Remo | Liga ACT

Orio golpea primero... y contundente

La San Nikolas realiza una ciaboga, con Endika Alberdi en la proa y Gorka Aranberri en la popa. Los aguiluchos disfrutaron en el ayer complicado campo de Zarautz.
La San Nikolas realiza una ciaboga, con Endika Alberdi en la proa y Gorka Aranberri en la popa. Los aguiluchos disfrutaron en el ayer complicado campo de Zarautz. / UNANUE

La San Nikolas saldrá hoy con 15 segundos de renta sobre Urdaibai y 19 sobre HondarribiaLos amarillos aprovechan su fortaleza y su calle para encarrilar la Bandera de Zarautz, mientras la Bou Bizkaia aleja en otro punto a los bidasotarras

OSKAR ORTIZ DE GUINEA SAN SEBASTIÁN.

La Bandera de Zarautz es grande por muchos detalles, como su enclave y su propia historia, y es especial por ser la única de la Liga Eusko Label que se disputa a doble jornada. No concede celebraciones antes de tiempo. Hay que rematar la faena. Por ello, la alegría de Orio fue contenida ayer, aunque su regatón bien mereciera un poco de desenfreno en la Aste Nagusia zarauztarra.

Pero los de Jon Salsamendi se ducharon, cenaron y se acostaron. Pocas veces se duerme en esta regata sobre un colchón de 15 segundos, desventaja que se dejó Urdaibai. Hondarribia acabó a 19. En sus últimas victorias en la Bandera de Zarautz, Orio afrontó la segunda jornada con menos ventaja. En 2010 partió con algo más de un segundo largo sobre Castro y Astillero. En 2006 disponía de 2.13 sobre Hondarribia y 4.64 sobre Urdaibai. En 2002 fueron prácticamente siete sobre Urdaibai y 23 sobre Pasai Donibane.

Hay que remontarse a 2001 para encontrar un golpe aguilucho del calibre del de ayer. Entonces aventajó el primer día en 17 segundos a San Juan, que al día siguiente les dio un gran susto al ganarles por casi 14. Ese día, Hondarribia se impuso el segundo domingo recortando 27 de los 36 segundos de lastre con los que soltó la estacha.

San Juan vuelve a ser sexta y San Pedro, séptima, se acerca a tres puntos de la octava plaza de Ondarroa

Estos precedentes mantienen a los oriotarras con las orejas tiesas, pues hoy se esperan unas condiciones similares a las que tuvo ayer la regata matinal de la Liga ARC-1 en el mismo escenario. Por lo que todo es posible, y en buena medida comenzará a ganarse o perderse según el tino de los delegados a la hora de extraer la bola en el sorteo de calles.

La primera jornada deja unas diferencias inesperadas, pues este año solo se habían registrado en el Campeonato de España. No en esta Liga. Por el respeto que se vienen ganando en el agua la Bou Bizkaia y la Ama Guadalupekoa estos últimos años, la bandera está entre estas tres trai-neras. Zierbena, que ocupó la cuarta plaza, acabó ya a 46. Sí, sí, 46.

Estas desventajas obedecen a la gran actuación de la San Nikolas, que golpeó primero y muy fuerte. Pero también a la dificultad que entrañaba el campo de regateo que, con la marea bajando -la bajamar era a las 21.40 horas- y el viento juguetón, deparó diferencias tanto entre calles como entre tandas.

La diosa Fortuna volvió a ser rácana con Hondarribia a la hora de repartir las calles. Les tocó la cuatro, la menos deseada ayer por la tarde. Verles botar de brankas desde las primera paladas ya vislumbró una tarde complicada a bordo de la Ama Guadalupekoa. Al igual que Urdaibai, al minuto de regata los de Mikel Orbañanos ya cedían casi cuatro segundos respecto a Orio. Aunque llegaron a alejarse más, en la ciaboga los aguiluchos solo eran cuatro segundos más rápidos.

Su ventaja se amplió en el segundo largo. Nada más enfilar la trainera de nuevo hacia Zarautz, los oriotarras miraron a la mar y el coqueteo con las olas los dejó con casi tres traineras de ventaja a mitad de largo. Hondarribia vivió a continuación un momento crítico, al verse a cinco botes de la cabeza, por detrás incluso de Kaiku, para rehacerse al final de largo y acercarse a Urdaibai.

En el tercero, las olas volvieron a ser un parapeto para las tripulaciones. Hubo que golpear, golpear y golpear hasta derribar el muro de mar en la ciaboga. Orio lo hizo a 33-34 paladas, una más Urdaibai y casi dos más Hondarribia. Las ventajas aún se mantuvieron. Kaiku, que se dejaba ya más de 20 segundos, era la cuarta mejor trainera del día.

En el último largo, las empopadas vinieron a recordar que no todo está tan decidido como se podría deducir de la amplitud en la que se mueve Orio. Los aguiluchos sacaron partido de las primeras olas del largo, se fueron hasta los 17-18 segundos por delante, pero la sombra de Urdaibai asomó a doce segundos de la la popa aguilucha -ambas por la calle dos-. Sin embargo, Orio volvió a estirar el colchón en el tramo final, en el que Hondarribia echó el resto para al menos recuperar un punto al líder. No tuvieron éxito.

Los oriotarrras ganaron ayer con: Jon Albizu, Iñigo Mujika, Paul Galdiz, Jon Agirrezabala, Oier Aizpurua, Aritz Lizarralde (babor); Josu Indo, Unai Etxeberria, Iñaki Elorza, Alexander Esteban, Xabier Arregi, Bersaitz Azkue (estribor), Endika Alberdi de proel y Gorka Aranberri.

San Juan y San Pedro

Por su parte, San Pedro volvió a imponerse en la primera tanda, como hizo el domingo en Ondarroa. En ambas regatas, los de Mikel Arostegi han sido séptimos, lo que alimenta su ilusión para la clasificatoria de la Bandera de La Concha. Ayer, además, acertaron empopando. Los morados van a tratar de enjugar la desventaja que tienen sobre el octavo puesto de Ondarroa, que permitiría remar las dos últimas jornadas de septiembre. Si la Libia birló tres puntos a Ondarroa, los ladrones les robaron seis mochilas de la furgoneta mientras comían antes de la regata. Las bolsas aparecieron después, pero sin dinero y sin algún pulsómetro. Esa primera tanda tuvo algo menos de viento, y Astillero y Ares se auparon al octavo y noveno puesto, poco consuelo para los cántabros.

Si los morados parecen en el mejor momento del verano, lo mismo se puede decir de sus vecinos, que suman tres sextos puestos consecutivos. San Juan pedía algo de mar para tratar de tener más opciones de sorprender a Zierbena, y demostró que sus deseos eran fundados. Su primer largo fue muy bueno, también el segundo, pero los galipos enlazaron varias olas para desplegar sus velas en el tercer largo.

Más

Fotos

Vídeos