Remo

Elduayen: «Nos ha faltado redondearlo en la Liga o La Concha, pero el año ha sido de nueve»

Joxemi Elduayen posa en las instalaciones de Hondarribia Arraun Elkartea. / F. DE LA HERA
Joxemi Elduayen (Presidente de Hondarribia)

OSKAR ORTIZ DE GUINEASAN SEBASTIÁN.

Tras ganar La Concha en 2013 y la Liga en 2014 y 2015, a Hondarribia se le han escapado ambas victorias por segundo año. Si su presidente, Joxemi Elduayen, no sacó pecho tras aquellos triunfos, ahora tampoco se flagela por haberlos tenido tan cerca y no verlos en la vitrina.

- ¿Con qué cuerpo se despertó ayer tras acabar la temporada?

- Con la sensación de haber hecho bien las cosas. Hemos hecho todo lo que estaba en nuestra mano y hemos llegado a donde hemos podido.

- ¿No tiene la sensación de que les faltó fortuna en el sorteo de calles tanto en La Concha como en la regata en la que decidía la Liga para al menos no salir desfavorecidos?

- Sí nos queda esa sensación de habernos faltado una pizca de suerte. Al principio de año el objetivo era llegar a septiembre con opciones de disputar las finales. A La Concha llegamos bajando el récord del campo, dando el mejor nivel que nunca habíamos dado. Estábamos a cuatro segundos de la bandera, pero el segundo día no tuvimos fortuna y todo salió nos mal. En la Liga hemos tenido un mérito terrible. Respecto a 2016, la planificación fue algo más retrasada de forma consciente, y además teníamos la baja de algún remero. Ha sido un verano complicado. Hemos hecho la goma con Urdaibai, con momentos críticos como en Ares, donde en la tercera ciaboga íbamos octavos o novenos. Se nos podía haber ido la Liga, pero nos reenganchamos. Y tras el varapalo de La Concha ganamos en Bermeo y nos pusimos a dos puntos de la Liga.

- Teniendo en cuenta el campo de Portugalete en el que se decidía la Liga, ¿habría sido tan justo el triunfo de Urdaibai como el de Hondarribia? ¿Defiende este final?

- El final es el que es y no nos lo planteamos. Puede ser justo o injusto, pero entiendo las voces que dicen que esas diferencias también se dan en otros campos como La Concha, donde desde el minuto uno te la juegas en el sorteo de calles. La suerte también juega. Y con esto no quito un ápice de mérito a Urdaibai y Orio, que son justos campeones de la Liga y La Concha. Y les felicito desde aquí.

- ¿Pesa que por segundo año se esfumen la Liga y La Concha teniéndolas tan cerca? ¿Se digiere bien?

- Cuanto mayor es el premio al que aspiras, la derrota supone una mayor pena. Pero es a lo que jugamos. Llevamos varios años llegando al segundo domingo de septiembre con opciones de bandera, y en la Liga, igual, con dos triunfos y dos segundos puestos en cuatro años. Cuando sale cara, la alegría es inmensa y si sale cruz, la pena también lo es.

- Le vi más afectado el segundo domingo de La Concha que el domingo en Portugalete.

- Puede ser, porque en La Concha el castigo fue excesivo. Una cosa es no ganar y otra que todo salga tan, tan mal. Los remeros no se merecían semejante castigo. Salió la peor regata en muchos años y por eso se acabó a 1:20 del vencedor. El domingo éramos más conscientes de tenía que salir todo de cara para ganar la Liga. Era difícil ganar los dos días y que otro equipo se metiera. Lo de La Concha fue más golpe.

- En Bermeo Orio quedó a 48 centésimas de darles la carambola.

- No dependía de nosotros. De Bermeo salimos encantados de nuestra regata y por poder quitarnos fantasmas de la cabeza.

- Pese a que la estabilidad fortalece al bloque, ¿se corre el riesgo de perder ambición, de que el discurso se agote?

- La gente ve las ventajas de mantener el bloque, pero no es fácil mantener la motivación o el espíritu competitivo cuando repites la forma de trabajar. Pero llevamos años así y directiva y remeros estamos a gusto con este proyecto. Me identifico mucho con una frase que dijo el otro día Jokin Aperribay, presidente de la Real. Decía que 'la verdadera ambición es no perder el norte'. Me gustó esta frase. Lo importante es seguir una línea y trabajar. A veces parece que si no haces una cosa extraordinaria es que no tienes una ambición. Para nada tiene por qué ser así. Hondarribia es ambicioso como el que más.

«Nos ha faltado una pizca de suerte en La Concha y la Liga, pero Orio y Urdaibai son justos vencedores»

«En La Concha los remeros no merecían semejante castigo; salió la peor regata de los últimos años»

«Me identifico con una frase de Jokin Aperribay: 'La verdadera ambición es no perder el norte'»

- Julen Castrillón ha anunciado su retirada y se oyen tantos rumores... ¿Esperan muchas bajas?

- La experiencia me dice que no se puede hablar de bajas confirmadas. Cada uno tiene su situación y lo que ahora es negro dentro de tres meses puede ser blanco. Esperaremos a octubre o noviembre.

- ¿Esperaba el nivel que ha dado Urdaibai con medio equipo nuevo aunque con remeros contrastados?

- Sin duda. Las incorporaciones eran de mucha calidad y no creo que hubiera disminuido su potencial. Y con Joseba (Fernández), un entrenador con toda la experiencia del mundo, teníamos claro que Urdaibai iba a volver a estar arriba, arriba.

- ¿Y el rendimiento de Orio?

- Sabíamos que los días claves no iba a fallar, y así lo ha hecho. Sin duda ha dado un salto muy importante del año pasado a este.

- Supongo que preferiría ganar todas las regatas, pero esta competencia es bienvenida...

- Generalmente suele haber una lucha entre dos. Este año ha sido más entre tres en las regatas claves, como Zarautz y La Concha. En la lucha por el título de Liga sí ha sido más cosa de Urdaibai y Hondarribia.

- En el remo se lleva lo de hablar de ciclos. ¿En qué punto se encuentra el actual de Hondarribia?

- Hemos tenido años mejores y peores. El secreto está en que en los años malos bajes lo menos posible para que cuando vuelvas a coger carrerilla no haya que volver a subir tanto. En estos años hemos sufrido altibajos. Ahora llevamos cinco o seis años arriba del todo, cuando es más fácil bajar de ahí que aguantar cinco o seis años disputando prácticamente todas las regatas a proyectos potentes como Urdaibai o Kaiku en su día.

- ¿Qué es lo que más le llena de sus 17-18 años de legislatura?

- Después de aquellos años gloriosos de Hondarribia a finales de los años 60 pasó una travesía en el desierto y estuvo muchos años siendo un grande pero en un segundo escalafón. En nuestra juventud, el remo había perdido mucho protagonismo. Por eso, lo que más me enorgullece es ver que el remo en Hondarribia ha cogido el protagonismo que se merece. Ver la identificación del pueblo con la trainera, con los chavales, me llena y es lo que da sentido a todo nuestro trabajo.

- El segundo equipo ha bajado a la ARC-2. ¿Es algo que le inquieta?

- En la línea de lo que te decía antes, hay pequeños ciclos en la evolución de un bote. El segundo equipo no hace mucho ha estado en la ARC-2. El segundo bote es muy complicado de gestionar, donde tienen que remar desde ese chaval al que le ha faltado muy poco para entrar en el primer equipo con el chaval que acaba de pasar de juveniles y para el que todo es nuevo. Es complicado, pero hay que seguir trabajando esperando tener los frutos que hemos tenido en los últimos años.

- No tienen patrocinador principal.

- Esperamos resolverlo pronto, pero es sintomático de lo difícil que es esto. Por suerte tenemos más de 25 grandes patrocinadores detrás que nos ayudan a seguir adelante.

- ¿Qué le parece la llegada de Donostiarra a la ACT?

- Algún día tenía que pasar. Todos los que estamos en el remo somos conscientes del potencial que tiene la capital. Quizá ha tardado demasiado, dicho esto con todo el respeto, pero está aquí y será un rival más a tener muy, muy en cuenta.

- ¿Cómo ve el que en 2018 habrá diez clubes vascos en la ACT?

- No me preocupa en exceso. Debe prevalecer el nivel deportivo. La ACT comenzó con cupos de regiones, pero habría sido difícil de vender a la afición que Astillero se hubiera mantenido en la ACT por el mero hecho de ser cántabro. En la ACT están los doce mejores, y ahora va a coincidir que diez son vascos, cinco guipuzcoanos y cinco vizcaínos, y si esa es la realidad, la debemos asumir.

- ¿Qué nota le pondría al año?

- (Se lo piensa) Un nueve. Cada uno debe saber valorar lo que tiene. No se puede pedir a todo el mundo lo mismo. Para un club como Hondarribia, volver a ser un candidato a La Concha y la Liga es mucho... Nos ha faltado redondearlo, pero creo que al menos merecemos un nueve.

Más

Fotos

Vídeos