Remo

Dinamita a paladas mañana en Orio

El alcalde Joxe Angel Zaldua, Ibon Huegun y Jon Salsamendi, ayer en la presentación de la cita./ OLASAGASTI
El alcalde Joxe Angel Zaldua, Ibon Huegun y Jon Salsamendi, ayer en la presentación de la cita. / OLASAGASTI

La Regata Internacional propone un espectacular formato con cuatro series explosivas de 500 metros y los mejores ochos de Francia, Portugal y España

OSKAR ORTIZ DE GUINEA

Tres años después de su última disputa, Orio organiza mañana la XVII edición de su Regata Internacional (19.00), bajo un nuevo formato que augura una atractiva prueba de banco móvil. Participarán diez botes: cinco de ocho con timonel en hombres y otros cinco femeninos de cuatro scull. Como los buenos perfumes, el espectáculo llegará en pequeñas dosis, con ocho series (cuatro de hombres y cuatro de mujeres) de 500 metros. Ocho sprints de apenas minuto y medio. Ocho descargas de vatios en el Oria.

La exhibición arraunlari irá unida a la calidad de las tripulaciones. Junto al anfitrión, estarán los ochos campeones de Francia y España, Aviron Grenoblois y R.C. Labradores de Sevilla; el para muchos mejor club de Portugal, SC Caminhense -el actual campeón luso, Infante D. Henrique, no podía acudir-; y Hondarribia, otra entidad que mima el móvil. Solo los franceses no han ganado nunca en el Oria. Cada club tomará parte en las dos categorías salvo los bidasotarras, que no lo harán en la femenina. Su hueco lo ocupará un segundo bote de Grenoble.

Los cinco botes en paralelo

En la presentación ayer en el Hotel Antilla, el técnico de Orio Jon Salsamendi explicó que han dado «una vuelta al formato de otros años para que sea más atractivo». Así, los cinco botes saldrán a la vez, ordenados según el sorteo de calles. En las tres series siguientes, irán rotando una calle. Las salidas femeninas y masculinas se alternarán cada diez minutos. Cada manga otorgará cinco, cuatro, tres, dos y un punto. La suma de puntos designará los ganadores. En caso de empates, decidirá el resultado de la cuarta y última serie.

El alcalde, Joxe Angel Zaldua, apuntó la exitosa primera edición, 1968, cuando Orio ganó a Oxford y un joven José Luis Korta dominó en skiff: «Éramos unos chavales. El pueblo se llenó». Repetir un «gran ambiente» es el reto de Ibon Huegun, presidente del CRO Orio, quien animó a los aficionados y agradeció las ayudas de Gobierno Vasco, Diputación, Ayuntamiento, Amstel y otros colaboradores de la regata, que pretende repetirse cada dos o tres años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos