Remo | Liga Euskotren

«¡San Juan, San Juan! Ha ganado San Juan!»

La foto-finish ha dejado en casa la Bandera Diputación de Gipuzkoa y a Hibaika con la miel en los labios por apenas 26 centésimas

OSKAR ORTIZ DE GUINEA

Seguir una competición de traineras entre los aficionados reconforta a cualquiera. El bar Sanjuandarra, con fotografías de distintas épocas de su trainera en cada rincón y una televisión para seguir la regata, es un lugar inmejorable. A apenas unos metros de las instalaciones de San Juan y del campo de regateo pasaitarra. Los aficionados van del bar a la barandilla y vuelta a la tele, casi con mayor celeridad que Ricardo y Kontxi despachan cañas y verdejos. El ambiente no es festivo, pues Hibaika lleva su proa un segundo por delante de la Batelerak durante toda la regata. A 600 metros de la meta, ambos botes se emparejan, por encima de las 40 paladas por minuto. La Madalen viene pegada a tierra y al cruzar la meta la primera impresión es que ha ganado la I Bandera Diputación de Gipuzkoa. «¡No, no, no!», coinciden algunas voces y varios gestos negativos con la cabeza.

En la tribuna de delegados la sensación es similar. En el agua, las tripulaciones de San Juan e Hibaika aguardan incrédulas el veredicto de los jueces. No hace falta que lo confirme nadie. En cuanto las bateleras saltan como un resorte, la clientela estalla: «¡San Juan, San Juan! ¡San Juanek irabazi du!».

Relatar una nueva derrota de Hibaika resulta casi tan duro como su propio sometimiento, esta vez por 26 centésimas. Otra vez con suspense, como una semana antes en Castro Urdiales. En el balance de cuentas, once a uno ganan las sanjuandarras. En el agua, la diferencia es bastante menos, pero hasta la fecha el verano se ve de color de rosa.

La regata ha resultado tan dura como preciosa. Conscientes de que gran parte de las derrotas que las bateleras han cosechado durante sus años de dominio han llegado en su casa, Hibaika-Jamones Ancín ha salido a por todas, buscando que la ansiedad y la precipitación se sumaran a los nervios previos de sus rivales.

En la txanpa inicial, Hibaika ha sacado un segundo a San Juan-Iberdrola, mientras Orio-Babyauto y Arraun Lagunak se iban acomodando en sus asientos habituales, los del tercer y el cuarto puesto, respectivamente.

Tras la ciaboga, Hibaika ha seguido porfiando, con un segundo de renta. Tras la segunda ciaboga, ya en el minuto ocho, ha sumado un nuevo segundo a su favor. Ahí ha comenzado a ganar San Juan, que ha demostrado aplomo para mantener su remada a 37-38 paladas. No ha sido fácil remontar en tan poco tiempo y en unas aguas tranquilas, pero en apenas un minuto las dos proas estaban a la par, con 600 metros por delante y ya a 40 paladas por minuto. Una barbaridad. Y a esos ritmos, solo 26 centésimas. Un trago de buen remo en el bar.

Fotos

Vídeos