Diario Vasco

remo

«Sorprende que nos digan la sorpresa»

Los remeros de Zierbena Andoni Peña y David Iglesias, sentados en la rampa del muelle donostiarra.
Los remeros de Zierbena Andoni Peña y David Iglesias, sentados en la rampa del muelle donostiarra. / JOSÉ MARI LÓPEZ
  • Los dos guipuzcoanos se sienten «felices» en su primera campaña en el reforzado bote galipo

  • Andoni Peña y David Iglesias relatan el regreso de Zierbena a La Concha 23 años después

Veintitréis años después, Zierbena ha vuelto a La Concha. «Llama la atención que nos consideraran la sorpresa de la clasificatoria», coinciden David Iglesias y Andoni Peña, los dos guipuzcoanos del bote galipo. El domingo se quedaron a siete segundos de entrar en la tanda de honor, un resultado que no colmó sus ambiciones. «Teníamos la esperanza de estar entre los cuatro primeros», aseguran.

En la Liga, los cupos de remeros canteranos y propios -son aquellos que al menos llevan tres años en el club o han estado tres sin remar antes de recalar en un club- ha mantenido a Zierbena en el noveno puesto. Sin embargo, ha brillado en las regatas sin limitación de fichas canteranas, como en los campeonatos vasco y estatal, en los que fueron cuartos, además de los títulos estatales de bateles y trainerillas.

Con la clasificación para La Concha «el club se quitó un peso de encima. Este año había hecho un esfuerzo económico importante, y le ha salido bien», señala Peña, que junto a Iglesias es uno de los catorce remeros fichados para 2016.

El caso de Peña llamó la atención el pasado invierno. A punto de cumplir 34 años, el oriotarra vive su primer año fuera de Orio. «Cuando me llamó (Juan) Zunzunegui, me costó decidirme y dejar atrás muchos sentimientos, muchos amigos, muchas victorias y también muchas derrotas. Pero quería ver otro remo, y he visto otra forma de trabajar».

Solo puso una condición para ir a Zierbena: «Que me buscaran otro guipuzcoano para compartir viajes. Era mi primera experiencia fuera, y no quería estar solo», recuerda. Así llegó Iglesias, con quien coincidió dos años en Orio: «Cuando se ganó La Concha de 2007, Andoni subió a la trainera y yo bajé los remos», sonríe David, que nunca ha ganado en Donostia pero fue segundo en 2000 con Trintxerpe, su club de siempre, del que fue entrenador en 2012 (subieron a la ARC-1) y 2013 (quintos).

Para David Iglesias es su segunda experiencia fuera de Gipuzkoa. En 2005 bogó en Urdaibai, que había sufrido «muchas bajas», y una situación similar le llevó en 2015 a San Pedro: «Yo ya había decidido dejar el remo, pero me llamó Isi Sistiaga y me convenció. Hicimos un buen año, nos metimos en La Concha, donde remé junto a Balda o Aizperro, y me parecía una gran despedida. Pero me llamó Zunzu, y me hizo ilusión. Ahora también pienso que es mi último año», confiesa. «Lleva años diciendo eso, pero llegará noviembre y ya estará con ganas otra vez», apunta frotándose las manos su mujer, Fátima. «Será su decisión», añade mientras juguetea con la hija de ambos, Ainitze, de 5 años.

250 kilómetros al día

David y Andoni se muestran «muy a gusto» en el club. Comparten cada día 250 kilómetros de carretera en ir y volver a Zierbena. Iglesias vive en Errenteria y Peña en Asteasu: «Quedamos en Aritzeta y nos turnamos a la hora de poner el coche».

En la agenda de Iglesias, que es pintor, no hay espacio para el tiempo libre y el descanso: «Me levanto a las siete. Voy a trabajar ya con la mochila para entrenar, como un menú por donde me toque trabajar, termino la jornada y derecho a Zierbena. Entrenamos y para las once de la noche llego a casa. Con 41 años se hace duro, sobre todo cuando la hija pregunta si me voy otra vez».

A Andoni Peña se le hace más llevadero, pues ha abierto un paréntesis laboral. Trabajaba en Transportes Indo, la empresa de Ramón Indo, el padre de Josu, ankeko de babor de Orio. El encargado es José Ignacio Mujika, padre de Iñigo, también remero de la San Nikolas. «Imagina lo que fue dejar Orio. Durante los descensos y regatas de pretemporada me tenían frito. Me vacilaban tanto si nos ganaban como si les ganábamos: '¿con ese equipazo que tenéis y solo siete segundos a Orio?'».

Recuerda esa vidilla con nostalgia: «Si algo echo de menos es la afición. En Orio siempre te están apoyando, te preguntan, te animan. Ni en invierno estás solo. Zierbena es distinto, pero el domingo espero ver a alguien con el pañuelo al cuello».

«Zierbena tiene afición pero está dormida tras tantos años fuera de La Concha. Si se mantiene el bloque y se siguen haciendo cosas bonitas como volver a La Concha, la gente se animará», opina Iglesias.

Para ello, haría falta que se mantenga el bloque, y es ahí donde reivindican el mérito galipo. «La gente del remo sabe que los fichajes no hacen andar una trainera. Hace falta un tiempo para hacer el bloque. 'Zunzu' ha hecho un gran trabajo. Pocos equipos habrán andado tanto con tantas caras nuevas. ¿Cuántos equipos hechos con fichajes no han funcionado?», preguntan mientras enumeran unos cuantos.

Ganar la tanda del domingo

Para este segundo domingo, se plantean «ganar la primera tanda», en la que Peña se medirá a Orio. «Uf, ya le doy vueltas a eso. Les quiero ganar, pero les deseo lo mejor. Han estado lejos de Bermeo y Hondarribia, y eso es duro de llevar en Orio.

Consideran que en la primera jornada Zierbena perdió «8-10 segundos más de lo debido tras la ciaboga. La corriente nos llevó a estribor y pronto nos vimos en la calle cinco, sin margen para coger olas. Debimos haber aguantado cinco minutos más en nuestra calle». Les ha quedado esa espina: «Bermeo y Urdaibai están a otro nivel, pero tenemos cerca a San Juan y Orio. No será fácil, pero podemos acabar aún cuartos. En los campeonatos se ha visto que tenemos equipo para ello».