Remo | Liga femenina

San Juan se lleva su cuarta Liga y enfila la guinda de la bandera

Nerea Pérez, patrona de San Juan, celebra la confirmación del liderato.
Nerea Pérez, patrona de San Juan, celebra la confirmación del liderato. / UNANUE

Las bateleras afrontan hoy la segunda jornada de la Ikurriña de Zarautz con casi 10 segundos de ventaja sobre Hibaika

O.O.G. SAN SEBASTIÁN.

San Juan-Iberdrola certificó ayer su cuarto título consecutivo en la Liga Euskotren y enfiló hacia Pasai Donibane la guinda de su cuarta victoria seguida en la Ikurriña de Zarautz. Acabó la jornada con casi diez segundos sobre Hibaika-Jamones Ancín. Una diferencia como para no haber dormido tranquilas, pero que probablemente cualquier batelera habría firmado en la salida.

Curiosamente, toda su ventaja la labraron en el primer largo, de brankas, con una remada larga y pausada con la que limpiaron una mar muy sucia especialmente por el exterior del campo, por donde fueron Orio-Babyauto e Hibaika. Las entrenadas por Maialen Arrazola y Anartz Gereño abrieron siempre la vía, con la Txiki aguilucha -que mostró su proa junto a San Juan en el primer minuto- y la Madalen con mucho trabajo para mantenerse en una cordada en la que no pudo atarse Arraun Lagunak.

La mar exigió mucho a las tripulaciones tanto física como técnicamente. Y en esas condiciones, San Juan se creció, especialmente entre los minutos cuatro y cinco, cuando Orio e Hibaika pasaron de estar a cuatro y cinco segundos, a verse a siete y nueve, respectivamente. Y aún faltaba un minuto hasta la ciaboga.

El viraje transformó a las dirigidas por Gorka Barbado, que en un santiamén cambiaron de rival. Al salir de la maniobra, la patrona Naroa Galdos enfiló a estribor para cruzar el campo. Nadeth Agirre pretendía hacer lo mismo con su bote amarillo, pero se topó con la llegada de Arraun Lagunak. A partir de ahí, la pegada de las remeras de Xanti Zabaleta se desactivó y no atinaron en popare: en meta se dejaron 27 segundos, algo impensable viendo su gran primer largo.

Todo lo contrario de Hibaika, que en dos minutos recortó tres segundos y se situó a siete de San Juan. Las bateleras bogaron lo suyo, pero las errenteriarras iban lanzadas. Llegaron a ir a seis segundos. No comprometieron el triunfo parcial, pero en juego estaba la renta desde la que asaltar hoy la bandera.

Necesitaban una gran txanpa final, pero sus esperanzas se esfumaron a falta de 200 metros. La ankeko de estribor, Olatz Ortega, ya había tenido que ayudar a Naroa Galdos para traer derecho el bote, cuando la Madalen sufrió una guiñada que pudo ser letal ante un bloque como el de San Juan, que escasamente perdona. Las bateleras ayer fueron Maialen Arrazola, Josune Ugarte, María Mendizabal, Lorea Etxart, Ane Arbillaga, Ane Hernández (babor); Ane Pescador, Oihana Cereijo, Garazi Martín, Laura Goldaracena, Andrea Oubiña, Vicky Piñeiro (estribor), Irati Larraga de proel y Nerea Pérez de patrona.

Fotos

Vídeos