Iglesias y Larrarte aún no han decidido su continuidad en Kaiku

Al término del verano se confirmaron los problemas económicos de Kaiku, que ya habían trascendido antes. El club de Sestao hizo público que solo podría contar con remeros de la zona para reducir costes, y se lo comunicó a su plantilla. Sin embargo, tras la llegada de una junta gestora, Kaiku parece ver el futuro con más optimismo. Así, Korta llamó a sus tres guipuzcoanos, pero se encontró con que Orbegozo ya se había comprometido con Donostiarra. «Me ha dado pena dejar Kaiku», indica. Sus otros dos compañeros aún meditan su continuidad. Si ven cierta seguridad, seguirán en Sestao, donde están «muy a gusto». Por ahora ha recalado otro billabonatarra, Gari Lopetegi, ex de San Pedro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos