La moda se abre paso en el remo

La plantilla femenina del club Arraun Lagunak Donostia, con la actual equipación deportiva. / DV

La diseñadora Iraia Oiartzabal reinventará el maillot de la trainera femenina de Arraun Lagunak

ELENA VIÑAS SAN SEBASTIÁN.

Más que un trabajo, el encargo realizado por los responsables del club de remo Arraun Lagunak Donostia a la diseñadora pasaitarra Iraia Oiartzabal representa todo «un reto». Así coinciden en definir la colaboración que acaban de iniciar hace escasos días y que promete dar sus frutos antes de final de año, cuando se presente el nuevo platanito que lucirán en 2018 las remeras que en la actualidad compiten en la liga Euskotren.

«Va a dejar huella en la historia del mundo del remo», augura Elena Gurrutxaga, directiva de Arraun Lagunak, quien destaca el paso que pretenden dar en favor de la igualdad con la reinvención del tradicional maillot elástico que lucen en las regatas sus deportistas. Según explica, «toda la equipación que hemos ido creando en estos tres años que llevamos con la trainera femenina ha sido ideada para comodidad de ellas. Todo ha sido decidido con ellas. Éste va a ser un detalle importante».

Dispuestos a dar «un paso más» en favor de la visibilidad del remo femenino y, sobre todo, de la igualdad, decidieron contactar con Iraia Oiartzabal para cambiar una prenda que desde hace décadas está enfocada al cuerpo de los hombres. «Adaptarla a las mujeres es un símbolo importante y más recurriendo a una diseñadora que en muy poco tiempo se ha hecho un nombre importante en la moda. Era la persona ideal para hacer este trabajo», asegura Gurrutxaga.

Las remeras conocieron la noticia este pasado domingo, tras la regata que disputaron en aguas de Zierbena. «Cuando se lo conté, les hizo mucha ilusión», señala su delegada, Itziar Eguren, quien también remó dos décadas atrás en las tostas donostiarras. «Desde entonces, el platanito ha evolucionado. Antes sólo había el de chicos y las madres nos tenían que andar cogiendo los tirantes y haciéndonos arreglos, porque se nos veía todo. El material también era más gordo. Ahora, por lo menos, hay una versión para chicas, con forma en las caderas», declara.

Eguren considera que el mono que diseñe Iraia Oiartzabal supondrá «un regalo» al esfuerzo que ha llevado a la trainera femenina a lograr destacados triunfos en apenas tres años y sin recurrir a fichajes. «Es un reconocimiento», asevera.

Fuera «de lo normal»

Igual de «ilusionada» se muestra la joven diseñadora, distinguida recientemente con el Premio Max al mejor diseño de vestuario por la obra Oskara. Tras la creación de su firma de alta costura y ceremonias y la de Komorebi, Oiartzabal se embarca en un ámbito nuevo. «El proyecto me encanta. Tengo varias ideas ya, aunque todavía me tengo que reunir con las remeras. Me gustaría darle una vuelta al diseño del mono, porque nunca se ha planteado otra cosa, y también al estampado», confiesa.

Su intención es «hacer algo que se salga de lo normal», para darle un aire diferente y que llame la atención. «Se trata de crear una marca con la que se den a conocer más en la sociedad, porque aún no están al nivel que los equipos de chicos. A pesar de que han crecido en un tiempo récord, pueden hacer mucho más y si además llaman la atención por su vestuario, mejor. ¡Que hablen de ellas!», apostilla.

Fotos

Vídeos