Los ochos de Hondarribia y Orio, ante la amenaza vizcaína

OSKAR ORTIZ DE GUINEA SAN SEBASTIÁN.

Un total de siete ochos sénior, la cifra más alta de los últimos años, disputarán mañana en Bilbao el Campeonato de Euskadi de larga distancia de remo olímpico. La regata reunirá a un total de 61 embarcaciones -16 más que en la pasada edición- y 248 deportistas. Comenzará a las 10 de la mañana y acabará poco después de las 11.45 horas con la categoría reina. El recorrido a salvar será de 6.000 metros, salvo para los cadetes, que harán 4.000. Para unos y otros, la meta estará frente al ayuntamiento.

Resulta llamativa la nutrida presencia de ochos sénior, siete, tres más que en 2017. Repiten Orio, Hondarribia, Zierbena y Getxo -clasificados por este orden el año pasado en Orio- y se suman Ur Kirolak, Santurtzi y Kaiku. Los aguiluchos prevén repetir el equipo que el pasado sábado ganó ante su afición el título de Gipuzkoa, mientras Hondarribia podría recuperar a Sagarzazu, baja de última hora en el Oria.

Sus técnicos, tanto Jon Salsamendi como Mikel Orbañanos, advierten de que la regata «es una incógnita», dadas las alturas de la temporada. El campeonato llega un mes antes que hace un año. «Aún estamos muy justos para afrontar un esfuerzo de tanta intensidad, pero para los rivales será similar», coinciden.

Mientras Orio y Hondarribia, con varias caras nuevas respecto al equipo de hace un año, ya se han medido entre sí -también con Urki-, el rendimiento del resto es más una intuición. «Santurtzi y Zierbena tienen varios remeros que proceden del móvil. Y si Kaiku se presenta, será porque puede estar en la pelea».

Además de la corriente del Nervión, que será contraria al sentido de la regata, el viento puede ser otro hándicap para las embarcaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos