Remo

Gonzalo Carrión: «Quedan nueve finales y los cinco puntos de Urdaibai son salvables»

Gonzalo Carrión, proel de la Ama Guadalupekoa, posa frente a la puerta de Santa María en Hondarribia. /DE LA HERA
Gonzalo Carrión, proel de la Ama Guadalupekoa, posa frente a la puerta de Santa María en Hondarribia. / DE LA HERA
Gonzalo Carrión, remero de Hondarribia

El discurso sosegado del proel de Hondarribia siempre convence. Y no engaña, porque el primer convencido de poder dar caza a Urdaibai es él

OSKAR ORTIZ DE GUINEA

a Ama Guadalupekoa llega a las seis últimas jornadas ligueras a cinco puntos de la Bou Bizkaia. Si se suman las tres regatas de la Bandera de La Concha, le restan «nueve finales», según las califica Carrión (Hondarribia, 1977).

– ¿Cómo están con miras a la doble jornada de Zarautz?

– Con muchas ganas, porque estamos ya en las fechas más importantes del calendario. El sábado pasado tuvimos la regata de casa, que era la primera ‘x’ del año, y ahora viene la segunda. Terminamos julio satisfechos por cómo nos habían ido las cosas y luego ya nos centramos en agosto. Estamos muy contentos con nuestro trabajo, aunque el fin de semana nos vinimos un poco abajo. Sin quitar ningún mérito a las victorias de Urdaibai, creo que hicimos unas regatas al mismo nivel que ellos. Pero ahora viene la segunda parte, con Zarautz, la clasificatoria y las dos jornadas de La Concha... Tal como está la Liga, quedan nueve regatas para que acabe el año. Van a ser nueve finales.

– ¿Piensan que no les acompaña la fortuna necesaria para que les beneficien los pequeños detalles?

– Cuando las diferencias entre los equipos son mínimas y compites en la mar, donde las condiciones son cambiantes por el movimiento del agua y las corrientes, la fortuna también juega cuando una bandera se decide por uno o dos segundos. Repito que Bermeo hizo todo el mérito para ganar, pero también pienso que tuvo algo más de fortuna con las calles que nosotros. Pero una Liga no se gana por suerte, sino por méritos. En Getxo ellos fueron por la uno, que fue la peor, y también sufrieron por la calle mala. Tenemos un nivel tan parejo, que puede ganar cualquiera. Incluido Orio.

– ¿Han debido trabajar la mente para darle la vuelta a un fin de semana en el que se les fueron dos victorias en el último minuto?

– No. Psicológicamente estamos muy bien, con confianza. El domingo tras la regata nos vinimos anímicamente abajo, pero no porque hubiéramos hecho una mala regata. Al contrario. Sabemos que si hacemos nuestro trabajo, vamos a estar cerca de las banderas. Creo que remamos lo suficientemente bien como para ganar, pero no fue posible. Hicimos una gran regata que quizá luego no se reflejó en el resultado. Pero lo primero que nos marcamos es dar el 100% de nuestra capacidad, y tanto en Hondarribia como en Ondarroa tuvimos la sensación de haberlo hecho y de que las diferencias estuvieron en las calles. Es verdad que hay que tratar de aprovechar todas las circunstancias que se dan en una regata, pero si Orio no se llega a enganchar en la última ciaboga seguramente habría ganado la regata, Urdaibai no habría podido aprovechar su calle y a lo mejor nosotros les habríamos ganado y ahora sería diferente la sensación tras la regata.

«Tenemos un nivel tan parejo que puede ganar cualquiera, incluido Orio, y lo demostrará en Zarautz»

– ¿Pesa saber que no poseen el margen de error que tiene Urdaibai, como decía Joseba Fernández?

– No. Estamos convencidos de que los cinco puntos que nos lleva Urdaibai son salvables y vamos a pelear por tratar de ganar la Liga. Somos conscientes de que, salvo en la regata de Getxo, en la que hubo dos, en todas las demás no ha habido más de un punto de diferencia entre Urdaibai y nosotros. Por lo que, estadísticamente, es probable que si queremos ganar la Liga tengamos que acabar por delante de ellos en las seis jornadas que faltan. Digo por delante, no que tengamos que ganar las seis banderas, porque Orio también está muy fuerte. Está claro que siempre puede haber una ciaboga por estribor o una descalificación, pero queremos ganar la Liga limpiamente, de tú a tú, y vamos a intentar ganarles.

– Hasta que lo lograron en 2015 nunca habían vencido en Zarautz. ¿Es un alivio haberse quitado esa losa ante lo que se juegan?

– A Zarautz siempre hemos ido con la misma ilusión. Solo hemos ganado una vez, pero desde el año 2000 yo he sido ocho veces segundo o tercero. Por desgracia, solo hemos ganado una vez, pero siempre hemos estado en la pelea. Este fin de semana vamos con la misma idea.

– ¿Prefiere recortar puntos a Urdaibai o ganar en Zarautz?

– Si queremos recortar puntos, seguramente tengamos que ganar la bandera. Y si no la ganamos, es muy posible que la desventaja se amplíe. Ojalá podamos limar dos o tres puntos, pero también te digo que sería una pena recortar y no ganar, porque Orio también cuenta y está fortísimo. Estoy convencido de que está jugando al despiste, que está haciendo sus pruebas, pero en Zarautz vamos a ver al verdadero Orio.

– Hondarribia y Urdaibai llegan a Zarautz justo en la situación contraria a hace un año. ¿Piensan en ello, en que les bastaría repetir aquel final de verano de Bermeo?

– No pensamos en el año pasado. Entonces no cogieron el liderato hasta el último fin de semana y ganaron la Liga con 216 puntos, cuando este año no creo que se pase de 200. Solo pensamos en que estamos fuertes y nos vemos con la confianza de que podemos hacerlo. Pero respetando mucho a los rivales. Nos hemos encontrado con un Bermeo que venía de hacer un buen año y con los cambios que ha tenido quiere seguir ahí. Y Orio viene de atrás hacia delante, se ha crecido y va a tener mucho que decir en los días claves.

– El año no está siendo fácil: Xabier Etxebeste no pudo remar hasta finales de julio y una semana después se lesionó Manex Aldai.

– No queda otra que tirar para adelante, porque de nada sirve mirar hacia atrás. La baja de Etxebeste fue importante. También tuvimos la lesión de Iñaki González en el primer largo de la regata de Ares, y bastante hicimos remando doce. Ahora se ha roto Manex. Menos mal que se recuperó Etxebeste, porque dos o tres bajas en la misma banda (babor) se acusan mucho e igual tendríamos que haber fichado a algún otro como en el fútbol (ríe).

«Con 40 años no tienes el mismo punch que con 25, eres más diésel, pero estás más tranquilo de cabeza»

– Esas bajas están manteniendo a Urko Redondo en esa banda sin bogar de proel, puesto en el que rotaron en 2016. ¿Cómo se lleva la obligación de remar en todas las regatas?

– El año pasado no fue fácil para mí porque en mayo tuve una lesión de espalda de la que me costó recuperarme y Urko estuvo más fuerte. En el equipo somos 18 remeros y todos queremos remar, así que en ese sentido estoy muy a gusto. El año pasado se me hizo raro quedarme fuera en varias regatas.

– A punto de cumplir 40 años, ¿cómo responde el cuerpo, la recuperación...?

– Físicamente estoy bien. La preparación va dirigida a poder aguantar todo el verano. Hay días del invierno en los que te puede costar más ir a los entrenamientos, pero hemos entrenado muy bien. Es evidente que con 40 años no tienes la misma alegría que con 25. No tienes el mismo punch, ni el mismo nervio, pero mentalmente también estás más tranquilo. Aunque la intensidad sea menor, eres capaz de aguantar más tiempo. Como un diésel.

– No hay quien le aparte...

– Ojalá venga algún joven de casa y me quite el puesto. Sería buena señal, pero me siento con ganas y estoy disfrutando.

Fotos

Vídeos