Bandera de La Concha

Recompensa para las traineras campeonas

Salsamendi, Alberdi, Galdiz, Indo, Etxeberria, Aizpurua, Arandia, Ayerza, Goia, Gurpegui, Mendizabal, Arbillaga, Pescador, Martín, Goldarazena y Cereijo./SARA SANTOS
Salsamendi, Alberdi, Galdiz, Indo, Etxeberria, Aizpurua, Arandia, Ayerza, Goia, Gurpegui, Mendizabal, Arbillaga, Pescador, Martín, Goldarazena y Cereijo. / SARA SANTOS

Orio y San Juan reciben el Premio Adegi a las mejores embarcaciones guipuzcoanas en La Concha. La asociación empresarial entrega los dos talones de 5.000 euros, en un acto institucional que evidenció que la noche se prolongó en Orio y en Pasai Donibane

OSKAR ORTIZ DE GUINEASAN SEBASTIÁN.

La noche del domingo se alargó mucho en Orio y Pasai Donibane. «No vamos a contar todo», defendió ayer Josu Indo, que a sus 30 años, 16 de ellos en el club amarillo, logró el domingo su primera Bandera de La Concha. Algunos rostros de aguiluchos y bateleras delataban que la celebración de sus victorias estuvo a la altura de la proeza que habían firmado horas antes en la bahía donostiarra.

Una representación de ambos clubes estuvo ayer en el paseo Nuevo para recibir el Premio Adegi 'Nueva cultura de empresa', que por segundo año consecutivo la Asociación de empresas de Gipuzkoa entrega a la mejor tripulación del territorio en La Concha. «Un premio siempre es bienvenido. Y viniendo de una organización que se inspira en nosotros da doble satisfacción», agradeció Jon Salsamendi.

El entrenador de Orio se refería al hecho de que la trainera, con toda la simbología que aglutina en términos de valor, trabajo en equipo, solidaridad, sacrificio... es el emblema de Adegi, que ayer hizo entrega a los dos clubes del galardón y de sendos cheques de 5.000 euros.

Ambas delegaciones estuvieron encabezadas por sus presidentes, el sanjuandarra Xabier Arraras y el oriotarra Ibon Huegun -junto al delegado Joserra Garate-, sus entrenadores masculinos, Juan Mari Etxabe y Jon Salsamendi, y varios miembros de sus tripulaciones. Josu Indo, Iñigo Mujika, Oier Aizpurua, Endika Alberdi y Paul Galdiz por parte de la San Nikolas; y las bateleras María Mendizabal, Ane Arbillaga, Ane Pescador, Garazi Martín, Laura Goldarazena y Oihana Cereijo, además de Inés Etxeberria, quien fuera patrona cuando la Batelerak comenzó «de cero y no aparecíamos en ninguna de las quinielas. Pero gracias al trabajo de Maite Zunzunegi, Ander Otero y, cómo no, Juan Mari Etxabe y ahora Maialen Arrazola y Anartz Gereño, hemos llegado hasta aquí junto al esfuerzo de las chavalas», recordó Arraras.

«Se necesitaba valentía»

El año pasado, la primera edición del Premio Adegi recayó en Hondarribia -segunda tras Bermeo- y San Juan -campeona-, por lo que por primera vez coincidió que las dos premiadas eran las campeonas. En nombre de Adegi, su vicepresidente, Koldo Arandia, alabó a todas las tripulaciones que disputaron la regata en unas condiciones «muy difíciles». Por ello, expresó su «mayor felicitación a todos los remeros por su espectacular regata. Se necesitaba la valentía que demostrasteis para remar y fue una gozada ver semejante espectáculo. Desde el domingo se han venido repitiendo dos palabras en referencia a la regata: épica e histórica. Hay fotografías y vídeos que quedarán siempre en nuestra retina».

Arraras recordó cuando la Batelerak comenzó «de cero y no aparecíamos en ninguna de las quinielas»

Huegun valoró que «varios de los chavales que bajaron a la ARC, seis años después han ganado La Concha»

En su alusión «histórica» incluyó también las regatas de la primera jornada. «No todos los días se rema en una condiciones como las del domingo, pero no debemos olvidar el resultado de la primera», en la que Bermeo y Hondarribia «rebajaron el récord del campo de regateo».

Al acto también asistieron, entre otros, José Miguel Ayerza, director general de Adegi; Eneko Goia, alcalde de San Sebastián; el concejal Alfonso Gurpegui; el presidente de Donostiarra, Alberto López; su director técnico, Joserra Mendizabal; y la directora técnica de la organización de la regata, Mariaje Torres.

Primeras remontadas

Se dio la circunstancia de que tanto Orio como San Juan protagonizaron su primera remontada en la Bandera de La Concha. Más significativa sin duda en el caso de los oriotarras, dado que la regata masculina ha conocido más de cien ediciones, mientras que la femenina ha cumplido diez años. Para Arraras, este hecho hizo que el último triunfo supiera «un poquito mejor porque era la primera vez que teníamos que remontar un resultado adverso, y también por ser el cuarto triunfo». Los tres primeros a las órdenes de Etxabe y ahora a las de Maialen Arrazola y Anartz Gereño.

BANDERA DE LA CONCHA

Por su parte, Huegun valoró que «varios de los que estaban en ese bote eran chavales que descendieron a la ARC-1 y seis años después han ganado su primera Bandera de La Concha. Había familiares que ya tenían su bandera, pero ellos la llevaban persiguiendo muchos años». Los canteranos fueron Ibon Arruti, Xabier Arregi, Unai Etxeberria, Indo, Mujika y Oier Aizpurua, que se inició en el remo tras triunfar en el piragüismo. Los cuatro últimos estaban en la plantilla que bajó a la ARC.

Koldo Arandia explicó la metáfora de la trainera para Adegi, e hizo hincapié en la capacidad de las embarcaciones para adaptarse al medio y a las circunstancias. Similar sucede en las empresas, que deben mostrarse competitivas en mar bare en época de bonanza y en aguas revueltas cuando aprieta la crisis. Tras destacar otras virtudes como el trabajo en equipo, subrayó el liderazgo de los equipos de dirección, personificados en el patrón de los botes.

«La mar nos dio la ocasión»

Jon Salsamendi recogió el guante y enfatizó en «la colaboración, la organización, el que cada uno se ocupe de cumplir sus funciones al cien por cien y aportar eso al grupo. Llámalo moral, ilusión, psicología... Es el carácter para afrontar la situación, algo sin lo que en el remo no vas a ningún lado. Porque el domingo era indispensable entender lo que pedía la mar. Nosotros no planteamos la regata contra los rivales, sino con la mar, porque la mar iba a dar oportunidades si eras capaz de acoplarte a lo que la situación exigía. Lo logramos gracias a ese tipo de organización y trabajo. Cuando la mar nos dio la oportunidad, es cuando logramos hacer la diferencia y llevarnos la bandera». Otro tanto hizo San Juan en la regata femenina.

Fotos

Vídeos