo sin verlo, con los ojos cerrados, y toda su rabia concentrada en un brazo izquierdo en tensión, era la imagen de la derrota. La fotografía de un segundo puesto que escoció casi aún más a los aficionados que abarrotaban el espigón. Una victoria que se fue a Bermeo por poco más de un segundo. El breve espacio de tiempo que transcurrió para silenciar a una afición enfervorecida que había llevado a los suyos en volandas en los últimos metros.

No fue suficiente para batir a Urdaibai, que sumó su sexta victoria en treinta ediciones de la Bandera de Hondarribia-GP Mapfre. Es también su cuarto triunfo en la presente Liga Eusko Label, lo que supone abrir un punto más de ventaja sobre los hondarribiarras, que ahora se sitúan a cuatro.

El segundo y medio en el que le distanció Urdaibai tuvo un sabor agridulce para Hondarribia. Agrio, porque una derrota siempre es así, al menos amarga. Y dulce, porque en el último largo recortó en más de la mitad los cuatro segundos que cedía en la ciaboga; porque plantó cara en la primera regata sin el lesionado Manex Aldai, y porque demostró algo que había tenido claro durante toda la semana: que la exhibición de Urdaibai en el Campeonato de España no ha sido trasladada a la competición liguera.

San Juan recupera la sexta plaza tras plantar cara a Zierbena en su tanda, y Cabo supera a San Pedro

Ares se enganchó en las dos ciabogas exteriores rompiendo dos remos pero Astillero no lo aprovechó

Urdaibai y Hondarribia se mostraron superiores ayer, en una mar bastante calma, aunque en la zona exterior estuviera algo más sucio. En ese escenario, Orio aguantó algo más de dos largos para ceder en el tercero en una regata en la que la clasificación final fue la misma que la de la general, salvo el intercambio de posiciones entre Ares y Astillero en el pozo de la tabla, tras una tarde aciaga para los gallegos: se engancharon en la baliza exterior en las dos ciabogas, rompiendo en ambas sendos remos, por lo que acabaron el último largo con un remero menos al contar con una sola pala de repuesto. Acabaron a más de 23 segundos de los cántabros, pero entre medias no se coló ningún bote, lo que mantiene a los aresanos con ocho puntos de colchón respecto al descenso directo.

Urdaibai manda sin romper

Joseba Fernández solo rotó un remero respecto al equipo que el domingo ganó el título estatal. El sanjuandarra Beñat Eizagirre suplió al debarra Xabier Zulaika, lo que llevó a Mikel Azkarate a la proa. El plantel ganador fue el siguiente: Iñaki Goikoetxea, Eneko Van Horenbeke, Carlos Mañas, Jon Unanue, Mikel Beaskoa, Eizagirre (babor), Mikel Calleja, David Iglesias, Óscar Viudez, Alain Colunga, Gentza Zubiri, Mikel Ojeda (estribor) y el citado Azkarate. Para salvar el cupo de tres canteranos, en lugar de Vicente Carpintero el patrón fue el bermeotarra Eneko Bilbao, que a sus 21 años logró su primera bandera en la ACT.

Con similares mimbres, el equipo de Joseba Fernández intentó una regata parecida a la de Castro Urdiales. Tras el dominio inicial de Hondarribia y Kaiku, tomó la cabeza en el segundo minuto por la calle cuatro. Sin embargo, su cadencia de 36 paladas no logró esta vez abrir brecha: apenas un segundo, que se mantuvo prácticamente hasta la ciaboga, donde Hondarribia y Orio se le echaron encima por el interior del campo.

Tras la ciaboga, buscó otra vez su minuto de gloria. Sin grandes alardes, lo tuvo. Al igual que hizo en Castro al salir de la primera maniobra, volvió a exprimir el Cantábrico y en apenas un minuto distanció en cuatro segundos a Hondarribia y Orio, y desactivó a Kaiku. La goma de la regata se estiró, pero esta vez no se rompió. Las dos embarcaciones guipuzcoanas recuperaron la elasticidad al final del largo, para virar a solo dos segundos.

En el tercero, nuevo apretón de la Bou Bizkaia. La Ama Guadalupekoa aguantó para girar a cuatro segundos. La San Nikolas sufrió más de la cuenta y sus clavijas saltaron en el cuarto largo. La regata era cosa de los dos primeros de la general. Tras la ciaboga, Hondarribia ya alcanzó las 39 paladas y fue recortando un segundo por minuto. Llegó al minuto final un segundo por detrás, pegada al espigón donde la afición vibró de tal forma que hasta las rocas del rompeolas parecieron cobrar vida. Pero, como en A Coruña o en Lekeitio, se quedaron a un suspiro de Urdaibai.

San Juan, sexta en la general

En la segunda tanda volvió a imponerse Zierbena, pero lejos de la superioridad que lució en su regata. En la segunda ciaboga, San Juan estaba a la par, pero el tercer largo de los galipos resultó colosal. Solo Urdaibai salió más fuerte. Los hombres de Juan Mari Etxabe acabaron a siete segundos largos, por delante de Tirán, por lo que recuperan la sexta plaza en la general. Ondarroa fue siempre cerrando la tanda, quizá pensando en la jornada de hoy (12.00 horas) donde ejercerán de anfitriones en su campo, siempre muy técnico con esa ola que entra prácticamente en diagonal.

Cabo supera a San Pedro

En la primera tanda, la tranquilidad con la que Cabo y San Pedro saben que se mantendrán un año más en la máxima categoría contrasta con los nervios de Astillero y Ares. El ya comentado incidente en las dos ciabogas -en la primera rompió su remo Hadrián Meizoso y en la tercera el espalda Adán Prados, que no pudo remar en el cuarto largo- solo penalizó con un punto a los gallegos. Dieron las gracias a San Pedro, que remontó en el último largo a la San José XV para acabar a cuatro segundos de Cabo, que le supera por un solo un punto en la novena plaza.

Más

Temas

Remo

Fotos

Vídeos