Diario Vasco

remo

Ondarroa y Ares toman la delantera a Donostiarra

La Torrekua II culmina en Bermeo los últimos metros del largo de popare.
La Torrekua II culmina en Bermeo los últimos metros del largo de popare. / MAIKA SALGUERO
  • La Antiguako Ama acaricia el ascenso a la ACT tras ganar en Bermeo, donde la pericia gallega obliga hoy a los donostiarras a remontar en Portugalete

Donostiarra va a necesitar otra proeza. Ya lo hizo en la Liga ARC-1, cuando a falta de dos jornadas tenía cuatro puntos menos que Getaria, pero logró remontar a los de Gorka Etxeberria para optar ahora al ascenso. Para conseguirlo, este mediodía están obligados a recuperar a Ares 12.78 segundos o a que Ondarroa o Portugalete se cuele entre ambas traineras siempre que la Torrekua II acabe por delante, dado que el cómputo de tiempos de las dos jornadas solo será decisivo para resolver posibles empates a puntos.

Donostiarras y aresanos se jugarán este mediodía (12.00 horas) en Portugalete una plaza de ascenso a la ACT, porque la otra parece tener el nombre de Ondarroa, que ayer salió airosa del maremoto de Bermeo con seis segundos de ventaja sobre Ares, 18 sobre Donostiarra y 33 sobre Portugalete, que se dejó todas las opciones y hoy emprenderá en medio de un mar de dudas el camino de regreso a la Liga ARC-1 junto a Zumaia.

Los gallegos fueron la sorpresa positiva de la contrarreloj que abrió ayer el play off. Se encontraron en Bermeo un campo más propio de la bravura del Atlántico que de las, esta temporada, plácidas aguas cantábricas. En todo el año, las embarcaciones de la ACT y la ARC-1 no se habían topado con una mar tan brava.

Con una tripulación muy ligera que en la Liga Galega ya había dado muestras de crecerse en la mar, Ares exprimió su escaso peso y se amoldó como un guante a las exigencias del campo bermeotarra. Con su entrenador, Agustín Fernández, como patrón, la Santa Olalla soltó un segundo largo fabuloso en el que construyó la muralla de segundos tras la que hoy defenderá su suerte.

En la segunda ciaboga, Ares marcó el mejor tiempo. Sí, el mejor: con cuatro segundos sobre Ondarroa, trece sobre Donostiarra y ¡veinte! a Portugalete. Las dudas que los jarrilleros habían demostrado en las últimas semanas -recurrieron a José Luis Korta en dos entrenamientos- se confirmaron ayer en una tripulación superada por la situación.

Tercer largo de Donostiarra

Donostiarra -como todas- sufrió ayer. Botona con las olas de proa, se defendió en el primer largo, pero en el segundo se vio muy incómoda en el ojeaje bermeotarra. Su mejor momento llegó en el tercer largo, en el que marcó el mejor parcial y se situó a siete segundos de Ares -a la que recortó seis segundos- y Ondarroa, que calcaban su registro. Portugalete ya era carne de la ARC.

El último largo de popare tampoco fue mucho mejor que el anterior, y los entrenados por Joserra Mendizabal no pudieron finiquitar la remontada que necesitaban para llegar con algo más de aire a la jornada de hoy. Ondarroa, por su parte, firmó el mejor largo y puso pie y medio en la élite.

Tras su gran año, a los hombres de Jon Iriondo les queda dar el último paso en la contrarreloj de hoy. Una de las claves será la recuperación, con menos de 24 horas entre las dos regatas, algo que en la ARC-1 no suele suceder como en la ACT.

Sobre el papel, Donostiarra debe superar a hoy a Ares en la ría portugaluja, pero los casi trece segundos concedidos a los gallegos es un lastre del que no será fácil desprenderse en una contrarreloj en la que los gallegos saldrán por detrás.

Si no dan la vuelta a esos 12.78 segundos, Portugalete puede convertirse en el juez de la liga para restar un punto a los gallegos, que llegaron al play off con la única idea de disfrutar la experiencia y apurar su opción. Hoy la exprimirán en su duelo con Donostiarra.