Bandera de La Concha

Hibaika y San Juan, un pulso a la mar

Naroa Galdos y Nerea Pérez escenifican el pulso que Hibaika y San Juan tendrán el domingo.
Naroa Galdos y Nerea Pérez escenifican el pulso que Hibaika y San Juan tendrán el domingo. / SARA SANTOS

Las patronas de las dos traineras, Naroa Galdos y Nerea Pérez, «confían en poder ganar» la Bandera de La Concha femenina. La Madalen y la Batelerak se juegan la Bandera de La Concha con 2.66 segundos de diferencia

OSKAR ORTIZ DE GUINEA SAN SEBASTIÁN.

Naroa Galdos (Errenteria, 1996) y Nerea Pérez (Tolosa, 1997) son las jóvenes patronas de Hibaika y San Juan. Al menos una de las dos está equivocada, porque ambas muestran la misma convicción para la segunda jornada de la Bandera de La Concha. «Tenemos mucha confianza en hacerlo bien y poder conseguir la victoria», coinciden a dos días de librar el asalto final en la bahía.

La regata supondrá un nuevo pulso entre dos tripulaciones que se respetan y se conocen a la perfección. Aunque en alguna regata Orio se ha colado entre ambas, la Madalen y la Batelerak llevan todo el verano mano a mano. «Muchas regatas se han decidido por uno o dos segundos, alguna incluso por centésimas, así que vamos a tener que pelear la victoria hasta la última palada», presagian.

Es la cuarta edición consecutiva en la que Hibaika y San Juan se citan a duelo en La Concha. Las tres anteriores vencieron las bateleras, tras acabar ya por delante la primera jornada. Esta vez, en cambio, son las errenteriarras las que parten con ventaja, aunque solo sea de 2.66 segundos. «En La Concha siempre tienes una gran motivación, pero este año aún más porque nunca habíamos llegado a la segunda jornada con ventaja», anticipa Naroa Galdos.

El dato tampoco parece haber hecho mella en San Juan. «Siempre es mejor tener la ventaja a tu favor, pero igual nos ha venido hasta bien como toque de atención para no relajarnos. Dos segundos no son insalvables y menos con la mar que se anuncia para el domingo», opina Nerea Pérez. «Aunque tengamos ventaja, no podemos relajarnos. Saldremos a muerte, como si estuviéramos a la par, porque esa renta se va en una ola», advierte Naroa Galdos.

Ambas patronas consideran que llegan a La Concha en el «mejor» momento de un verano «igualado». Las sanjuandarras estiman que «con mala mar tenemos más opciones». Este año solo han dejado escapar cuatro banderas, dos en el río (Oria y Urumea), otra dentro de la bahía de Pasaia y una cuarta en el Campeonato de Euskadi de Lekeitio.

«Ahí demostramos que también nos defendemos bien en la mar», reivindica Naroa Galdos. «Según ha ido avanzando el verano, hemos mejorado y estos días estamos disfrutando entrenando con mala mar».

La guerra psicológica está servida. La trayectoria ascendente de Hibaika se ha constatado en las últimas regatas de la Liga Guipuzcoana. En tres de las últimas cuatro, la Madalen fue más rápida aunque en una no ganó por una penalización. «Fueron regatas especiales porque nosotras también hicimos bastantes cambios. Además, desde la Bandera de Zarautz los dos equipos estábamos mirando a Donostia», afirma Nerea Pérez. «La Concha es otra historia», conviene Naroa Galdos.

Las dos patronas agradecen que el domingo coincidirán en la tanda de honor, después de que en la primera jornada lo hicieran en series separadas. Primero desenfundó Hibaika. «Desde las primeras paladas nos sentimos muy a gusto y veíamos que el bote corría», observa Naroa. La cercanía de Orio, no les desestabilizó. «Yo ya sabía que estábamos haciendo una gran regata, esas cosas las sientes. Tener a Orio cerca no nos generó dudas, sino que nos exprimió un poco más».

Justamente este hecho es lo que lamenta Nerea Pérez. «Estábamos mentalizadas para hacer una contrarreloj, pero si tienes un bote al lado inconscientemente te exiges un punto más». En su caso, su referencia fue el GPS. «Por el pinganillo me decían todo el rato que Hibaika nos llevaba un segundo o dos, y yo lo transmitía al equipo».

Sin embargo, no fueron capaces de darle la vuelta. «Fue curioso -añade la tolosarra- porque en ningún momento nos pusimos nerviosas ni tampoco nos precipitamos. Luego lo hablamos entre nosotras y todas estábamos convencidas de que íbamos a ser capaces de remontar, pero no pudo ser. Siempre te queda la duda de si las condiciones fueron las mismas. Pero no queda otra que apretar el domingo».

Jóvenes con experiencia

A sus 21 años, Naroa Galdos lleva desde los 12 en Hibaika, donde se inició como remera en bateles. Afronta su segunda participación en La Concha, dado que fue varias veces suplente de la vizcaína Aiala Uribelarrea. «Siempre quieres ganar, pero antes me sentía más en segundo plano porque nada estaba en mis manos. Ahora la tensión es otra».

Nerea Peréz, un año menor, ganó las tres últimas Conchas de San Juan, aunque en la de 2014 solo bogó la clasificatoria y luego Inder Paredes ocupó la popa. «La ilusión y la ambición por ganar nunca la pierdes», argumenta. Además, «este año es también especial porque es el primero con Maialen Arrazola de entrenadora y estamos una tolosarra más», en alusión a Ioana Alijostes. La tercera batelera de Tolosa será la proel, Irati Larrañaga.

Ambas saben que no van a vivir del remo y no han descuidado su formación. Nerea trabaja en la farmacia del Onkologiko y Naroa estudia Educación Social aunque en verano cuida unos niños. «Tenemos tiempo para entrenar».

«Que haya un maremoto»

Durante esta semana, Nerea ha mantenido alguna conversación con el entrenador de la tripulación masculina, Juan Mari Etxabe, quien guió a las bateleras a sus tres Conchas. «Tenemos mucha relación con Etxabe y nos dice que confiemos en nosotras, que somos más que Hibaika, sobre todo en la mar. Por mí me gustaría que el domingo haya un maremoto. Nos gusta que la mar esté movida. Cuanto peores condiciones tenemos, mejor lo hacemos».

En el bando errenteriarra, el mensaje es similar. «Gorka (Barbado) nos transmite tranquilidad pero al mismo tiempo nos dice que no podemos relajarnos. Aún no hemos ganado nada y el domingo tenemos una gran ocasión de llevar la primera bandera al pueblo. Tenemos muchas ganas, porque cada vez nos sentimos más apoyadas. Hace no mucho el club no tenía apenas visibilidad en Errenteria, y ahora gente que no conoces te da ánimos en la calle».

Ante el estado de la mar, el sorteo de calles será importante, pero no les preocupa el andén que les toque. Nerea Pérez asegura que «cuando tenemos la mejor calle no hacemos la mejor regata. Prefiero que me digan que tenemos la peor, aunque no lo sea. Así vamos con otra tensión». «La mejor será la que nos toque», afirma Naroa Galdos. «Por ahí vamos a tener que defender nuestra ventaja». Esos 2.66 segundos marcan el último pulso a la mar.

«Con esa mar, el reto es ganar la tanda de honor»

Nadeth Agirre (Orio, 1993) vive su cuarta Concha seguida, más otras cuatro clasificatorias desde 2010. Todas con Orio. «El año pasado estábamos más cerca de la bandera, pero el objetivo es repetir o mejorar el tercer puesto. Estamos muy animadas y convencidas de hacer una buena regata. En la primera jornada se vio que estamos bien, fuimos muy cerca de Hibaika, pero la mar estaba bare y al final ellas llegaron con más chispa». El domingo, en cambio, entrarán en juego las olas. «El sorteo de calles va a decidir mucho. A ver si tenemos un poco de fortuna y podemos estar en la pelea. El objetivo es intentar ganar la tanda de honor. Hibaika y San Juan tienen más opciones, han estado un punto por delante este verano, pero llevamos un buen año y queremos disfrutar de la última regata. Así que lo vamos a dar todo».

«Queremos por lo menos el cuarto puesto»

Andrea Astudillo (Donostia, 1999)afronta su segunda participación en La Concha. Sextas en 2016, Arraun Lagunak desea «mantener al menos el cuarto puesto del primer domingo y si se puede tirar para arriba. El cuarto puesto va a estar muy caro porque Mecos-Riveira está muy cerca, pero tenemos muchas ganas de luchar y de disfrutar en la tanda de honor», un logro que «era muy difícil de conseguir por el nivel de las gallegas». Alaba el «buen año» de su equipo y el domingo espera «terminar con una buena actuación» que puede estar condicionada por «el estado de la mar. Con ese viento y esas olas, la mar va a estar muy complicada, pero nos podemos manejar bien. Lo que no sé cómo andarán las gallegas». De cara a la bandera, cree que el sorteo de calles «será importante» pero ve a San Juan «algo más favoritas».

Fotos

Vídeos