Remo

Arostegi: «Para cuando nos dimos cuenta, la temporada se acabó en lo mejor»

Mikel Arostegi, entrenador de San Pedro. / E. VIÑAS
Mikel Arostegi, entrenador de San Pedro

San Pedro acabó el año bruscamente el 31 de agosto tras quedar a un segundo de La Concha; pero en el regusto del verano no hay amargura

OSKAR ORTIZ DE GUINEASAN SEBASTIÁN.

El oriotarra, que a sus 33 años es el técnico más joven de la Liga Eusko Label, ha completado su segunda campaña como preparador de la Libia.

- ¿Qué balance hace del verano?

- Nos costó más de lo deseado hacer el bloque. En julio no disfrutamos. Hicimos algún resultado majo pero las sensaciones eran malas. Luego cogimos confianza en la remada, pero para cuando nos dimos cuenta se acabó la temporada. Cuando has sufrido varias bajas y completas la trainera como puedes, con remeros que vienen con distintas remadas, no es fácil conjuntar el bloque.

- Agosto se les quedó corto...

- Hicimos ya mejores regatas en Hondarribia y Ondarroa, en Zarautz (séptimos) y en Galicia, donde Cabo nos pasó los dos días muy al final. En la clasificatoria de La Concha también estuvimos bien. Al menos nos quedó la sensación de ser capaces de hacer buenas regatas.

- Esos puntos que Cabo les birló en Galicia les costó no ser octavos y, por tanto, no remar las últimas regatas en Bermeo y Portugalete.

- Una vez que aseguras la salvación, más que con ser octavos o novenos me centro más en hacer regatas completas y sacar el máximo rendimiento. Habría preferido ser octavo, pero en agosto no miraba la clasificación sino la clasificatoria de La Concha.

- Se quedaron a un segundo...

- Fuimos octavos, que es lo que cuenta. No vale de nada lamentarte. En Moaña, por ejemplo, si no hubiera bajado tanto el viento tras nuestra tanda, igual ahora estaríamos hablando de otra cosa. Pero las cosas vienen como vienen. Por eso le doy más importancia a quedarnos a gusto con nuestro trabajo.

- ¿Se puede contentar uno con eso cuando se ha quedado a un solo segundo de entrar en La Concha?

- Mejor acabar así que con una mala sensación. Nos quedamos contentos con la regata que hicimos y teníamos la sensación de que la temporada se acabó cuando mejor estábamos. Y al ver el día que salió el primer domingo, con una mar tan bare, nos preguntábamos dónde habríamos estado; habríamos gozado...

- Este año ha podido hacer más rotaciones que el verano pasado...

- Sí. Aunque en un equipo como el nuestro, que estamos justos, tiendes a lo seguro, a no hacer mucho cambio porque al menor descuido tienes el riesgo de ser último. Y luego no es fácil levantar la moral...

- ¿Y cómo lleva esa realidad?

- Tenemos que tener claro qué nivel tenemos, y sabemos que al nivel de Orio, Bermeo y Hondarribia no llegamos ni en el ergómetro. Físicamente sales ya en inferioridad. No es ni cuestión de remada. Pero con tus armas, debes sacar el mayor rendimiento. Si lo logras, la gente se anima ya seas el décimo o el último. Si te quedas satisfecho de tu trabajo, ya es mucho. Más difícil es ver que no acabas de hacer una regata completa. Eso desgasta mucho.

- En San Pedro están contentos con su labor pero ¿se valora fuera?

- Habrá gente que sí y otros que no. Lo bueno sería poder saber qué potencial tiene cada equipo y el rendimiento que se le saca. Ahí creo que andaríamos bastante bien. Perfecto no, porque aunque hagamos una regata completa, siempre hay algo que mejorar. Yo nunca me conformo.

- Así es difícil quedarse contento...

- (Ríe) Ya digo que si hacemos una regata completa estoy contento. Pero en 20 minutos siempre hay algo mejorable, ya sea entrar o salir en una ciaboga, reaccionar ante un bajón... Esos detalles te cuestan puntos, porque este año ha habido regatas en las que ha habido cinco o seis segundos del sexto al décimo puesto.

«Si logras sacarle el mayor rendimiento al equipo, la plantilla se anima ya seas el décimo o el último»

«Gozo más de técnico que ganando regatas de remero, pero no me gusta tener que animar a remeros a seguir»

- ¿Cómo se ha visto en su segunda campaña como entrenador?

- Cuando más sufro es ahora, cuando debes hacer el equipo del año siguiente. Que si uno deja, otro tiene dudas... Si deja mucha gente, debes andar llamando a otros. Porque del B puedes subir a uno o dos, pero no seis. Porque no se trata de completar la trainera, sino de hacer un equipo para competir en la ACT, donde cada año hay mayor nivel. Cuando ya arrancas a entrenar, tienes otros quebraderos que me gustan bastante más. Ahí ya disfruto mucho.

- ¿Le llena más eso que pelear banderas de remero en otra trainera?

- Sí, sí, sí. Ahora mismo sí. Como remero, estaría encantado ganando banderas en un Urdaibai, por ejemplo. Nunca sabes, pero en San Pedro estoy muy contento, y mientras me dejen en casa (ríe)... ahí seguiremos.

- ¿Cuesta convencer al remero?

- No es fácil. Somos un club con una historia, pero con pocos medios. No tenemos patrocinador y cuesta dar un nivel para competir en la ACT, y no hablo de estar con Orio, Bermeo y Hondarribia, que están en otra galaxia. También económicamente. Nosotros podemos estar más con Tirán, San Juan, Cabo, Ondarroa...

- ¿Y cómo motiva a su plantilla?

- Es un poco lo que te decía antes. Sabemos más o menos el potencial de cada equipo y te haces una idea del tuyo. A partir de ahí sabes que puedes ser noveno, décimo, undécimo..., y sales con la ilusión de si te beneficia la tanda o la calle, puedes dar un susto a más de uno.

- (...)

- Es como en la Behobia. Uno que la hace en 1h15 ya sabe que lo tendrá muy difícil para ganar a otro que corre en 1h06. En el remo es igual. Si tienes potencial, tienes muchas opciones de andar bien. Luego tendrás que acertar con las medidas y tal... Pero si tienes menos potencial, sales con ese deseo de hacerlo lo mejor posible y ver hasta dónde llegas.

- Aún es pronto, pero ¿intuye que tendrán bajas o seguirá el bloque?

- La mayoría parece que tiene intención de seguir. Sería muy bueno poder dar continuidad a lo que tenemos y tratar de que las sensaciones que teníamos en agosto sean ya el punto de partida el siguiente año. Si lo lográsemos, estoy convencido de que tendríamos margen de mejora. Podría pasar que andemos menos, pero espero acabar con la sensación de que hemos dado el 100%.

- En un entorno donde conviven San Juan, Hibaika o incluso Donostiarra, ¿cómo ve el futuro?

- El club trabaja bien la cantera y Ramón Erostarbe (el entrenador) se maneja bien con los jóvenes del B. Siempre hay chavales que pueden ser buenos remeros, pero no estamos en la ARC-1, sino en la ARC-2 y lleva un tiempo alcanzar un nivel para la ACT, donde nadie te espera.

- Que se lo digan a Astillero, donde ya remó, que ha descendido...

- Sí. Aquí te despistas, te metes en el agujero y de pronto estás abajo.

Fotos

Vídeos