A Arraun Lagunak le «duele» que deba remar la clasificatoria general

O.O.G. SAN SEBASTIÁN.

Las remeras de Donostia Arraun Lagunak han emitido un comunicado en el que muestran su «dolor» e «impotencia» después de que el Ayuntamiento de Donostia haya confirmado que la plaza que tradicionalmente reserva a una embarcación de la ciudad en la Bandera de La Concha será para Donostiarra-Kaiarriba en hombres y mujeres, tal como dicta el reglamento de la prueba. Por lo tanto, la Lugañene de Arraun deberá ganarse el billete femenino en la clasificatoria general junto al resto de clubes.

Al igual que en 2016, las bases de la regata establecen una plaza en las dos jornadas finales para el «proyecto 'La Donostiarra' de trainera unificada impulsado desde el Ayuntamiento». Y en el caso que no lo hubiera -como sucedió en 2016, cuando Donostiarra solo tenía trainera masculina-, esa plaza sería para otra embarcación donostiarra, que entonces fue Arraun. La norma también recoge el supuesto de que hubiera más de un bote donostiarra, que harían una eliminatoria previa entre ellas, como en su día sucedía con traineras masculinas como Ur Kirolak, Arraun Lagunak, Fortuna...

En el club que preside Joserra Gómez Esnal entienden que, en el caso femenino, «Donostiarra no es una trainera unificada» porque Arraun Lagunak tiene su propia trainera desde 2015. Entonces ambas entidades se entendieron para que aquel bote se llamara Donostiarra-50 aniversario Arraun Lagunak, que no estuvo en La Concha. En 2016, cuando la regata se abrió de cuatro a ocho traineras y la Lugañene tuvo sitio.

Ante la coexistencia de dos traineras, Arraun Lagunak pide «un trato igualitario» al considerar que «como donostiarras» tienen «el mismo derecho» que Donostiarra, y piden que «se replantee» la decisión municipal. Fuentes del Ayuntamiento sostienen que han invertido mucho tiempo y dinero en Donostiarra y mantendrán su apuesta, mientras desean que ambas entidades pongan fin a su desencuentro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos