Cuando Fuenterrabía ganó la bandera repitiendo tiempo en las dos tandas

LA CALLE DE LA MEMORIA

En 1947 la trainera de Fuenterrabía repitió exactamente el crono de 21 minutos, 17 segundos y 2 quintos de segundo

Cuando Fuenterrabía ganó la bandera repitiendo tiempo en las dos tandas
Mikel G. Gurpegui
MIKEL G. GURPEGUISan Sebastián

En la tanda de honor del segundo domingo de regatas de hace setenta años, la trainera de Fuenterrabía ganó la bandera de la Concha cubriendo el campo de regateo donostiarra en 21 minutos, 17 segundos y 2 quintos de segundo, como se contaba entonces. Lo curioso del caso es que la semana anterior, en la primera jornada regatista, la trainera de Fuenterrabía había llegado a la meta de la bahía exactamente a los 21 minutos, 17 segundos y 2 quintos de segundo.

Como escribió Iturrioz en DV, «Fuenterrabía ha batido el record de la regularidad. El primer día cubrió las tres millas en 21' 17'' 2/5. Anteayer terminó la regata de honor en el mismo tiempo, incluso con idénticos quintos de segundo. Mayor exactitud, imposible. Y ello sin variar su boga y sin introducir cambio alguno en su tripulación o en su trainera».

Aquella regata de 1947, además de por la anécdota de la repetición del mismo tiempo, estuvo marcada por un duelo sin cuartel entre Orio, que partía con ventaja, y Fuenterrabía, que se impuso, pero en una sección como la nuestra, antes de entrar en el relato deportivo, permitan que nos fijemos en otros detalles.

Uno, que la regata no se celebraba a las 12,00 sino a las 12,30 y con tanda única, ya que sólo se habían presentado cuatro competidores. Un recuadro en DV indicaba el orden: «Tripulación de San Sebastián, 'Virgen del Coro': Baliza núm. 1. Distintivo blanco. Patrón, Antonio Vaqueriza. Tripulación de San Sebastián, 'Teresita'; Baliza núm. 2. Distintivo azul. Patrón, Angel Urdiziain. Tripulación de Fuenterrabía; Baliza núm. 3. Distintivo verde. Patrón, Bernardo Elduayen. Tripulación de Orio; Baliza núm 4. Distintivo amarillo. Patrón, Domingo Michelena». (Aunque no lo indicasen, las dos traineras donostiarras eran de los clubes Esperanza y Loyolatarra).

Otro detalle: el primer domingo, las barcas habían invadido el campo de regatas, por lo que la comandancia de Marina se mostró severa: «Con objeto de que no se repita el estorbo que a las traineras participantes en las regatas del domingo pasado causaron los vaporcitos y embarcaciones que las presenciaron, esta Comandancia de Marina ordena: Primero. Siendo las regatas a las 12,30, a partir de las 11,30 no se permitirá la circulación a ninguna embarcación (...)». Se anunciaban multas entre mil y diez mil pesetas que «se harán inmediatamente efectivas para dejar en libertad la embarcación».

La crónica de Iturrioz hablaba de «una emoción formidable». «La pugna indescriptible entre Orio, con sus 37 paladas y Fuenterrabía, bogando a 28, no se resolvió hasta el último instante y siempre seguidos de cerca por el Esperanza (...). Hubo momentos en que casi se confundían las dos embarcaciones en una sola para quienes seguíamos la regata a la altura de las traineras (...). El gentío enronqueció animando a sus preferidos y así se rebasó el Aquarium y así se disputaron los últimos metros, hasta que al fin Fuenterrabía se impuso a los campeones de España y ganó airosa y merecidamente su tercera bandera de honor. Brillantísimo el triunfo de los ondarrabiarras; brillante sobre todo por la calidad de sus inmediatos rivales».

Fotos

Vídeos