Remo

Dos leones heridos se aferran a la vida de la Liga en el asalto final

Mikel Orbañanos. / SARA SANTOS
Mikel Orbañanos. / SARA SANTOS

Tras caer ante Orio en la Bandera de La Concha, Urdaibai y Hondarribia se juegan la corona en las dos últimas regatas con tres puntos de renta para los bermeotarras

O.O.G. SAN SEBASTIÁN.

Aseguran los expertos que no hay ser más peligroso que un animal herido. La afirmación será puesta a prueba este fin de semana por Urdaibai y Hondarribia, que se juegan la victoria en la Liga Eusko Label tras resultar trasquilados el domingo por Orio en la Bandera de La Concha.

La Bou Bizkaia y la Ama Guadalupekoa han sido los reyes de la selva arraunlari en los años más recientes. Entre ambas traineras se han repartido las tres últimas coronas ACT y también las cuatro ediciones de La Concha previas a la remontada aguilucha en la bahía.

Sin tiempo para restañar las heridas, casi ni para lamerlas, Joseba Fernández y Mikel Orbañanos deberán exprimir la capacidad de regeneración mental de sus tripulaciones. La Concha ya es pasado. De nada vale ya a los hondarribiarras lamentarse de la condena de la calle uno, ni a los bermeotarras maldecir el minuto largo en el que la San Nikolas voló propulsada por la mar. La Liga está en juego. Y restan dos asaltos: en Bermeo y en Portugalete, con ocho traineras en liza.

Si en 2016 Urdaibai y Hondarribia llegaron a las dos últimas citas con dos puntos de ventaja para los vizcaínos, ahora su renta es de tres. Por lo tanto, la Ama Guadalupekoa precisaría la ayuda de otra embarcación para remontar su desventaja y auparse con la que sería su cuarta corona. Los verdes necesitan ganar las dos regatas -Urdaibai ha sumado seis y Hondarribia cinco hasta hoy- y sacar tres puntos a Urdaibai para que el empate final les favorezca.

La Bou Bizkaia volverá a contar con el factor campo a su favor el sábado. En sus aguas ha ganado en cinco de las últimas diez ediciones, por tres triunfos de Hondarribia y uno de Castro y otro de Kaiku.

Será otra regata compleja. A la exigencia técnica de las olas laterales, que rondarán el metro y medio de altura, se unirá la dificultad del viento del noroeste, que superará los 20 kilómetros/hora, aunque tenderá a aminorar.

Este dato complica un triunfo desde la primera de las dos únicas tandas. Con este panorama, Orio y Kaiku acaparan las esperanzas hondarribiarras para que algún bote se cuele por delante de Bermeo. El lunes, tras la celebración de La Concha, varios remeros de la San Nikolas coincidían en su deseo de cerrar la Liga con al menos un triunfo. Síntoma de que el éxtasis dominical no ha amortiguado su ambición.

Al día siguiente, ¡ay!, la cita será con el GP El Corte Inglés en Portugalete, donde el sorteo de calles resulta fundamental. La pleamar, además, es a las 15.28 horas, por lo que las corrientes tendrán su efecto.

Sin remontadas

La historia es favorable a Urdaibai, porque en las catorce ediciones previas de la Liga la embarcación que llegó líder a las dos últimas citas nunca dejó escapar el título. Curiosamente, los cuatro finales más ajustados los ha protagonizado Urdaibai. En 2004 llegó con un punto sobre Astillero, en 2010 con dos sobre Orio y hace un año con otros dos sobre Hondarribia. Siempre solventó la situación. Hondarribia busca su primera remontada. Orio ya firmó la suya en La Concha.

Fotos

Vídeos