Remo

Arraun Lagunak, la novedad entre tres clásicas

Arraun Lagunak celebra su éxito al llegar al muelle / Sara Santos

La Lugañene se ha clasificado por primera vez para la Liga Euskotren

OSKAR ORTIZ DE GUINEA

El remo está divido en clases sociales. En la categoría masculina, como en la vida, el potencial económico marca a fuego la escalera. No todo son los euros, pero a medio plazo sí determinan mucho. Aunque sea sostener una cantera. En el remo femenino en cambio hay más igualdad adquisitiva. Que no es boyante. Al menos entre la amplia mayoría de modestos. Por ello, en una modalidad en la que casi todas las traineras están dando sus primeros pasos, la experiencia es un grado. El grado diferenciador. La Liga Euskotren, que el fin de semana conoció a sus cuatro integrantes, es un claro ejemplo.

La Liga Guipuzcoana tiene más participantes (10) y jornadas (12), pero la Liga Euskotren se lleva el glamour. Bajo el paraguas de la ACT, resulta más mediática. Las regatas clasificatorias de Orio y Donostia dieron las cuatro traineras que la disputarán: San Juan-Iberdrola, Hibaika-Jamones Ancín, Orio-Babyauto y Arraun Lagunak-Donostia. La Batelerak, la Maddalen y la Txiki son tres clásicas. La Lugañene logró una clasificación histórica: «Es un paso importante para el club, remeras y técnicos», destaca Patxi Olabe, su entrenador junto a Ekain Iriarte.

Liga Euskotren

San Juan
Es el único club que no ha fallado nunca: cuartas en 2011 y 2012, segundas en 2013 y campeonas en 2014, 2015 y 2016.
Hibaika
Quinta participación. Fueron subcampeonas en 2014 y 2016 y terceras en 2013 y 2015.
Orio
Cuarta presencia. Cuartas en 2013 y 2015 y terceras en 2016. En 2014 se quedaron a las puertas.
Arraun Lagunak
Se estrenan en su tercera campaña en el agua

San Juan, Hibaika y Orio presentan tres traineras consolidadas en el tiempo. Si es que en el remo femenino se puede dar algo como consolidado, porque Zumaia ganó la Liga en 2012 y 2013, año en el que logró la Bandera de La Concha, y ya lleva dos años sin poder siquiera echar una trainera al agua. De las seis traineras que en 2014 disputaron la Liga Guipuzcoana, tres ya no están: Zumaia, Getaria-Zarautz y Santoña.

Bateleras, errenteriarras y aguiluchas conforman tripulaciones con cierta experiencia, capaces de mantener la remada en condiciones como las del domingo en Donostia. «Nosotros cometimos algunos fallos importantes, pero técnicamente las chavalas lo hicieron bien. De la barra a la ciaboga fueron bien. Sufrimos un par de guiñadas en el segundo largo, pero es normal. Aun así hicimos mejor largo que Orio, que va mucho en la mar», valora Olabe.

«Estar en la Liga Euskotren es un paso importante; iremos sin presión, pero con ilusión por aprender» Patxi Olabe (Entrenador de Arraun Lagunak)

Esos detalles los da la experiencia. Tras las tres ‘clásicas’, Arraun y Hernani son las embarcaciones con más años en el agua. No es casualidad que fueran las dos que se rifaron el cuarto billete para la Liga Euskotren en su tercer verano en el agua. Cabo lleva más tiempo, pero en los dos últimos años ha tenido que reconstruir su proyecto.

El pasado septiembre, la Lugañene fue un flan en la primera jornada de La Concha y se descompuso. El domingo en cambio demostraron oficio para sobreponerse a una pésima salida: «La patrona se encontró la estacha enrollada. A quince segundos de salir dijo por el pinganillo que no podía cogerla. Le dije que la agarrara como fuera. Lo hizo en el último momento y salimos con la trainera enfilada hacia el Aquarium. Hace un año no le habrían dado la vuelta a una situación así».

Una vez en la Liga Euskotren, irán «sin presión» ni «complejos» pero «con toda la ilusión. Orio nos sacó cinco segundos en el Oria y seis en Donostia, lo que nos hace soñar con que si un día nos benefician las condiciones podamos estar cerca o ganarles, que son palabras mayores».

Olabe se congratula porque «poco a poco, damos pasos. Somos un club de cantera, con remeras donostiarras que llevan remando uno o dos años. Así empezaron San Juan, Orio o Hibaika. Así se ha hecho siempre: trabajar en invierno con 29 remeras, enseñar a remar a muchas en el foso, para que en verano quede un grupo de quince y puedas sacar trainera. No tenemos las instalaciones de Orio o San Juan, vamos en precario y con poca ayuda, pero con la ilusión por hacerlo lo mejor posible y aprender». Aprender para el futuro en un deporte de presente.

Temas

Remo

Fotos

Vídeos