Remo

El remo más allá de las traineras

El ocho de Hondarribia, en acción el domingo en el Nervión./CELES BRATOS
El ocho de Hondarribia, en acción el domingo en el Nervión. / CELES BRATOS

Pese a sus éxitos en banco móvil, los técnicos admiten el peso del verano en el balance del club

OSKAR ORTIZ DE GUINEASAN SEBASTIÁN.

Para muchos puristas, el remo es banco móvil. Y dentro de esta modalidad, la categoría reina es el ocho con timonel. Aunque la ACT y la Bandera de La Concha acaparen la atención por parte de medios de comunicación y aficionados, la temporada arraunlari va más allá. Con los bateles ya descolgados de las baldas, el calendario ya ha repartido los títulos de Gipuzkoa y Euskadi de larga distancia en banco móvil. En el caso autonómico, con récord de participación en la categoría sénior masculina.

«En dos años hemos introducido cuatro chicos nuevos; el ocho es bueno para trabajar con jóvenes» Mikel Orbañanos, entrenador de Hondarribia

Hasta siete botes tomaron parte el domingo en el Nervión. Desde que el campeonato vasco se creó con seis clubes en 2010 -no confundir con el certamen tradicional de distancia olímpica en primavera-, el de este año es el concurso más nutrido. Las dos ediciones anteriores salieron cuatro. En 2014, tres. No hubo ochos femeninos, que en el Campeonato de Gipuzkoa se limitó a Santiago (oro) y Ur Kirolak.

«Se agradece una participación tan alta», resaltan Juan Zunzunegui, Mikel Orbañanos y Jon Salsamendi, entrenadores de los ochos que subieron al podio: Zierbena, Hondarribia y Orio. Los tres técnicos fueron contrastados 'movileros' desde categorías inferiores.

En el caso de los guipuzcoanos, su presencia en Bilbao obedecía a la gran tradición de sus clubes en el móvil. Los bidasotarras no han fallado a ninguna edición de este campeonato. Orio falló en 2016, cuando su ocho se limitó a la primavera.

«El móvil siempre ha sido la base de la cantera de Hondarribia», explica Orbañanos. «Requiere mucha técnica y viene bien para trabajar con los jóvenes y forjar a los remeros», añade. En esta línea se expresa también Salsamendi, aunque entiende que es «complicado preparar el ocho en categoría sénior. De cara a los campeonatos tratas de salir algún día al agua para competir lo más dignamente posible, pero la preparación va enfocada a la trainera».

«De cara a los campeonatos sales algún día con el ocho, pero la preparación va enfocada hacia la trainera» Jon Salsamendi, Entrenador de Orio

«En octubre se nos medirá por los resultados del verano», concluyen ambos, pero «los clubes queremos cuidar el móvil, y también los bateles y trainerillas. No es fácil por la trascendencia de la trainera».

La incursión del ocho de Zierbena es más puntual. Obedece al cariño de Zunzunegui hacia esta modalidad y al hecho de contar con varios remeros que proceden de ella. No tienen ni embarcación, que se la cedió Astillero el pasado jueves. «Al haber hecho móvil tantos años, no nos cuesta acoplarnos. Dentro de la preparación de la trainera, nos cuadraba el campeonato», señala el gallego. No piensa en volver a sacar el ocho. «En principio no, porque el club le da importancia a los bateles y trainerillas», botes en los que Zierbena ha brillado en los últimos años. Hondarribia y Orio se dosifican más con los barcos pequeños, en los que «preparamos sobre todo los campeonatos» y no tanto la liga, en la que San Juan, por ejemplo, se vuelca más sin hacer móvil en categoría sénior.

«No tenemos intención de hacer más móvil, porque el club le da importancia a los bateles y trainerillas» Juan Zunzunegui Entrenador de Zierbena

Hondarribia y Orio, renovados

Hasta el triunfo de Zierbena el domingo con un ocho con 30,5 años de edad media, Hondarribia y Orio se habían repartido todos los títulos. Es curioso que su dominio no es sinónimo obligatorio de una continuidad en sus nombres. Del ocho bidasotarra campeón en 2013, solo siguen Beñat Egiazu e Iñigo Sagarzazu. «El año pasado hicimos debutar dos séniors de primer año (Patxi Arburua y Beñat Amunarriz) y este año, otros dos (Julen Iridoy y Gorka Sánchez)», apunta Orbañanos. «Tratas de dar salida a los jóvenes. Así se van haciendo. Intentas lograr el mejor resultado, pero también miras otros detalles», puntualiza.

Similar es el caso de Orio. Del bote campeón en 2014, permanecen el internacional Imanol Garmendia y Unai Lizarralde, y han ido dando entrada a jóvenes como Martxel Aldai o Aritz y Jon Lizarralde. Salvo este último, de 18 años, el resto se ha ido asentando en la primera trainera, el termómetro de la temporada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos