Remo

La caminata prometida por la segunda Concha del año de Orio

Los aficionados que ayer caminaron de Donostia a Orio para celebrar el triunfo de 1939./MICHELENA
Los aficionados que ayer caminaron de Donostia a Orio para celebrar el triunfo de 1939. / MICHELENA

La comisión que trabajó para recuperar la bandera de 1939 cumplió ayer su promesa de ir andando desde Donostia a Orio

OSKAR ORTIZ DE GUINEASAN SEBASTIÁN.

Quizá se los encontró ayer por las calles de Donostia o por Igeldo camino a Orio. Si se los cruzó, se tuvo que dar cuenta. Era un pequeño grupo de personas ataviadas con una txapela amarilla y camisetas conmemorativas: «Gora oriotarrak, esan beldur gabe», rezaba en sus pechos. Su intención era una peregrinación discreta, pero en algún momento se atrevieron con la trompeta, el bombo y los platillos. Si los vio, acertó al imaginar que celebraban la victoria de Orio en la Bandera de La Concha. Pero no la del domingo. Sino la de 1939. La segunda que los 'aguiluchos' han ganado este año.

La cámara de Luis Michelena los sorprendió ayer caminando por el paseo de La Concha. Dónde si no. «No queríamos hacer ningún tipo de ruido», se excusan. Ruido mediático, se entiende. De ahí que no hicieran ninguna convocatoria. «Si no, habría venido mucha gente». Se trataba de un grupo de aficionados, entre ellos los miembros de la comisión de investigación creada para tratar de recuperar el triunfo en la Bandera de La Concha de 1939 que en agosto de 2016 había sido borrado del palmarés de la regata.

Tras consultar distintas fuentes y archivos, la organización de La Concha entendió entonces que la victoria que una trainera de Orio logró el 10 de abril de 1939, apenas nueve días después de terminar la Guerra Civil, se disputó en unas condiciones que no se ajustaban al formato de la regata antes del triste alzamiento militar. Como ya informamos en su día, esa edición se disputó en abril, a una jornada y sobre la mitad de distancia. El dictador Franco impulsó aquella regata dentro de un programa de faustos por la victoria del bando falangista.

Olasagasti se enteró el domingo del triunfo de Orio al bajar de un avión y «casi» le da un infarto

Orio pasó así de tener 31 banderas a 30. «Que nos quitaran aquella victoria casi 80 años después fue un golpe muy duro para el pueblo. Nuestros abuelos, la gente de más edad, siempre nos la relataron como un triunfo en La Concha», sostenían ayer los integrantes de este grupo.

Para recuperar la bandera, la comisión de investigación se reunía todos los martes. En uno de estos encuentros, surgió la promesa: si lograban recuperar la bandera del 39, irían andando de Donostia a Orio. De plaza a plaza. De la Constitución, a la Herriko Plaza. Hicieron parada y fonda en Polipaso y en Orioko Benta, para recuperar fuerzas.

La propuesta fue de Joserra Garate, que justo ayer no pudo sumarse a la comitiva por motivos laborales. Sí lo hicieron su hermano Iñaki, Joxemari Olasagasti -historiador del club-, Igon Lertxundi -presidente de la entidad entre 2006 y 2009-, María Pilar San Sebastián, Jon Agirresarobe e Iñigo Perona, el trompetista. «El único músico». Igon e Iñaki se apañaron con la percusión para ir interpretando 'Alirón', 'Bat, bi, hiru, lau' y 'Balearen Bertsoak'.

El pasado 28 de junio trascendió que la Sociedad de Ciencias Aranzadi resolvió dar la razón a Orio, basándose en un concienzudo estudio de Xabier Alberdi. Entonces pusieron la fecha para la caminata. «Entre la broma y el deseo, a veces soñábamos en voz alta con la posibilidad de ganar la regata de La Concha. Sería entonces la segunda del año. La 32ª de la historia», explican.

«El triunfo menos esperado»

El tono con el que se expresan desprende aún la emoción con la que vivieron la remontada aguilucha. «Quizá ha sido el triunfo menos esperado», indica Igon Lertxundi, presidente en la anterior Concha de Orio (2007). Aquel éxito «personalmente fue especial porque me tocó en el club. El del domingo fue más espectacular y ha tenido un repercusión tremenda». Se daban todos los ingredientes: remontada, mar enrabietada, rivales de órdago...

Todos estuvieron el domingo en el muelle menos Agirresarobe. «Todos los últimos años había ido pero no ganábamos y decidí quedarme en casa para ver si cambiaba la suerte. Y mira, sirvió», bromea.

Lertxundi siguió la regata «en Portaletas, en la tele. Tras las chicas fuimos a la rampa». En la prueba masculina, de nuevo a Portaletas y luego a la rampa. «Me temo que dimos espectáculo: éramos incapaces de dejar de llorar. Creo que hay vídeos y me gustaría recuperar alguno».

Si el domingo oyó gritar en el aeropuerto de Loiu «¡aúpa Orio!», ese era Olasagasti. Volvía junto a Javier Puertas del Mundial de veteranos en Bled (Eslovenia). Al bajar del avión conectó el móvil y «casi me da un infarto». Ahora desean «unión» para que Orio mantenga «el nivel» al que ha vuelto. Con dos 'conchas'.

Temas

Remo

Fotos

Vídeos