Remo | Bandera Giroa Veolia

Un espectáculo de realidad virtual

Los remeros de Orio celebran su victoria en La Concha
Los remeros de Orio celebran su victoria en La Concha / S. Santos

Orio suelta dos últimos largos colosales para batir desde la segunda tanda a Urdaibai y Hondarribia en Donostia

OSKAR ORTIZ DE GUINEA

Sobre las diez de la mañana, Xabier Etxebeste paseaba tranquilo por el Paseo Nuevo rumbo al muelle donostiarra. Durante la semana, la cabeza del remero donostiarra es una centrifugadora que se pregunta cuándo será capaz su organismo de borrar la pesada huella que dejó una maldita mononucleosis. Al saber que ayer tampoco iba a competir con al Ama Guadalupekoa, camina sin mariposas en el estómago. La mente limpia. Para sucia está la mar. «Está movida ahí fuera. Habrá que saber aprovechar las olas». El triunfo de Hondarribia la víspera está aún reciente. «En la ría, dependíamos de nostros e hicimos lo que estaba en nuestras manos». Y, de nuevo, la mirada a la bahía. «Hoy dependes de remar, pero también de la suerte. Si te toca la calle uno, tienes fiesta».

Un fiestón fue lo que en la segunda tanda organizó Orio en ese primer andén. Su maestro de ceremonias fue Gorka Aranberri, que jugó con la mar como una estrella de rock con su público. Nadie daba un duro por los aguiluchos a las diez y media de la mañana, con las calles ya repartidas. Tenían el convencimiento de que se habían llevado la peor parte. Esa calle uno que detestaría cualquiera que asomara la cabeza por la barandilla. Terminaron honrando a la 'avenida de San Pedro', por donde lograron su última Concha.

Ibon Huegun, presidente amarillo, era más cauto. «Lo que a primera hora parece una cosa, luego puede cambiar. En Portugalete nos tocó la calle que nadie quería, y luego no fue mala». Quizá la uno tampoco lo fuera ayer. «Es difícil hacer un análisis de lo que ha sucedido», señalaba Joseba Fernández, entrenador de Urdaibai. Los vizcaínos encararon el último largo con nueve segundos sobre Hondarribia, y con Orio a siete según el GPS. Ganaron la tanda de honor, pero la San Nikolas les dejó sin bandera y con cara incrédula.

Ondarroa vuelve a lucirse para ser cuarta, mientras San Pedro se defiende pese a romper el espaldín

San Juan, quinta, gana la primera tanda, en la que Tirán se pasó 25 segundos enganchados con la baliza

El único análisis inequívoco fue que ganó la cuadrilla aguilucha, en una tanda que quizá tuvo una pizca de viento menos. Quizá. Lo que cuentan son sus dos banderas en cuatro regatas. Ambas en domingo, fiesta segura en Orio. Ayer con seis cambios respecto al equipo que fue quinto en el Oria. Jon Salsamendi desembarcó al joven y ligero plantel del banco móvil, y cargó pólvora. Repitió el equipo que ganó en Portugalete, con el solo cambio de Joritz Etxeberria en lugar de Oier Aizpurua.

Jon Albizu, Iñigo Mujika, Paul Galdiz -que cumplía 32 años-, Jon Agirrezabala, Etxeberria, Ibon Arruti (babor); Josu Indo, Unai Etxeberria, Iñaki Elorza, Alex Esteban, Xabier Arregi, Bersaitz Azkue (estribor), Endika Alberdi de proel y Gorka Aranberri de patrón.

«La diferencia la ha marcado Aranberri». Este mensaje lo recibimos desde la Batería de las Damas en Urgull y también desde una embarcación en el agua. El zarauztarra se encogía de hombros al final, tras traer la San Nikolas más derecha que un cohete. «Hemos ido a gusto, la verdad». Durante ocho minutos, pelearon de tú a tú con Ondarroa y San Pedro. Pero de pronto Aranberri le dio al 'on' y, como en un videojuego, la San Nikolas se conectó y se puso a empopar todas las vagas que encontró en los últimos 300 metros hasta la segunda ciaboga.

El tercer largo fue colosal. Solo Urdaibai les igualaría. Pero en su tanda sacó 15 segundos a Cabo, 16 a Ondarroa y 20 a San Pedro -al proel, Alberto Iñurrategi, se le rompió el espaldín y la segunda ciaboga fue una rotonda y condicionó a la Libia-. Los oriotarras abandonaron la trampa de la calle uno y por la dos -más limpia- dieron un recital de brankas. «Ha sido importante poder salir de la calle uno», valoró Aranberri.

1 Bandera Giroa Veolia

PuestoTraineraTiempoTanda
1Orio21 minutosSegunda tanda
2Urdaibaia 3 segundosTercera tanda
4Ondarroaa 38Segunda tanda
3Hondarribiaa 8 Tercera tanda
4Ondarroaa 38Segunda tanda
5San Juana 47Primera tanda
6Kaikua 51Tercera tanda
7San Pedroa 54Segunda tanda
8Tirána 56Primera tanda
9Caboa 1:3Segunda tanda
10Aresa 1:13Primera tanda
11Zierbenaa 1:29Tercera tanda
12Astilleroa 1:45Primera tanda

Para el viaje de regreso, el patrón aguilucho enfiló de nuevo hacia la calle dos. Incitó a la mar como un mozo al toro en sanfermines, y el Cantábrico los llevó en volandas. Casi sin bajar de 39 paladas. De ola en ola. Siempre en la cresta. La calculadora del sistema de puntuación al mejor patrón dio tres puntos a Ioseba Amunarriz, otro lobo de mar; dos a Vicente Carpintero, que sufrió lo suyo en el segundo largo para enderezar por tres veces a la Bou Bizkaia; y uno a Daniel García, de Cabo. La popa aguilucha fue ajena a esa realidad. Orio participó en un espectáculo de realidad virtual.

Urdaibai-Hondarribia

La tecnología hoy permite seguir tres tandas a la vez, y el regatón de Orio estuvo presente en la tanda de honor. Hondarribia y Urdaibai se buscaron, y se encontraron, alternándose en cabeza. En ese cuerpo a cuerpo, Zierbena no duró ni medio largo. Con cuatro cambios en el bote, los galipos dieron otra de arena. Y van dos: undécimos en Portugalete y ayer. Kaiku resistió por más de cuatro minutos, sextos al final.

El minuto de oro llegó en el segundo largo. Tras virar casi a la vez, al salir de la maniobra, Hondarribia dio un hachazo. Urdaibai cedió cuatro segundos en un tramo de zozobra para el bote txo, que se recuperó llegando a la barra. El intercambio de vagas al final del largo, alejó a Orio, que se dejó once segundos respecto a los otros dos gallos.

Al salir de la isla en el tercer largo, Hondarribia padeció el vaivén de las olas. Mikel Orbañanos refrescó su trainera con cuatro remeros, pero ayer no fue cosa de frescura, sino de llevarse un calentón para superar los remolinos que se forman en esa zona. Salieron airosos, pero ya a seis segundos de Urdaibai, misma desventaja que tenía Orio según reflejaba la pantalla virtual.

Las reacciones

Iñigo Mujika (Remero de Orio-Babyauto)
El remero oriotarra señaló que «hemos salido con confianza de poder hacerlo bien, intentar hacer nuestra regata y luego esperar, y ha salido bien. Al principio pensábamos que la calle uno no era buena, pero luego hemos visto que no había tanta diferencia. Es verdad que el inicio quizá no ha sido tan bueno, pero en la segunda parte de la regata hemos disfrutado y hemos podido conseguir la bandera». La opinión del kontra-ankeko aguilucho la compartía su presidente, Ibon Huegun. «Ha sido un poco increíble. Al principio nos ha costado, hemos ido dos largos con Ondarroa y San Pedro, pero en los dos últimos la trainera ha ido rápido. Estamos muy contentos, pero debemos seguir trabajando con humildad».
Gonzalo CarriónProel de Hondarribia
El proel de Hondarribia destacó que «ha sido una regata muy peleada, con una bonita pugna con Bermeo: se han ido, nos hemos metido, se han vuelto a ir, nos hemos metido... Ha sido muy exigente, con olas de mucho trabajo y también las ciabogas han sido exigentes. Se ve que hay mucha igualdad entre Bermeo y nosotros, pero no debemos olvidar que Orio, con más o menos viento, está aprovechando todas sus oportunidades y la Liga está muy abierta. El equipo está muy bien, en una línea de trabajo muy positiva, pero también van así Bermeo y Orio. Va a ser una Liga muy trabajada, de luchar punto a punto y palada a palada».

Urdaibai inició el segundo largo de popare mejor que el primero, pero en minuto y medio Orio les mordió casi cuatro segundos. Por el pinganillo, Joseba Fernández, que no bogó, transmitió el dato desde el Aquarium a su patrón, Carpintero. El sanjuandarra apenas acababa de dar la señal de alarma, cuando la pantalla adquirió un tono amarillo chillón.

Los campeonatos de Gipuzkoa y Bizkaia, antes de ir a Galicia

La Liga Eusko Label emprenderá el fin de semana el primero de sus dos viajes a Galicia. Es el más temido, porque se visitarán los dos campos más desconocidos. El sábado en A Coruña, con una enfilación distinta al del Trofeo Teresa Herrera, y el domingo en Ares. Pero antes, el miércoles, los entrenadores y remeros deberán afrontar los campeonatos de Gipuzkoa en Getaria (18.00 horas) y el de Bizkaia en Lekeitio. En la regata guipuzcoana se disputarán una tanda de veteranos -Zumaia, Fortuna y Zarautz-, dos femeninas -con Hernani, Arraun Lagunak, Donostiarra, San Juan, Orio e Hibaika- y tres masculinas con Lapurdi, Hibaika, Mutriku; Donostiarra, Zumaia, Zarautz, Getaria; San Juan, San Pedro, Orio y Hondarribia.

Entre el minuto 18:20 y el 19, Urdaibai pasó de tener tres segundos a favor a verse tres por detrás. La Bou Bizkaia lo intentó todo para recuperar el paso en ese baile de segundos. Se acercó a la calle cuatro, que marcaba más la ola, pero se topó con una San Nikolas en pleno trance en la fiesta que montó en su calle.

Igualdad en la zona media

Junto a la soberbia Antiguako Ama de Ondarroa -cuarta ayer, aunque a 38 segundos- y la Libia -séptima, a tres segundos de Kaiku-, la Erreka de San Juan fue la otra vencedora de la zona media. Al contrario que el pasado fin de semana, los sanjuandarras se vieron beneficiados en el reparto de puntos. No dio la sensación de que la de ayer fuera su mejor regata, pero sí su mejor puesto. Ya tocaba. Ganaron su tanda, la primera, aunque les benefició que Tirán se dejara 25 segundos enganchados a la baliza en la primera ciaboga. De entrar primeros, a verse últimos. Que es mucho decir teniendo en cuenta que Astillero acabó a 1:45, pero al final se acercaron a la Erreka.

Los cántabros huelen a descenso, mientras Ares y Cabo han cedido algo en la zona media, en la que solo dos puntos separan el quinto puesto de Ondarroa del noveno de San Pedro. Tres hay entre Urdaibai, Hondarribia y Orio. Bendita realidad.

Más información

s.

Más información

Fotos

Vídeos