Bandera de La Concha

Hibaika toca el timbre de la gloria

La Madalen cobra ventaja y por primera vez obliga a San Juan a remontar 2.66 segundos. Orio y Arraun Lagunak completarán la tanda de honor, después de que Mecos-Riveira no igualara su nivel del jueves

OSKAR ORTIZ DE GUINEA

Si la regata masculina resultó mágica, la gran actuación de Hibaika va a obligar a San Juan a superarse y emprender el más difícil todavía para remontar los 2.66 segundos que la Madalen tomó de renta. Desde la primera tanda y por la primera calle, las errenteriarras dieron rienda suelta a toda la rabia contenida durante las tres últimas ediciones de la Bandera de La Concha, en las que la gloria les cerró la puerta ante sus narices.

Como en 2015 y 2016, la pelea en la bahía volverá a centrarse en Hibaika-Jamones Ancín y San Juan-Iberdrola. En 2014 también Zumaia se sumó a este ring. En las tres ocasiones, las bateleras venían de ganar la Liga Euskotren y luego en La Concha cobraron una exigua ventaja en la primera jornada. Esta vez, sin embargo, deberán remontar. Una medicina que ya han probado con éxito en la Bandera de Zarautz, pero que aún no han experimentado en Donostia. No tardarán en comprobar si también tienen antídoto contra Hibaika. En solo seis días veremos su efecto.

Por cuarto año consecutivo, la tanda de honor de la Bandera de La Concha será íntegramente guipuzcoana. Una vez más, San Juan, Hibaika y Orio-Babyauto bogarán juntas el domingo. Esta vez, la cuarta embarcación será Arraun Lagunak-Donostia, que cubrirá el lugar que antes ocuparon Zumaia y Zarautz-Getaria.

Se repetirá por tanto la misma tanda de la recién concluida Liga Euskotren. A la gran regata de este domingo de la Lugañene, se sumó la actuación de Mecos-Riveira, que no rayó a la misma altura de la clasificatoria. El jueves las gallegas dejaron de ser una incógnita para convertirse en una amenaza. Este domingo fueron una sombra de la embarcación que tanto gustó en su primer envite al remo vasco. Mecos-Riveira habían prendido la mecha del remo gallego, pero su pólvora se humedeció tras la ciaboga.

Orio achucha a Hibaika

El hecho de que fueran en tandas separadas relativiza la diferencia este domingo entre Hibaika y San Juan. Apenas se percibieron diferencias entre una serie y la otra. Las de Gorka Barbado fueron por la calle uno, las de Maialen Arrazola y Anartz Gereño, por la tres. Tampoco dio sensación de que fueran muy distintas.

Con Mecos-Riveira y Orio en las calles exteriores, Hibaika no iba tampoco a ciegas pese a ir en la primera tanda. Y eso que se fue de salida, pero la entidad de sus rivales confirmaba sus buenas sensaciones. A la altura de la isla, Orio se dejaba ya casi una trainera y Mecos, dos, con Donostiarra respondona casi a la par. El primer largo (5:10) de la Torrekua fue uno de sus mejores momentos del año. En la segunda tanda solo lo mejoró San Juan y Arraun Lagunak lo igualó.

En esa primera recta, Hibaika convirtió la calle uno en una autopista. Así llegó su sensacional 5:01 en la maniobra. Las patroneadas por Naroa Galdos encontraron pronto su ritmo de batalla. Transmitía muy buenas sensaciones pero sin embargo no podía soltar a la Txiki oriotarra, que a los tres minutos perdía tres segundos, pero ya no cedió más.

Las de Xanti Zabaleta lo estaban bordando, y a la vuelta siguieron con su faena. Se plantaron a la altura de la isla a solo cinco segundos de la Madalen. Mecos seguía siendo un espejismo y Donostiarra acusaba su osadía en el primer largo.

Fue dentro de la bahía cuando Hibaika, ya a 39-40 paladas por minuto, demostró tener más gasolina que Orio. En ese tramo hasta la meta, las aguiluchas se dejaron los mismos segundos que en toda la regata restante. Un peaje quizá demasiado alto para los méritos acumulados.

Por detrás, Mecos-Riviera aguantó como pudo para apurar sus opciones de tanda de honor, que Arraun Lagunak les birlaría por algo más de un segundo.

San Juan, por detrás

El 10.36.02 de Hibaika resultó imposible para San Juan. Las bateleras debieron echar mano de su experiencia para no cegarse con las referencias que les fue dando el GPS. Eran su única guía, dado que Arraun Lagunak, Deusto y Hernani no les pudieron hacer frente. Las sanjuandarrras demostraron sangre fría. Poco después de salir de la barra casi se vieron una trainera por detrás de Hibaika. A 36-37 paladas, lo pudieron remediar, se acercaron a un segundo, pero el abanico se volvió a abrir a tres.

Tras la ciaboga, las cuatro traineras se fueron a estribor, pero San Juan no pudo recortar a Hibaika. Las bateleras extrañaron algo más de mar. No lo hubo. Pero salvaron los muebles. Se quedaron a 2.66 segundos, una desventaja que ya tenían antes del minuto tres. Les quedan algo más de diez minutos para volver a dar el portazo a Hibaika, que este domingo tocó el timbre de la gloria.

Hibaika se queda a medio segundo del récord de Zumaia

Hibaika afrontará con ventaja la segunda jornada de la Bandera de La Concha tras la victoria firmada este domingo por su tripulación, formada por: Amaya Gezala, Olatz Aranburu, Irene Arbeo, Eli Pescador, Cristina Tacu, Jasone Mitxelena (babor); Olatz Ortega, Jone Oliban, Nerea Orena, Leire Alcalá, Amaiur Esnaola, Amaia Etxabeguren (estribor), Natala Díaz de proel y Naroa Galdos de patrona. El equipo de Gorka Barbado se quedó a medio segundo del récord (10:35.62) de Zumaia en 2012. Su 10:36.02 prácticamente clava el tiempo con el que San Juan cerró con ventaja la primera jornada en 2014 (10:36.80) y 2015 (10:36.36). En 2016 hicieron 10:39.88.

Más noticias

Fotos

Vídeos