Remo

Astillero, Lapurdi, San Juan B e Hibaika serán la novedad de la ARC-1 en 2018

Ocuparán el hueco que dejan los ascensos de Donostiarra y Santurtzi y los descensos a la ARC-2 de Orio B y Hondarribia B

O.O.G. SAN SEBASTIÁN.

La Liga ARC-1 experimentará un gran cambio la próxima temporada, dado que cuatro de los doce traineras integrantes serán nuevas en la categoría. Es decir, un tercio de la competición cambiará de cara y también de escenarios, ya que cada club se responsabiliza de organizar una regata.

El verano ha conocido el dominio de dos embarcaciones, Donostiarra y Santurtzi, que se han repartido todas las victorias: trece para la Bantxa, que se adjudicó el título, y dos para la Sotera. Las dos han logrado el primer ascenso de su historia a la ACT.

Siguen (8)
Lekittarra, Zumaia, Getaria, Deusto, Zarautz, Pedreña, Arkote y Portugalete.
Altas (4)
Astillero regresa a la ARC-1 tras ocho campañas seguidas en la ACT. De la ARC-2 suben Lapurdi (campeona), San Juan B e Hibaika. Las tres serán debutantes en la segunda división.
Bajas (4)
Donostiarra y Santurtzi suben a la ACT y Orio B y Hondarribia B caen a la ARC-2.

Por el contrario, los dos únicos filiales que han bogado en la segunda división han perdido la categoría. Los jóvenes de Hondarribia B descendieron al acabar en la última plaza, mientras que Orio B no pudo salvarse en el play-off.

Estas cuatro bajas las cubrirán Astillero, Lapurdi, San Juan B e Hibaika. Tras ocho campañas en la ACT, los cántabros regresan a la ARC-1, que ya ganaron en 2009. Ese año la segunda plaza fue para San Juan y ambas acabarían subiendo a la ACT.

De esta forma, la San José XV y la Erreka se reencontrarán en la ARC, aunque los sanjuandarras lo harán con su segunda embarcación tras ascender en el play-off de la ARC junto con Hibaika y Lapurdi. Las tres debutarán en la categoría intermedia. La Xubero, preparada por el sanjuandarra Guillermo Somoano, ha subido directamente al ganar el título en la ARC-2, mientras que la Erreka de Francis Sistiaga y la Madalen de Alex Orena lo han hecho tras ser segunda y tercera y salvar con éxito el play-off, en el que Portugalete logró la permanencia.

¿Quién tomará el mando?

Los ascensos de Donostiarra y Santurtzi y las dudas en torno a la descendida Astillero, depararán un nuevo grupo de poder. A un año vista y sin cerrar aún las plantillas, no procede realizar muchas cábalas. Se espera que Lekittarra siga arriba, algo que también buscarán Zumaia y Getaria siempre que logren sujetar sus bloques. Zarautz y Deusto deberían progresar, y Lapurdi, San Juan B e Hibaika tratarán de atarse a la cordada de la ARC con ilusión y calidad, un cóctel garantía de éxito.

Fotos

Vídeos