Remo

Alguna tenía que caer, y fue Kaiku

Alguna tenía que caer, y fue Kaiku

La Bizkaitarra se queda fuera de la final de este domingo al concluir a seis segundos de Orio, cuarta

OSKAR ORTIZ DE GUINEA

Bermeo, Hondarribia, Zierbena y Orio se clasificaron por este orden y este domingo al mediodía (12.00 horas, ETB-1) bogarán la final del Campeonato de España de traineras en Castro Urdiales. Con solo cinco botes en liza, en la clasificatoria de este sábado sí había quinto malo, y le tocó a Kaiku ejercer el desagradable rol de quinto malo.

La Bizkaitarra acabó a seis segundos de Orio, que tampoco tuvo su día más brillante en la ensenada de Brazomar, pero los aguiluchos salvaron la papeleta. Que era lo que importaba en la eliminatoria, disputada finalmente en una contrarreloj individual que demuestra que el reglamento se puede saltar a la torera. Aunque en el caso de este sábado, saliera beneficiado el sentido común.

Con solo cinco traineras inscritas en el Campeonato de España, en la reunión de delegados se procedió al sorteo de tandas, tal como establece la normativa. En la primera quedaron emparejadas Bermeo y Zierbena, con Orio, Hondarribia y Kaiku, en la segunda. A continuación, la delegación bermeotarra planteó que la regata fuera contrarreloj individual en una única tanda, y la propuesta fue aceptada.

A la embarcación txo le tocó abrir la cronometrada y terminaron marcando las mejores referencias con cierta amplitud. El pasado jueves, Joseba Fernández afirmó en estas páginas que estaba convencido de que su bote iba a acertar en popare, que hasta ahora había sido el único punto débil que había podido demostrar en algún momento. Los vizcaínos demostraron este sábado que si el arte de empopar había llegado a ser un problema en momentos puntuales, ha dejado de serlo.

Como su nombre establece, en una clasificatoria lo importante es clasificarse. Este domingo será un día nuevo y los tiempos del sábado no cuentan. Probablemente, ni las sensaciones significarán demasiado. Hondarribia se dejó diez segundos, pero esa desventaja se fraguó únicamente en el segundo largo, en el que Urdaibai acertó más que nadie o, quizá, le llegaron más olas que al resto.

El motivo es intrascendente, porque este domingo arrancarán de cero en busca de un campeonato íntegramente vasco. Faltará Kaiku, que este sábado partió en tercer lugar, por detrás de Bermeo y Orio, y siempre marcó los peores registros.

La Bizkaitarra no dio mala sensación, y tampoco tuvieron esa percepción dentro del bote. «No tenemos una explicación para lo que ha pasado», reconoció tras la regata Ioritz Orbegozo. El proel donostiarra aseguraba que «teníamos la sensación de que estábamos remando bien, tanto de brankas como en popare. Veíamos que cogíamos olas, pero no hemos podido mejorar el tiempo de Orio. Nos iban dando sus referencias, que los teníamos cerca, pero no ha podido ser. Alguien se tenía que quedar fuera, y ha sido una pena porque veíamos opciones de poder meternos en la final».

La discreta actuación final de Kaiku dio aire a Orio, que no aprovechó las olas como acostumbra. La San Nikolas cogía las ondas que les mandaba la mar, pero apenas podía sostenerse sobre ellas. Pero están dentro, que es lo que contaba. Este domingo nadie se acordará de que el sábado solo estuvieron por delante de Kaiku.

Hondarribia, firme

Conocedora de todas las referencias, la Ama Guadalupekoa pudo jugar con ello. En la primera ciaboga ya se vieron en los tiempos de Urdaibai, y tras el segundo ya disponían de doce segundos sobre Kaiku, un margen demasiado amplio como para pasar apreturas. Los hombres de Mikel Orbañanos solo cedieron respecto a Bermeo en ese segundo tramo. Con una remada sólida y larga como requería el campo de regateo, no pasaron apuros. También con solvencia se clasificó Zierbena. Los galipos van a más, ya no flaquean en las regatas de mar, y se han incrustado de lleno en la lucha por el título estatal, que ya lograron en bateles y trainerillas.

Olas de un metro

Si se cumplen las previsiones meteorológicaas, la final del Campeonato de España contará con unas condiciones similares a las de este sábado. Se prevé que el campo de regateo castreño presente olas de prácticamente un metro. El viento del norte-nordeste tampoco será muy fuerte, y la habilidad de patrones y tripulaciones para empopar pueden decidir un título que por 49ª ocasión en 68 ediciones vendrá a Euskadi. ¿Será la 34ªpara Gipuzkoa o la 16ª para Bizkaia?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos