Remo

La última ola da una tregua a Hondarribia

La Ama Guadalupekoa supera por solo tres centésimas a Orio, que se quedó a un suspiro de remontar en Getxo

OSKAR ORTIZ DE GUINEA

Pruebe, estimado lector, a cronometrar un pestañeo. Si está lo suficientemente ágil con el dedo, el resultado rondará como mínimo las tres décimas de segundos, según conviene la comunidad oftalmológica. O, lo que es lo mismo, 30 centésimas. Diez veces más que el tiempo en el que Hondarribia superó ayer en Getxo a Orio. Tres centésimas. ¿Un suspiro? Pruebe a calcularlo, y comprobrará la cantidad de intervalos de tres centésimas que caben en un suspiro.

La historia ha demostrado una y otra vez que la mar siempre termina reclamando lo que fue suyo. Del mismo modo, también acaba sacando a flote lo que no le pertenece. El martes le arrebató a Hondarribia el Campeonato de Euskadi con una última ola que catapultó a Urdaibai en Lekeitio. En Getxo, la mar también extendió una alfombra roja a Orio-Babyauto en las paladas finales, pero esta vez esa última ola concedió una tregua a Hondarribia. Por tres centésimas. Diez veces menos tiempo que un parpadeo.

A la San Nikolas le faltó un metro para sumar una victoria parecida a la que logró en Santander, con Urdaibai como víctima. Los bermeotarras ayer no pudieron protagonizar el video-finish, que llegó pleno de suspense. Más de tres minutos debió posponer su celebración la tripulación de Hondarribia hasta que los jueces pudieron confirmar su victoria, la segunda consecutiva, algo que no lograba desde el 30 y 31 de julio del año pasado, cuando dominó en Pasaia y Zumaia. Su tacada le permite situarse a solo dos puntos de Urdaibai en la clasificación general de la Liga Eusko Label, tras el tercer puesto de los txos ayer.

Debut de Xabier Etxebeste

Si el pasado domingo sumó su quinto triunfo consecutivo en Pasaia, ayer firmó el cuarto seguido en Getxo. Coincidió con el debut en la Ama Guadalupekoa de Xabier Etxebeste, inédito este año con motivo de la mononucleosis que sufrió desde diciembre.

Desde los primeros metros, los focos de la victoria volvieron a centrarse en Hondarribia, Orio y Urdaibai. Kaiku se descolgó por la calle cuatro. Por la uno, algo comprometida por el rebote de las olas contra el espigón, los de Bermeo no pudieorn marcar la diferencia de brankas. Fue Orio quien tomó el mando de las operaciones en los primeros compases, con uno y dos segundos de ventaja, pero Hondarribia se echó encima en la primera ciaboga. Urdaibai solo se dejó un segundo más.

La mar no concedía las olas vivas del martes en Lekeitio, pero sí unas ondas dóciles sobre las que había que apretar para sacarles partido. Para ello, las cuatro embarcaciones tendieron a estribor y se metieron en la calle vecina. Orio y Hondarribia volvieron a sacar a relucir su clase en popare, donde la Bou Bizkaia, por la calle bidasotarra, se apartó del mano a mano guipuzcoano.

El duelo fue brutal en el tercer largo. Los verdes trataron de hace daño a 36 paladas, pero los amarillos respondieron a 35. Sus proas prácticamente se mantuvieron a la par, hasta que en la ciaboga Hondarribia se adelantó en un abrir y cerrar y ojos. Con una ciaboga algo más abierta, salió más rápido y se adelantó en dos segundos, que pronto Orio redujo a uno.

El triunfo se iba a jugar en popare, que se convirtió en un toma y daca. Las olas que entraban por estribor llegaban antes a Orio, lo que le permitía ponerse a la altura de Hondarribia, que otra vez abría un segundo o dos de brecha cuando le alcanzaba el empujón marino. A partir del minuto 18, la bandera comenzó a teñirse de verde. En el minuto 19, Orio cedía ya cuatro segundos. Pero faltaba esa última ola tran cuel con Hondarribia el martes en Lekeitio, y tan benévola con los de Mikel Orbañanos ayer en Getxo.

El oriotarra alineó ayer a Julen Castrillón , Beñat Egiazu, Iñaki González, Xabier Etxebeste, Urko Redondo, Alex Udabe (babor); Iñigo Sagarzazu, Bikendi Alza, Iker Marizkurrena, Gari Uranga, Iñigo Vertiz, Agoitz Irazoki (estribor), Gonzalo Carrión de proel y Ioseba Amu narriz de patrón.

San Juan y San Pedro

Tirán pudo brindar el triunfo en la segunda tanda a Javier Parada Fernández, quien fuera socio fundador y presidente del club en los 80, fallecido ayer. Los gallegos superaron por diez segundos a San Juan, para acabar quintos y sextos. Pese a bogar por la desagradecida calle uno, la Erreka mostró su proa en el primer largo, pero claudicó en el segundo ante la Mar do Con, cuando en la aproximación a la ciaboga se encontró la mar más noble que en el pasillo sanjuandarra.

Los de Juan Mari Etxabe se defendieron en el tercer largo a 35 paladas, dos menos que Tirán, que tras la última ciaboga estiró ya su ventaja. La serie la completaron Zierbena y Ondarroa, que se vieron superadas por San Pedro, que ganó la tanda inicial.

Por 21 centésimas, la Libia arrebató a los galipos un séptimo puesto que les permite adelantar a Cabo y acercarse a cuatro puntos del octavo puesto de la Antiguako Ama. Los de Mikel Arostegi tomaron la cabeza tras la txanpa inicial y culminaron su dominio por la calle tres para doblegar a Cabo, Ares y Astillero, que volvió a ser colista.

Hoy, Zierbena y Lekeitio

Hoy se disputarán dos nuevas regatas. Por un lado, la Liga Eusko Label alcanzará este este mediodía (12.00 horas, ETB-1) su décima jornada, todas ellas en el mes de julio, con la disputa de la Bandera Petronor en Zierbena, donde San Juan defiende su victoria de hace un año.

Por otro lado, a la misma hora tendrá lugar en Lekeitio la Ikurriña de El Correo-Gran Premio BBK, en la que Donostiarra saldrá un día más como líder de la Liga ARC-1 en busca de su tercera victoria seguida tras las dos logradas en Pedreña.

Fotos

Vídeos