Ramón Alkain se pondrá al frente de la Vasca para evitar su disolución

OSKAR ORTIZ DE GUINEASAN SEBASTIÁN.

De nuevo sobre la campana, la Federación Vasca (FVR) se ha salvado del K.O. que habría supuesto su disolución ante la falta de candidatos a asumir la presidencia. Si en enero de 2017 fue Iñigo Alkain quien dio el paso al límite del plazo -relevó a Juanin Lasurtegi, que a su vez terminó el mandato del fallecido Josetxo Fernández Vaqueriza-, tras la dimisión de este el pasado diciembre ha sido su vicepresidente, Ramón Alkain, quien ayer dio el sí en la asamblea general extraordinaria que tuvo lugar en la Escuela Universitaria de Eibar con el «debate disolución de la FVR» como único punto a tratar.

Junto al resto de componentes de la junta directiva anterior, Ramón Alkain (Aia, 1965) había mantenido sus funciones para continuar el trabajo federativo tras la renuncia de Iñigo Alkain -entre ambos no mantienen parentesco alguno pese a la coincidencia de apellido-.

Estos meses han sido varias las gestiones realizadas desde clubes e instituciones para tratar de dar con un candidato pero sin llegar a cristalizar. La última, procedía de Lutxana. Al final, sobre la bocina, se ha presentado Ramón Alkain. Deberá formar una junta directiva de su confianza.

Natural de Aia y directivo en su día en Orio, entre 2006 y 2016 permaneció en la junta directiva de la Federación Guipuzcoana. Desde enero de 2017, había venido ejerciendo de vicepresidente de la Vasca, manteniéndose como asesor en la territorial.

Autonómico de bateles

Un total de 93 embarcaciones pertenecientes a doce clubes de Bizkaia y once de Gipuzkoa tomarán parte este de semana en el Campeonato de Euskadi de bateles en Legutio. En la categoría sénior femenina participarán Hernani, Tolosaldea, Hibaika, San Juan, Getxo y Kaiku; y en la masculina, Donostiarra, Zierbena, Santurtzi y Kaiku.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos