Bandera de la Concha

En otro deporte sería la regata del siglo

Los remeros de Hondarribia recogen la trainera en el muelle. Remarán este domingo para llevarse la bandera./Mikel Fraile
Los remeros de Hondarribia recogen la trainera en el muelle. Remarán este domingo para llevarse la bandera. / Mikel Fraile

Bermeo, Hondarribia y Orio partirán este domingo como favoritas en la Bandera de La Concha

OSKAR ORTIZ DE GUINEA

Hondarribia o Bermeo, Bermeo u Hondarribia de los tres últimos años de la Bandera de La Concha será esta vez un duelo a tres bandas, con Orio a la par en los pronósticos. Habría que remontarse para encontrar una edición con tres embarcaciones a priori tan equilibradas. Las tres con argumentos sólidos este verano como para pensar que ‘aurten bai’.

Los campeones durante los últimos tres años, sus víctimas durante ese trienio y los mejores en el palmarés de la regata con 31 victorias son los grandes favoritos al triunfo final el próximo domingo 10. Antes deberán salvar la criba de este domingo (12.00 horas, ETB-1), en la que los de Jon Salsamendi bogarán en la primera tanda y sus dos grandes rivales, en la segunda. Quiénes saldrán beneficiados de esta circunstancia solo lo sabremos este domingo minutos antes de la una de la tarde.

Son las tres grandes favoritas, pero no bogarán solas. Ni mucho menos. Orio-Babyauto compartirá ilusiones con Kaiku-Producha, San Juan-Sumelec y Zierbena-Bahías de Bizkaia. Bermeo-Urdaibai y Hondarribia lo harán con Tirán-Pereira y Donostiarra, de nuevo invitada, pero no convidada de piedra. Son las mismas ocho traineras de 2016.

La regata del año ya está aquí. Dado el fabuloso verano que nos están deparando las tripulaciones, con banderas tan ajustadas como repartidas sobre todo entre tres equipos, bien podría ser la regata de la década. En otro deporte hablaríamos de la cita del siglo, de esas que hay unas cuantas a lo largo de cien años -faltaría más, la memoria tiende a faltar el respeto al pasado-. Es cierto que no tantas veces tres botes se presentan con opciones tan claras. Pero, por ejemplo, no hay que remontarse tanto para recordar aquellas gestas entre amarillos, morados y rosas con doble flor. Aunque, siendo rigurosos, fueron en los 90. Otro siglo.

En tandas diferentes

La Concha siempre tiene mucha dosis de fortuna. No siempre la gana el más fuerte. A veces ha bastado con ser el mejor a la hora de exprimir las condiciones que le tocan en suerte. Por ejemplo, el orden de tandas del primer día. Este domingo no se va a dar el cambio de mar de 2011, cuando entre Urdaibai y Hondarribia, por ejemplo, hubo tres minutos el primer día. Sí, tres.

Pero Orio, Kaiku, San Juan y Zierbena rezarán en la primera tanda para encomendarse a Eolo. Si el viento aumentara tras su actuación, tendrían mucho ganado respecto a Bermeo, Donostiarra, Hondarribia y Tirán. De ahí que el habitual cosquilleo al descender la rampa del muelle conlleve una mar de fondo con dosis del respeto al escenario y la incertidumbre a lo que les depararán las aguas.

La diferencia de Bermeo y Hondarribia con Orio es su trayectoria en la Liga Eusko Label. Los amarillos entendieron que partían con retraso, que no tenían ni los vatios de la Bou Bizkaia ni el bloque de la Ama Guadalupekoa, y no entraron en la pugna por la corona ACT. Pero la San Nikolas se ha colado de lleno en la lucha por las banderas. Y la San Nikolas se ha puesto a la altura de azules y verdes. Tanto, que se llevó la Bandera de Zarautz, la más preciada del calendario ACT. La presión que no cargaron en la Liga, la llevan en La Concha. No vencen desde hace diez años. Demasiado tiempo de sequía en un pueblo siempre sediento de gloria. Y los guía Jon Salsamendi, algo así como El Mesías tras sus tres últimas victorias desde la zódiac de Urdabai.

Más recientes son las victorias de Bermeo -cinco en los últimos años- y Hondarribia -2005 y 2013-. De la mano de Joseba Fernández, los de Bermeo han logrado una regularidad mayor de la esperada. Y no han perdido pegada: campeones de Euskadi, de España y líderes en la Liga con tres puntos de ventaja. Los hombres de Mikel Orbañanos llevan una trayectoria diferente a la del año pasado. Si entonces daban la sensación de no llegar en su momento más álgido, ahora derrochan frescura. El resto de cualidades vienen de serie.

Las mismas traineras de 2016 se reencuentran en un duelo que Orio abre a tres bandas

Kaiku y Zierbena, sin cupos

Las tres grandes favoritas calibrarán el margen de crecimiento de Kaiku y Zierbena. Los botes de José Luis Korta y Juan Zunzunegui mejoran sin los cupos, pero deberán dar algo más de sí sus propios límites si pretenden derrocar a los tres tenores de una misma tacada.

En un peldaño inferior aparecen Tirán, San Juan y Donostiarra. Los anfitriones esta vez no son claros candidatos al octavo puesto. Deberán rendir cuentas en el play-off de ascenso a la ACT, pero nunca se puede despreciar una Concha. Y tienen más argumentos que nunca para demostrar que tienen categoría para bogar en la bahía sin la correspondiente invitación municipal.

Con los deberes cumplidos con creces, San Juan y Tirán vuelven a cruzar el Olimpo donostiarra. Con dos tripulaciones diferentes pero correosas ambas, no ponen techo a su ambición. Así es La Concha, que tiende a organizar una regata del siglo cada año.

Que lo confirmen los remeros.

Fotos

Vídeos